Fuente: http://www.ambito.com/935027-larreta-pide-habilitaciones-automaticas-sin-escribanos

El Gobierno porteño ingresó esta semana a la Legislatura un proyecto de ley para simplificar los trámites de habilitaciones de cualquier tipo de negocio en la Ciudad de Buenos Aires, inspirado en la legislación madrileña. La propuesta modifica el actual Código de la materia y apunta a reducir los requisitos que se exigen actualmente. Se lograría, si la iniciativa es sancionada, que 95% de los comercios puedan abrirse con una habilitación automática. Así lo explicó a este diario Diego Perez Lorgueilleu, director general de Habilitaciones y Permisos de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad.

Hasta ahora si bien hay trámites de habilitación con la presentación de una declaración jurada, la propuesta abarcaría a que la totalidad de los rubros puedan acceder a ese mecanismo, excepto un 5% que son los que requieren trámites especiales por el tipo de actividad, como los hoteles, las estaciones de servicio, geriátricos, clínicas, locales de diversión y, entre otros los que realizan actividades en lugares con capacidad mayor a la de 350 asistentes.

Perez Lorgueilleu explicó que el código de habilitaciones vigente “es de 1976, es como un código de procedimientos y contiene normas en desuso” y que la iniciativa consiste en una “Ley marco de Regulación de las Actividades económicas”, dentro de la cual se encuentran los trámites de habilitaciones.

Si la iniciativa es sancionada antes de fin de año, como espera Larreta, se comenzará a aplicar a partir del 1 de enero próximo. De esa manera, rubros como el comercio minorista que representa 60% de la actividad económica porteña, gastronómicos, industrias, mayoristas y servicios, podrán habilitar sus locales con la presentación de una declaración jurada (Declaración Responsable del Ciudadano) y la firma de un profesional que verifique las condiciones técnicas. Se eliminará entonces la necesidad de acreditar el derecho de ocupación del inmueble con la intervención de un escribano y también se dejará de exigir la constancia notarial del libre deuda en Ingresos Brutos y con la AFIP, ya que en el primer caso el Gobierno porteño considera que es un tema de resolución entre privados y en el segundo sería sencilla una verificación on line del pago de impuestos al día.

En cambio, los rubros que requieren permisos especiales, deberán contar con una autorización previa antes de iniciar sus actividades, una licencia.

En todos los casos la Agencia de Control podrá revocar la habilitación si al inspeccionar el lugar considera que no cumple con las normas de la actividad. En otro sentido se impondrá la revalidación de datos cada 5 años para las Declaraciones Responsables y 15 años para las licencias.

El oficialismo cuenta con votos propios para la aprobación de la iniciativa en la Legislatura porteña, ya que considera que tratándose de una ley marco y no de un código, no necesitará de dos tercios del recinto ni tampoco de la realización de una audiencia pública, una observación que será parte del debate que comenzará la semana próxima en comisiones.