Fuente: https://www.cronista.com/finanzasmercados/Alivio-para-agentes-de-Bolsa-al-final-la-UIF-no-les-cobrara-ningun-canon-20190217-0025.html

Un suspiro de alivio. Eso es lo que provocará esta nota a varios agentes de Bolsa que estaban preocupados por el rumor que venía circulando en las mesas de la City porteña: que la Unidad de Información Financiera (UIF), presidida por Mariano Federici, comenzaría a cobrarles un canon por su rol de contralor en la prevención del lavado de dinero.

Sin embargo, según pudo saber este diario, esa posibilidad finalmente se descartó. “En un momento, dentro de la ley de Simplificación de la Administración Pública Nacional, que hizo modificaciones a la ley original de lavado de dinero, se incluyó la posibilidad que la UIF aplique la tasa de fiscalización dentro del proyecto de ley, pero al pasar por el Congreso lo bocharon y no salió, con lo cual esa posibilidad no existe legalmente”, detalla una fuente al tanto de las idas y vueltas del proyecto.

Los ‘bolseros’ o, mejor dicho, los ‘aliqueros’ (ya que son Alycs, agentes de liquidación y compensación) se quejan porque tuvieron que pagar a CNV $ 300.000 en noviembre y otros $ 300.000 en enero por todo el año como fee de mercado, en un momento que no hay negocios, y lo que quedaba, que eran las Letes que se compraban en pesos para hacerse de dólares al precio mayorista, ahora ya no se puede más, por lo que perdieron también las comisiones por los clientes que hacían esta operatoria para comprar billetes a futuro más baratos que en el MULC.

“La facturación de las Alycs (agentes de liquidación y compensación) cayó y mucho con el desarme de las Lebac y la caída de los volúmenes en bonos y acciones. Todo ese dinero hoy está en lo que ha aumentado la base de depósito de los bancos”, dice uno de los big players en off the record, para evitar herir susceptibilidades.

Santiago Llull, vicepresidente de Futuro Bursátil, le pone números al derrumbe: “La facturación de los agentes de Bolsa cayó un 40%, mientras los gastos subieron 40%”.

Con las Lebac cobraban 0,15% todos los meses, ya que había renovación mensual, por lo que por cada millón de pesos ganaban $ 15.000, pero el volumen era tal que les dejaba una ganancia importante. Luego el negocio se achicó, ya que los ahorristas se pasaron a plazos más largos, y si era por 90 días no podían cobrarle 0,15% mensual, sino que debían cobrarle 0,05% por mes.

“Las Lebac eran un negocio muy bueno de renovación mensual y liquidez diaria. Ahora se lo regalaron a los bancos para que la gente haga plazo fijo diez puntos más abajo, y la diferencia se la queden los bancos; fue la AFJP que se creó Toto Caputo para su futuro post gobierno”, advierte otro de los agentes bursátiles top de Bi Ei, que exige su anonimato para evitar posibles represalias.