Fallo del día: reclamo por retraso en el pago de una de las cuotas pactadas en un acuerdo laboral homologado

CONTRATO DE TRABAJO

Acuerdo homologado. Retraso del pago de una de las cuotas pactadas. Legitimación del trabajador a demandar el pago del saldo adeudado.

Hechos: Un trabajador inició ejecución de sentencia a fin de obtener el cobro del saldo adeudado por el empleador. Fundó su reclamo en el atraso del demandado en el pago de una de las cuotas dispuestas en el acuerdo celebrado entre las partes que fue homologado. El juez de grado hizo lugar a la ejecución. Apelado el decisorio la Cámara lo revocó por entender que no existió un pago tardío y no la falta de éste. Con motivo de esto el trabajador dedujo recurso de inaplicabilidad de ley. El Superior Tribunal de Justicia dejó sin efecto el pronunciamiento.

1. El atraso del empleador en el pago de una de las cuotas dispuestas en el acuerdo homologado celebrado con el trabajador, habilita a este último a iniciar la ejecución de los créditos laborales, en tanto se dispuso en una de las cláusulas que la falta de pago le otorgaba el derecho a considerar rescindido ese convenio y continuar el proceso por el trámite de ejecución de sentencia, operando así la mora automática por el solo vencimiento del plazo lo que basta para legitimar la denuncia de incumplimiento y demandar el pago del saldo adeudado.

#NroFallo# – ST Corrientes, 2012/03/15. – Fernández, Marcos Antonio c. Soria, Jorge Javier y/u otros y/o q.r.r. s/ind., etc. .

[Cita on line: AR/JUR/3876/2012]

[El fallo in extenso puede consultarse en Atención al Cliente o en laleyonline.com.ar]

CONTEXTO NORMATIVO DEL FALLO

Ley 20.744 (t.o., DT, 1976-238).

2ª Instancia.— Corrientes, marzo 15 de 2012.

¿Qué pronunciamiento corresponde dictar en autos?

El doctor Niz dijo:

I. Contra la Resolución N° 312/2011 pronunciada por la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Laboral de esta ciudad (fs. 131/132), que al hacer lugar al recurso de apelación interpuesto por la demandada, revocó la providencia del primer juez N° 11042 (fs. 93) que ordenaba intimarla al pago de la suma de $ 76.210,07 bajo apercibimiento de lo dispuesto en el art. 106 de la ley 3540; la actora deduce el recurso de inaplicabilidad de ley en tratamiento (fs. 134/139).

II. Por sus efectos, lo resuelto es equiparable a definitiva no teniendo la ahora recurrente posibilidad ulterior de ser oída en su planteo; y deducida la impugnación en tiempo oportuno sin estar obligada la parte a cumplir el depósito de ley (art. 104, ley 3540), corresponde declarar admisible el remedio en análisis.

III. Recuerdo que el auto en cuestión (N° 11042, fs. 93), mediante el cual se intima de pago a la demandada por la suma consignada precedentemente y bajo el apercibimiento también nombrado, tuvo origen en lo pactado en la Cláusula Cuarta del Convenio arribado por las partes (fs. 14 y vta.), debidamente homologado (fs. 16).

Para decidir como lo hizo, la Cámara precisó que la demandada depositó la cuarta cuota que venció el 10 de agosto de 2.010, el día 19 de ese mes y año, ofreciendo en el escrito de fs. 60 un interés moratorio atento al retardo en el cumplimiento de su obligación. Que ese comportamiento importó un “pago tardío” no previsto como causal rescisoria, convenio que solamente aludió a la “falta de pago” ; por lo tanto, y siendo que debe primar la voluntad de las partes (art. 1198 CC) y que sobre el acuerdo homologado no se configuró el motivo previsto en la Cláusula Cuarta, correspondía revocar lo proveído por el primer juez pues de lo contrario se afectaría el principio constitucional de la cosa juzgada, mutando los derechos adquiridos e incorporados al patrimonio del acreedor y deudor.

IV. Luego de la reseña fáctica efectuada, expresa el recurrente que lo decidido violenta los arts. 74, 137 de la L.C.T. y 509 del C.C. y concordantes de ambos ordenamientos jurídicos; pecando también del vicio de arbitrariedad.

Argumenta que a pesar de haber efectuado el sentenciante una lectura correcta de lo acordado, incurre en el yerro de referir al “pago tardío” como figura no prevista convencionalmente, omitiendo aplicar lo consagrado en el art. 509 del C.C. que prevé la mora automática operada por el solo vencimiento del plazo (tal lo pactado en la Cláusula 4° del Convenio de Pago homologado). Culmina refiriendo al carácter alimentario de la indemnización y al principio de la buena fe desconocidos por el a quo en este proceso.

V. Un análisis exhaustivo del caso propuesto a contralor en sede extraordinaria y confrontados que fueran los fundamentos del decisorio recurrido con lo acordado por las partes, normas y principios procesales de aplicación, me convence de la razón que asiste a la parte recurrente.

En principio, cuando el trabajador inicia acción de ejecución de créditos laborales basándose en un acuerdo suscripto con su empleadora y homologado judicialmente —tal el caso, ver fs. 14/16—, tiene valor de título ejecutivo (arts. 105 y c.c. de ley 3540). Esto es así, toda vez que de su texto surge un reconocimiento por parte del empleador de un crédito a favor del trabajador, concretamente la Cláusula II expresa: “…las partes han llegado a un acuerdo de todos y cada uno de los rubros que constituyen el objeto de la demanda, sujeto a las siguientes cláusulas:”, crédito originado en una relación laboral habida entre los firmantes. Y mediando homologación judicial, ésta le acuerda la autoridad de la cosa juzgada (art. 15, último párrafo, L.C.T.).

