Por Darío Rajmilovich

  1. Introducción

En la presente colaboración se analiza la nueva configuración del impuesto a las ganancias sobre las rentas financieras de personas humanas y sucesiones indivisas (fuente argentina y extranjera) y beneficiarios del exterior (fuente argentina) a la luz de la Reforma Tributaria sancionada por Ley 27.430 (en adelante, “Ley de Reforma Tributaria”), cuyo art. 63 incorpora como cap. II del tít. IV de la ley de Impuesto a las Ganancias (en adelante, “LIG”) un novedoso impuesto cedular en seis [6] artículos, de los cuales el 1º, 2º, 3º, 4º y 6º tienen relación con las rentas financieras de fuente argentina en cabeza de personas humanas y sucesiones indivisas residentes y beneficiarios del exterior.

La Ley de Reforma Tributaria propicia como objetivo restablecer la equidad del sistema del impuesto a las ganancias para personas humanas y sucesiones indivisas, el cual en opinión de los proponentes discrimina en contra de las rentas del trabajo.

Con ese propósito, se dispone la creación de un impuesto cedular que grava los rendimientos financieros de fuente argentina en cabeza de personas humanas y sucesiones indivisas, y de beneficiarios del exterior, procediendo a eliminar exclusiones y exenciones.

En mi opinión, resulta criticable la pérdida de oportunidad de establecer un gravamen realmente equitativo, esto es un impuesto que no discrimine a nivel de base y/o alícuota por tipo de activo (p. ej. fuente argentina vs. fuente extranjera; los emitidos en pesos no ajustables vs en moneda extranjera o ajustables por índice; acciones o certificados que cotizan en bolsas o mercados argentinos o del exterior, etc.) o por clase de rendimiento (p. ej. rendimientos flujos vs. por enajenación o rescate; intereses implícitos por adquisiciones bajo par respecto a las adquiridas a la par o sobre la par), entre otras.

En tal sentido, a modo de ejemplo las ganancias por intereses o resultados de la enajenación o rescate de títulos públicos, depósitos, etc. emitidos en pesos no ajustables, tributarían a la alícuota del 5%, mientras que los emitidos en moneda extranjera o ajustables por índices (p. ej. UVA, CER) según la ley de Reforma Tributaria pasan a tributar a la alícuota del 15%.

Dado que en el segundo caso, la actualización o diferencia de cambio están exentas del impuesto cedular, y dado que el costo de la inversión no es ajustable por inflación, dependiendo de la evolución y proyección de la inflación y la tasa de interés de mercado el efecto final del impuesto es incierto, pero indudablemente desparejo, es decir esencialmente inequitativo.

Numéricamente, suponiendo una LEBAC que paga un interés anual del 25%, el impuesto cedular aplicable sería igual a $ 1,25.

Alternativamente, siendo la inflación (índice de precios al consumidor) igual al 20% anual (hipótesis conservadora de acuerdo a los últimos pronósticos), en la hipótesis de adquirirse una LEBAC reajustable por índice de precios al consumidor (IPC) que pague 5% de interés anual, el impuesto sería igual a $ 0,75.

Veamos el comparativo entre ambas inversiones (base inversión = $ 100)

Otro ejemplo de discriminación está dada por la aplicación del ajuste por inflación sobre el costo de adquisición para determinar la ganancia bruta por enajenación o rescate.

En efecto, en el caso de las acciones, participaciones societarias, certificado de depósito de acciones (ADRs), certificados de participación (CP) de fideicomisos financieros (FF), o cuotapartes de fondos comunes de inversión (FCI) que contengan tales subyacentes, cuya enajenación se encuentre gravada con el impuesto cedular, el costo de adquisición (suscripción o aporte) se ajusta por índice de precios mayorista (IPIM) no siendo el caso de la enajenación o rescate de los demás valores gravados, tales como:

– Títulos públicos.

– Obligaciones negociables (ON).

– Títulos de Deuda Fiduciaria (TDF) de FF.

– Cuotapartes FCI que contengan tales activos.

– Monedas digitales.

Asimismo, se dispone que la venta de acciones, ADRs y fondos comunes de inversión que contengan tales activos (en la proporción mínima que establezca la reglamentación) está exenta del impuesto cedular cuando tales valores cotizan y se negocian en bolsas o mercados argentinos (regulados por CNV) bajo segmentos que aseguren prioridad precio tiempo y por interferencia de ofertas, o en el caso de ofertas pública de adquisición o colocación primaria por oferta pública. De esta forma, además de discriminar en contra de los títulos públicos, obligaciones negociables, títulos de deuda fiduciaria de fideicomisos financieros colocados por oferta pública, etc. respecto de los cuales se derogan las exenciones que disponen leyes especiales, se discrimina en función del mercado de negociación de las respectivas acciones, lo que se contrapone a una sana política de ampliación de las fuentes de financiación de las empresas argentinas en mercados extranjeros, más profundos y líquidos.

