Fuente: https://www.iprofesional.com/management/279501-ejecutivo-empresa-presupuesto-Sueldos-vs-precios-cada-vez-mas-empresas-avanzan-con-un-tercer-ajuste-salarial

Tras la corrida cambiaria y el salto del dólar, las perspectivas inflacionarias empeoraron drásticamente: el FMI prevé que este indicador llegue al 40% a fin de año. Sin embargo, crece el número de economistas que ya habla de un aumento del costo de vida cercano al 45%.

Es en este marco en el que las empresas están comenzando a cerrar el primer esbozo del plan de negocios correspondiente al 2019, que incluye, entre otras cosas, su propia proyección de inflación, una potencial cotización del dólar promedio y un estimado de los aumentos salariales que percibirán sus empleados.

Si bien los profesionales argentinos están acostumbrados a completar esos casilleros “en lápiz”, simbólicamente hablando, debido a la permanente inestabilidad que caracteriza al mercado local, este año las dudas son bastante más profundas que en ciclos anteriores.

Esto mismo se comprobó durante el Seminario Anual de Compensaciones y Beneficios, que la consultora Willis Towers Watson realizó en el Hotel Hilton de Buenos Aires y del cual participaron más de 530 representantes de Recursos Humanos de las principales empresas del país.

“Superamos en un 20% la convocatoria que esperábamos”, dijo al inaugurar los paneles Danilo Miño, titular del área de Client Management de WTW, dejando en claro cómo la crisis provocó una gran inquietud en el mundo corporativo.

Frente a variables de la economía que cambian drásticamente en cuestión de días, la consultora reveló que multiplicó a niveles récord la cantidad de consultas “flash” que realiza a sus compañías clientes, de manera de tener herramientas y mediciones para dar respuestas a las constantes consultas que reciben.

“Es que pasó un tsunami”, graficó durante su presentación Marcela Angeli, directora de Gestión de Talento y Compensaciones de WTW al referirse al conjunto de sucesos ocurridos en los últimos meses y que dejó desactualizados prácticamente todos los planes que las compañías habían cerrado hacia fines del año pasado.

Angeli recordó que en octubre de 2017, en el seminario anual de la consultora se esperaba que este período fuera el del regreso de la estabilidad, que las áreas de RR.HH. volvieran a “hablar en serio de premios y aumentos por mérito” y hasta que se completara una reforma laboral.

Se preguntaban además si, de la mano de la baja de la inflación que se anticipaba, las nuevas generaciones de empleados, habituadas a recibir al menos dos ajustes salariales al año, entenderían por qué se volvía a la modalidad tradicional de dar un aumento anual.

Hasta marzo o abril, aproximadamente, según repasó la directiva, eso no varió demasiado. Al punto en que varios clientes de WTW hasta habían pensado en dar un menor porcentaje de aumento en la primera mitad del año al pautado para ver si la inflación finalmente terminaba por debajo del 18% anual que habían proyectado.

Pero ya en el segundo trimestre de 2018, la suba del dólar trastocó todo: impulsó un movimiento casi sísmico en los precios y, al llegar a la mitad del año, estaba confirmada la estimación del 42% oficial.

En ese marco, “la prioridad de las empresas pasó a ser trabajar el presupuesto salarial de este año”, dijo la titular de Compensaciones y Beneficios, dejando de lado la planificación del 2019.

Tercer ajuste
La novedad este año, en el cual los presupuestos quedaron tan desfasados de lo que efectivamente ocurrió en la economía, es que creció mucho la cantidad de empresas que abandonaron de la clásica modalidad de dar un ajuste salarial en cada semestre.

Según el relevamiento realizado entre más de 450 firmas consultadas (con más de 111.000 empleados en la Argentina en conjunto), el 35% adelantó que dará un tercer aumento antes de fin de año.

No sólo eso: según explicó Angeli, las firmas que avanzarán con tres o más incrementos de las remuneraciones suman casi un 50%.

Cabe destacar que, para agosto, la mayoría ya tenía previsto gastarse todas las fichas del presupuesto en dar aumentos de entre 25% y 27% anual. Sin embargo, por la inflación, el plan de muchas compañías ahora es volver a “tocar la puerta” de sus casas matrices o jefes para pedir un 5% adicional.

Ese último ajuste es “a confirmar” en gran parte de los casos, pero con “probabilidades altas o muy altas” de obtenerlo.

Claro que este tercer aumento no alcanzará para evitar la erosión del poder adquisitivo: la proyección de WTW indica que este año los aumentos para empleados fuera de convenio cerrarán entre el 30% y 34%. Esto quiere decir, unos 10 o 12 puntos por debajo de la inflación, dependiendo del caso.

