Fuente: https://www.ambito.com/ppp-consorcios-tendran-mas-plazo-el-plan-financiero-n5023284

El Gobierno se prepara para prorrogar por un año el plazo para conseguir financiamiento que tienen los consorcios ganadores de los seis corredores viales que se construyen bajo el sistema de Participación Público Privada (PPP). Se trata de una manera de mantener vivo el programa ideado originalmente para hacer obra pública sin presionar sobre el Presupuesto, en un contexto de restricción del gasto.

El 2018, por la crisis financiera pero sobre todo por la denominada “causa de los cuadernos”, fue demoledor para el programa. El Gobierno tuvo que anunciar una suspensión de los llamados a licitación de PPP y solo logró firmar los contratos de las obras viales, a cargo de Guillermo Dietrich. Pero el plan completo tiene previstos unos 45 proyectos por u$s20.000 millones.

El armado del PPP originalmente establecía que los consorcios ganadores presenten en el plazo de un año un programa de financiamiento de bancos a partir de la firma de contrato. Concluido el período, el Gobierno podría alegar incumplimiento del contrato. Con la crisis los consorcios dijeron que tenían problemas para conseguir garantías y créditos. Aún así, todos iniciaron las obras de las rutas 3, 5, 7 y 9, con fondos propios. Lo ideal era que todo ya se hubiera resuelto para 2019, pero no fue así. En mayo próximo vence el período y el escenario no parece cambiar mucho y el financiamiento no apareció. Así, según indicaron fuentes empresarias, el Gobierno les permitiría cumplir con ese paso recién un año después de lo previsto

Las empresas son Paolini, Vial Agro, INC, por el corredor Las Flores-Coronel Dorrego; China Construction America y Green SA, por el tramo Mercedes-Santa Rosa; y José Cartellone Construcciones Civiles, el corredor que va desde Junín hasta el límite con San Luis. Los corredores viales Campana-Rosario y Rosario-Villa El Totoral corresponden Helport, Panedile, Eleprint, Copasa mientras que el denominado el Corredor vial SUR desde Ezeiza a Las Flores quedó para el consorcio Rovella Carranza.

Aún así en el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) trabajan contra reloj con la idea de terminar lo antes posible de constituir el fideicomiso que también servirá para el financiamiento de las obras. Entre los empresarios se señala que ese fondo no va a alcanzar para soportar todo el peso crediticio del proyecto, pero podría servir para continuar a partir de 2020, cuando se cumpla el plazo de prórroga. Los seis corredores requieren de unos u$s8000 millones de dólares. Recientemente el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) validó lo que se denomina “marco de integridad” elaborado por el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).para los bancos que aporten dinero al fondo sin riesgo. Debido al escándalo del pago de sobornos por la obra pública durante el Gobierno anterior casi todos los directivos de empresas dedicadas a la construcción quedaron salpicados. Algunos firmaron acuerdos de arrepentimiento con el juez Claudio Bonadío. Eso impidió que bancos extranjeros pudieran financiar a las empresas por sus estrictas normas de ética . Con el nuevo “marco de integridad” funcionarios de la entidad que preside Francisco Cabrera consideran que ese requisito quedará a salvo. El marco de integridad consiste básicamente en un compromiso firmado por declaracíón jurada de que la empresa no incurre en ningún hecho que implique violación de las normas, y un compromiso de que en caso de producirse esta deberá presentar un plan de reparación. Con ello en el BICE esperan traccionar fondos para el nuevo fideicomiso. Ese será el próximo paso para el rescate de las PPP.