Finalmente, en el caso de ganancias de fuente extranjera otra fuente de discriminación sin propósito racional ni justificado en objetivos genuinos de política tributaria está dada por la alícuota de las operaciones de enajenación o rescate (15%), frente a las rentas corrientes (intereses, dividendos) según la escala del art. 90 (35% como tasa marginal).

2. Sinopsis del impuesto cedular y las rentas financieras de fuente extranjera

 II.1. Rentas de fuente argentina

  1. Plazos fijos, depósitos bancarios, ON, TDF, títulos públicos y FCI con tales activos, y monedas digitales:

– Se gravan por lo percibido [en caso de FCI cuando se rescaten (1)] al 5% en caso de colocaciones en pesos sin cláusula de ajuste y monedas digitales.

– Al 15% en las colocaciones en moneda extranjera o con cláusula de ajuste (sobre el ajuste o diferencia de cambio no se aplica impuesto).

– No se ajusta por inflación el costo de adquisición.

– En caso de adquisiciones con intereses corridos, se acuerda una opción para desglosar el precio de adquisición para aplicar los intereses como costo computable contra los intereses que se perciban (cupón de renta) y en caso de adquisiciones sobre la par tales rendimientos se reconocen en oportunidad de su amortización o de la venta de los activos.

– En el caso de valores que prevean el pago de rendimiento en plazos que excedan de un año, tales intereses se imputan por el método de lo devengado (no la puesta a disposición como es el caso de los restantes).

– En caso de adquisiciones bajo la par, el descuento se considera un interés implícito ganado, imputándose conforme al criterio de lo devengado.

  1. Dividendos y utilidades asimilables (distribuciones de FF y FCI cerrados) de acciones o participaciones societarias argentinas (o ADRs):

– Se gravan al 13% (cuando la sociedad tribute al 25%) o el 7% (cuando la sociedad tribute al 30%). El 30% se aplica a ejercicios fiscales (de la sociedad emisora) iniciado a partir del 01/01/2019 por 2 ejercicios (p. ej. 31/12/2019, 31/12/2020). El 25% se aplica a los ejercicios fiscales siguientes (31/12/2021 y siguientes).

– Mismo tratamiento en caso de FCI que contengan acciones o ADRs.

– En caso de FF con oferta pública o FCI cerrados, de acuerdo a lo que prevé el art. 208 del Proyecto de Ley de Financiamiento Productivo (2). Se difiere a la distribución a favor del beneficiario o cuotapartista, según corresponda.

  1. Resultados por enajenación o rescate de acciones, participaciones societarias, CP de FF y FCI que los contengan:

– Exentos cuando cotizan en mercados argentinos (regulados por CNV) bajo segmentos que aseguren prioridad precio tiempo y por interferencia de ofertas, oferta pública de adquisición o colocación por oferta pública, incluyendo los CEDEAR y CEVA (los que implican una colocación por oferta pública en el país).

– Gravados al 15% en los demás casos (p. ej. ADRs) aplicando ajuste por inflación (índice mayorista: IPIM).

  1. Resultados por enajenación de ON, TDF, títulos públicos y FCI que contengan tales activos subyacentes:

– Gravados al 5% (sin aplicar ajuste por inflación), cuando se trate de valores emitidos en pesos y sin cláusula de ajuste, sin aplicar ajuste por inflación

– Gravados al 15% (sin aplicar ajuste por inflación), en los demás casos.

  1. Rentas o resultados por enajenación o rescate de títulos públicos, ON por oferta pública, títulos de deuda y certificados de participación en fideicomisos financieros colocados por oferta pública, y acciones que cotizan en mercados argentinos, obtenidos por Beneficiarios del Exterior:

– LEBACs: Gravados.

– Resto (ON, títulos públicos, títulos de deuda y certificados de participación en FF, acciones): Exentos.

 II.2. Rentas de fuente extranjera

II.2.1. Tenencia directa

  1. Intereses: gravados por lo percibido 35%.
  2. Dividendos: gravados por lo percibido 35%.
  3. Resultado por venta: gravados 15% (convertido a pesos según tipo de cambio de fecha de venta: no se reconoce diferencia de cambio).

II.2.2. Tenencia indirecta: nuevas normas de transparencia fiscal internacional, tributando en forma directa e inmediata en cabeza del sujeto residente (persona humana o no) como si detentara directamente los activos financieros

  1. Trusts, fideicomisos, FIP y estructuras similares: se imputan al residente cuando la actividad principal es la administración de activos financieros y el residente tiene el control sobre los activos o su administración (p. ej. cuando son revocables por el constituyente, cuando el beneficiario es el constituyente, cuando una persona residente tiene poder de decisión sobre inversión o desinversión, y parámetros similares).
  2. Sociedades o entes del exterior que no tengan personalidad fiscal (p. ej. LLC de USA tratadas como disregarded entities por la jurisdicción de su constitución, ubicación o domicilio o bajo cuyo régimen legal están regidas).
  3. Otras sociedades o entes del exterior, no encuadradas en los puntos 1. o 2. (p. ej. sociedades que tengan personalidad fiscal en su jurisdicción de constitución, ubicación o domicilio, o de la jurisdicción bajo cuyo régimen legal están regidas), cuando en forma concurrente se cumplan los siguientes requisitos:

– Participación = 50% en el patrimonio, resultados o derechos de voto por residente, alcanzando a parientes (hasta 3er nivel de consanguinidad o afinidad) o ejerzan control sobre los activos (derecho actual sobre los activos o de disposición, integrar el directorio, poder de voto para tomar las decisiones o de nombramiento o remoción de directores, etc.).

