Fuente: https://www.cronista.com/economiapolitica/Los-pasos-a-seguir-para-el-ajuste-por-inflacion-impositivo-en-abril-20190516-0050.html

Con la inflación de abril, se disparó el ajuste por inflación impositivo, luego que el IPC alcanzó 3,4% mensual y 55,8% anual.

Si en mayo hay otro 3%, también se verificará esta condición, lo que beneficiará a las aseguradoras, y en junio a las empresas agropecuarias.

El ajuste por inflacion resulta aplicable a las empresas y también a:

  • Fideicomisos constituidos en el país en los que el fiduciante posea la calidad de beneficiario, excepto en los casos de fideicomisos financieros.
  • Comisionistas, rematadores, consignatarios y demás auxiliares de comercio, no incluidos expresamente en la cuarta categoría.

¿Cómo se aplica el ajuste por inflación impositivo?, explicó Iván Sasovsky, del estudio del mismo nombre.

Por un lado, se hacen ajustes al activo. Entre otros, los siguientes:

A los activos según balance comercial, o impositivo en caso de que existan diferencias, se les deberá detraer:

  • Inmuebles y obras en curso sobre inmuebles, excepto los que tengan el carácter de bienes de cambio.
  • Inversiones en materiales con destino a inmuebles.
  • Bienes muebles amortizables.
  • Bienes muebles en curso de elaboración con destino al activo fijo.
  • Bienes inmateriales.
  • Acciones, cuotas y participaciones sociales, incluidas las cuotas partes de los fondos comunes de inversión.
  • Inversiones en el exterior.
  • Bienes muebles no amortizables, excepto títulos valores y bienes de cambio.
  • Créditos que representen señas o anticipos que congelen precios.
  • Aportes y anticipos efectuados a cuenta de futuras integraciones de capital.
  • Saldos pendientes de integración de los accionistas.
  • Deudas  del titular, dueño o socios.
  • En las empresas locales de capital extranjero, los saldos deudores de persona o grupo de personas del extranjero que participen, directa o indirectamente, en su capital, control o dirección.
  • Gastos de constitución, organización y/o reorganización de la empresa y los gastos de desarrollo, estudio o investigación, en la medida en que fueron deducidos impositivamente.
  • Anticipos, retenciones y pagos a cuenta de impuestos y gastos.

En los casos en que durante el ejercicio se hubieran afectado bienes de cambio como bienes de uso, el valor impositivo que se les hubiera asignado al inicio del ejercicio a tales bienes de cambio, formará parte de los conceptos a detraer del activo.

En tanto para los ajustes al pasivo, a los activos determinados a efectos del ajuste por inflación integral impositivo determinado, se le deberá detraer el pasivo.

A estos fines se entenderá por pasivo, dijo Sasovsky:

  • Las deudas (las provisiones y previsiones a consignar, serán las admitidas por esta ley, las que se computarán por los importes que ella autoriza).
  • Las utilidades percibidas por adelantado y las que representen beneficios a percibir en ejercicios futuros.
  • Los importes de los honorarios y gratificaciones que se hayan deducido en el ejercicio por el cual se paguen.

Por su parte, no se considerarán pasivos, enumeró Sasovsky:

  • Los aportes o anticipos recibidos a cuenta de futuras integraciones de capital.
  • Los saldos acreedores del titular, dueño o socios, que provengan de operaciones de cualquier origen o naturaleza.
  • En las empresas locales de capital extranjero, los saldos acreedores de persona o grupo de personas del extranjero que participen, directa o indirectamente, en su capital, control o dirección.

La mecánica de cálculo es como sigue, explicó Sasovsky:

A los activos totales se le deben detraer los activos no expuestos a la inflación o no monetarios (netos de los vendidos), como también aquellos bienes de cambio afectados como bienes de uso. A ese activo determinado se le deben restar los pasivos, lo que me determina el capital expuesto a la inflación, el que servirá como base para el cálculo.

Si los activos son mayores a los pasivos el ajuste será negativo por lo que se tendrá una pérdida por inflación que al multiplicarse por el IPC desde inicio del ejercicio hasta el cierre, determinará un menor resultado impositivo y por ende un menor impuesto.

De esta manera, aquellas empresas que tengan un mayor grado de activos líquidos tendrán un efecto mucho más grande que aquellas que posean activos que carezcan de liquidez. Por lo tanto, el ajuste por inflación podrá ser negativo, que generaría un resultado impositivo menor, beneficiando al contribuyente; o un resultado positivo, que generaría un resultado impositivo mayor dependiendo de la composición del patrimonio de cada empresa, precisó Sasovsky.

Otros ajustes que darán una ganancia impositiva mayor son:

  • Retiros socios.
  • Dividendos (excepto en acciones).
  • Reducción de capital.
  • Honorarios a directores en exceso

Adiciones de activos no expuestos o que generen renta de fuente extranjera.

Se ajustará por el IPC entre fecha de retiro o pago (o puesto a disposición) y cierre.

Otros ajustes que darán una renta impositiva inferior son:

  • Aumentos de capital.
  • Desafectación inversiones del exterior para generar rentas de fuente Argentina.
  • Resultado de bienes vendidos o afectados al pagos

No se consideran pasivos a efectos del ajuste, indicó Sasovsky:

  • Aportes recibidos a cuenta de integraciones de capital y que no devenguen interés.
  • Saldo acreedor del dueño o socio por operaciones celebradas en condiciones distintas a las que se hubieran pactado con terceros.
  • El saldo pendiente de pago con la casa matriz o filial de empresas extranjeras.
  • El Impuesto a las Ganancias.