“Esto significa que no estamos incrementando salarios; estamos acompañando la inflación desde lo más cerca posible”, añadió Angeli durante el evento en el Hilton.

La mala noticia, anticipó la experta, es que en los presupuestos para 2019 “esos puntos tampoco se van a poder recuperar”.

Para el año próximo, según WTW, el 78% de las empresas planifica volver a la modalidad de dos incrementos, otorgando el 62% del mismo en la primera mitad de 2019 y el restante 38% del presupuesto en la última parte.

Diferencias por sectores
A diferencia de otros períodos, en esta oportunidad se espera que la mayoría de los sectores e industrias terminen ofreciendo incrementos anuales que se ubicarán en el rango de entre el 30% y 34% anual.

Angeli remarcó que las más competitivas serán áreas como logística, transporte y comunicaciones, que podrán otorgar algunos puntos extra.

Por otra parte, a contramano de lo que suele pensarse, no todas las empresas dentro de un mismo sector o industria dan aumentos homogéneos, sencillamente porque no a todas les va de la misma manera en el mercado.

Generalmente, la diferencia entre lo que ajusta la empresa que menos aumento da en un sector y lo que otorga la que ofrece el alza mayor, es de alrededor de 7 puntos. Pero este año la disparidad será mayor.

WTW calculó para cada una de las industrias evaluadas el promedio de lo que aumentaron las cinco empresas que más y menos ofrecieron.

Por caso, en la industria farmacéutica la brecha alcanzó el 21%; fue del 20% en el sector consumo y del 26% en Alta Tecnología.

Si bien esas diferencias son notorias, la disparidad fue menor en lo que respecta a firmas multinacionales y las de capitales argentinos.

De acuerdo a los datos de la mencionada consultora, en 2018 las empresas extranjeras darán en promedio sueldos 30,5% mayores a los del año pasado, mientras que las de bandera celeste y blanca las superarán en un solo punto porcentual.

Amortiguando el impacto
WTW estima que un 30% de las compañías realizaron acciones extra este año para aminorar el impacto de la inflación en el bolsillo de sus colaboradores.

Las iniciativas más recurrentes fueron el adelanto del segundo ajuste, solicitar permiso para un doble aguinaldo, e incrementar las “gift cards” y “car allowenses” (subsidios por auto)

“Estamos viendo montos muy superiores a los tradicionales, con gift cards o gastos de vehículo por entre $10.000 y $25.000 por mes”, aclaró Angeli.

Otras acciones más creativas fueron el abono o subsidio parcial de la tarjeta SUBE con la que se trasladan los empleados. O, tal como hizo una Pyme con 15 empleados, que dolarizó el valor de los salarios.

Otras optarán por adelantar también el pago del bono por desempeño. Julio Sánchez, gerente de Gestión de Talento y Compensaciones de WTW, aclaró que el 91% de las empresas pagarán el plus por mérito o desempeño (no incluye comisiones o incentivos) y entre ellas, el 53% lo hará de acuerdo al plan, un 36% debajo del mismo y un 11% por encima de lo planificado.

“Por eso, si se pensaba que el bono anual podía ser una herramienta para recuperar la capacidad de compra perdida, no va a ser así”, afirmó el ejecutivo.

Según Sánchez, las que pagarán mejor serán las empresas del agro, las de alta tecnología, farmacéuticas y empresas de petróleo.

Para 2019, nuevamente las empresas estarán previsoras y estipulan un 25% de inflación (algunas esperan un 28%) y por ahora, en el casillero de aumentos salariales escribieron un 25% en promedio.

Algunos de los sectores que darán alzas mayores serán la industria de petróleo y la de logística y transporte –que ya anotó una proyección del 30%- al igual que la de los medios. La metalurgia espera conceder subas del 29% y la de servicios un 26%, según dijeron a la consultora.

Sin embargo, en el análisis WTW prevé otro tipo de alerta: en marzo pasado, el 42% de las empresas planeaba realizar contrataciones y solo el 18% estimaba que tendría que reducir su plantilla.

Pero en la última consulta, de septiembre, el escenario cambió radicalmente. Ahora, solo el 38% del total podría llegar a demandar talento y el 56% planea reducciones de plantilla.

“No estamos viendo reducciones masivas, pero sí es cierto que algunas empresas productivas están recortando turnos al personal dentro de convenio”, tranquilizó Angeli.

Por otra parte, explicó que en 2019 un 16% de las firmas consultadas piensa “freezar” las contrataciones de personal nuevo, y un 11% ya tiene decidido no avanzar ni siquiera con los reemplazos de los empleados salientes.