– Los ingresos se originen en al menos el 50% en rentas pasivas o en otros ingresos que generen en forma directa o indirecta gastos fiscalmente deducibles por residentes argentinos, o al menos un 30% de su valor (3) provenga de activos de fuente argentina exentos para beneficiarios del exterior.

A todo evento, este requisito se considera cumplimentado cuando la entidad del exterior no disponga de la organización de medios materiales y personales necesarios para realizar su actividad.

– El importe efectivamente ingresado por un impuesto análogo al impuesto a las ganancias por parte de la sociedad o ente por alguna de las rentas indicadas en el punto 3. sea inferior al 75% del impuesto societario, lo cual se presume ipso iure en caso de jurisdicciones no cooperantes o de baja o nula tributación.

 II.3. Otras

  1. Fideicomisos locales (fiduciante-beneficiario) están gravados según escala (tasa marginal del 35%), si bien en cabeza de fiduciante-beneficiario.
  2. Se deroga la exención de TDF o FF por oferta pública, ON y títulos públicos.
  3. Los FF por oferta pública y los FCI cerrados que obtienen rentas financieras no tributan, difiriéndose la tributación en cabeza de los beneficiarios con la distribución de las utilidades (art. 208 del Proyecto de Ley de Financiamiento Productivo).

3. Esquemas de tributación sobre rentas financieras de fuente argentina y extranjera en cuadros

A continuación se describen los aspectos principales de la fiscalidad del ahorro que dispone la ley de Reforma Tributaria, tanto para las rentas de fuente argentina para personas humanas y sucesiones indivisas residentes, y beneficiarios del exterior (impuesto cedular), como para las rentas de fuente extranjera en cabeza de residentes (art. 133 Ley).

III.1. Rentas financieras de fuente argentina

III.1.1. Rentas de fuente argentina personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Intereses

III.1.2. Rentas de fuente argentina personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Dividendos

III.1.3. Rentas de fuente argentina personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Resultados por enajenación y rescate de acciones y similares

III.1.4. Rentas de fuente argentina beneficiarios del exterior. Intereses y resultados por enajenación y rescate exentos

III.1.5. Rentas de fuente argentina beneficiarios del exterior. Dividendos

III.1.6. Rentas de fuente argentina beneficiarios del exterior. Resultados por enajenación y rescate de títulos públicos, TDF, FCI, monedas digitales gravados

 

III.1.7. Rentas de fuente argentina beneficiarios del exterior. Resultados por enajenación y rescate de acciones, ADRS y FCI gravados

III.1.8. Rentas de fuente argentina beneficiarios del exterior. Resultados por enajenación y rescate de acciones, ADR y FCI gravados. Ventas indirectas

III.2. Rentas financieras de fuente extranjera

III.2.1. Rentas de fuente extranjera. Personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Intereses. Dividendos. Resultados por enajenación o rescate

III.2.2. Rentas de fuente extranjera. Transparencia fiscal internacional

Caso de personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Resultados financieros derivados de trust, fideicomisos, fundaciones de interés privado y similares bajo control de residentes

III.2.3. Rentas de fuente extranjera. Transparencia fiscal internacional

Caso de personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Resultados financieros derivados de la participación directa en sociedades u otros entes del exterior sin personalidad fiscal en la jurisdicción de constitución, ubicación, domicilio, o bajo cuyo régimen legal están regidos

III.2.4. Rentas de fuente extranjera. Transparencia fiscal internacional

Caso de personas humanas y sucesiones indivisas residentes. Resultados financieros derivados de la participación directa o indirecta en sociedades o entes del exterior de rentas pasivas, generadoras de erosión en la base de sujetos residentes, o sociedades instrumentales

(1) Esto genera un sesgo a favor de la inversión en cuotapartes de FCI frente a la titularidad directa del mismo activo (p. ej. un plazo fijo) dado que en el primer supuesto la reinversión (no rescate) no implica perfeccionar el percibido, a diferencia de la renovación del plazo fijo que sí lo implica respecto a los intereses.

(2) La que a la fecha tiene media sanción de la Cámara de Diputados de la Nación.

(3) La casuística del articulado lleva a concluir que la base de valoración es el valor de mercado, cabiendo aguardar a la reglamentación para confirmar este entendimiento.