Fuente: https://www.clarin.com/economia/economia/2018-creditos-sector-privado-cayeron-18-crecio-morosidad_0_eOdlW3f6r.html

Por efecto de la recesión, en 2018 los préstamos en pesos al sector privado bajaron 18% en términos reales con respecto a 2017. El dato forma parte del Informe sobre bancos que realiza mensualmente el Banco Central.

Al compás de la caída de la actividad, que rondó el 2,5% el año pasado, y de la pérdida del poder adquisitivo -estimada en una merma del 10%-, los créditos se fueron achicando. A esto contribuyó también el encarecimiento del financiamiento desatado a partir de la devaluación y de la suba de la tasa de interés. En el 2018 la tasa de referencia del sistema tocó un techo del 73% y cerró el año en 60%. Esto hizo que los préstamos a empresa se dispararan al igual que la financiación al consumo, con tasas que no bajan del 80% y que dejaron a buena parte del sector privado fuera del sistema.

Según el informe del Central, las mayores caídas se dieron en los documentos, los bienes en locación financiera (leasing) y los prendarios, con bajas de -41%, -32% y -27%, respectivamente. En tanto, el crédito en moneda extranjera se ubicó levemente por encima del nivel del cierre de 2017, con un alza de 1,8%.

En el año, el saldo de préstamos totales a las empresas acumuló una caída en términos reales (descontando el efecto de la inflación) del 6,1%. Además, el financiamiento bancario total a las familias acumuló una reducción de 6,9% real en el año, explicado principalmente por los préstamos personales y las tarjetas.

Con la crisis, los bancos se replegaron y le prestaron menos a los privados. La participación del crédito al sector privado en el activo total del sistema financiero alcanzó el año pasado a 41,3%. Esto implica una pérdida de 6,9 puntos porcentuales en la comparación interanual.

En este contexto el ratio de morosidad llegó a 3,1% en el cierre del 2018, un alza de 1,2 puntos porcentuales en un año. Pese al incremento, el Banco Central indicó que “los niveles de irregularidad del financiamiento bancario al sector privado continúan en niveles bajos en una comparación histórica y respecto a los valores observados en otras economías de la región y emergente”.

En el último mes de 2018 el coeficiente de mora de los créditos a las empresas se incrementó 0,3 puntos porcentuales respecto del valor de noviembre, hasta ubicarse en 2,4%. También subió la mora entre los préstamos de las familias que está en 4% de la cartera total, 1,1 punto porcentual más que en 2017.

Por otro lado, el ratio de mora de los créditos hipotecarios a las familias cerró el año en un nivel equivalente a 0,3%, levemente por encima del registro de fines de 2017. En particular, la irregularidad de los préstamos hipotecarios en UVA se ubicó valores bajos en diciembre,​ en torno a 0,19% del total.