A través de la cláusula primera, la empleadora demandada se comprometió a abonar a la actora la suma de pesos sesenta mil, pagadera en (10) cuotas mensuales y consecutivas.

En lo que interesa, la cuarta cuota debió pagarse el día 10.08.10 por la suma de $ 7500 (Cláusula Tercera), plazo perentorio y de cumplimiento inmediato sin necesidad de interpelación judicial o extrajudicial; disponiendo la Cláusula cuarta que la falta de pago de una cuota dará derecho al actor a considerar rescindido este convenio y continuar este proceso por el trámite de ejecución de sentencia.

Estas normas convencionales, pactadas libremente y aceptadas por el empleador, homologadas por el juez interviniente es fuente de derecho, subyacen en ellas el principio de la buena fe contractual (arts. 1 inc. d) L.C.T. y 63 de la L.C.T.), principio laboral que en el “sub-examine” fue desconocido palmariamente por la demandada quién —vencido el plazo perentorio de cumplimiento de la cuarta cuota libremente acordada— recién en fecha 19 de agosto de 2010 la deposita argumentando que le fue “imposible cumplir en tiempo y forma… que motivó la mora en el cumplimiento de la cuota el hecho de que sus mandantes tienen su principal centro de ingresos en la localidad de Paso de la Patria y como es sabido, del 13 al 16 de agosto se festejó como todos los años la fiesta del dorado. A tal efecto, la disponibilidad de efectivo fue invertido para dicho acontecimiento y el recupero se ve reflejado al cabo del mismo etc.” (ver fs. 59 y 60).

Operó entonces la mora automática, por el solo vencimiento del plazo acordado. Ello basta para legitimar la denuncia de incumplimiento efectuada por la parte actora (fs. 19) y consecuentemente el dictado del proveído N° 1.042 que intima a la demandada al pago del saldo adeudado bajo apercibimiento de lo dispuesto en el art. 106 de la ley 3540 (fs. 93), erróneamente revocado por la Cámara, violando lo dispuesto en los arts. 509 del C.Civil, 15 y 63 de la L.C.T y 105 y 106 de la ley 3540.

Además, beneficiar el comportamiento del demandado con el pago tardío referenciado por el inferior, no pactado según su razonamiento, viola los términos del acuerdo conciliatorio homologado y a la vez, legitima un comportamiento de por sí reprochable, contrario a la buena fe antes referida, cuando abiertamente reconoció el empleador haber “invertido en otro acontecimiento el dinero en la fiesta del dorado”.

Repárese en la importancia de hacer jugar en el caso la buena fe contractual. Esta se concreta en un deber de respeto y de conservación de la esfera de intereses ajenos; consiste en una actitud de activa cooperación en interés ajeno, en una actitud de fidelidad al vínculo por el cual una de las partes está pronta a satisfacer la expectativa de prestación de la contraparte apreciada con criterio de colaboración y solidaridad. Esta obligación de comportamiento —insatisfecha por cierto— también cuenta a la hora de apreciar lo acaecido en autos.

Lo expuesto basta a mi entender para revocar lo decidido en origen, de este modo confirmar la actuación del primer juez y el proveído de fs. 93, el que seguramente deberá efectuar un nuevo control del monto que integrará la intimación de pago. Todo con costas a cargo de la demandada vencida en todas las instancias.

De compartir mis pares este voto, corresponderá hacer lugar al recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto a fs. 134/139, revocar la resolución N° 312/2011 de fs. 131/132 en todas sus partes, confirmando lo decidido a fs. 122/123 y vta. por el juez que intervino en primera instancia y consecuentemente lo actuado a fs. 93. Todo con costas a cargo de la parte recurrida vencida (art. 87, ley 3540). Regular los honorarios profesionales de los Dres. C. A. G., Responsable Inscripto ante el IVA, los pertenecientes al Dr. L. J. T., en su calidad de Monotributista, en conjunto y como vencedores en el 30% de la cantidad que deba fijarse para los honorarios de primera instancia (art. 14, ley 5822) debiendo adicionarse a la parte que corresponda al primero el 21% que deba tributar ante el IVA. Calcular idéntica suma para los vencidos, Dres. J. F. S. y L. A. G., en conjunto y como Monotributistas frente al IVA.

El doctor Semhan dijo:

Que adhiere al voto del Sr. Ministro Dr. Fernando Augusto Niz, por compartir sus fundamentos.

El doctor Chain dijo:

Que adhiere al voto del Sr. Ministro Dr. Fernando Augusto Niz, por compartir sus fundamentos.

En mérito del precedente Acuerdo el Superior Tribunal de Justicia dicta la siguiente sentencia: 1°) Hacer lugar al recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto a fs. 134/139, revocar la resolución N° 312/2011 de fs. 131/132 en todas sus partes, confirmando lo decidido a fs. 122/123 y vta. por el juez que intervino en primera instancia y consecuentemente lo actuado a fs. 93. Todo con costas a cargo de la parte recurrida vencida (art. 87, ley 3540). 2°) Regular los honorarios profesionales de los Dres. C. A. G., Responsable Inscripto ante el IVA, los pertenecientes al Dr. L. J. T., en su calidad de Monotributista, en conjunto y como vencedores en el 30% de la cantidad que deba fijarse para los honorarios de primera instancia (art. 14, ley 5822) debiendo adicionarse a la parte que corresponda al primero el 21% que deba tributar ante el IVA. Calcular idéntica suma para los vencidos, Dres. J. F. S. y L. A. G., en conjunto y como Monotributistas frente al IVA. 3°) Insértese y notifíquese.— Fernando A. Niz.— Guillermo H. Semhan.— Alejandro A. Chain.

Comentarios

comments

Esta entrada fue publicada en Jurisprudencia. Guarda el enlace permanente.