Por Alejandro N. López

 

¿Qué es la inteligencia Artificial?

La inteligencia artificial tiene como finalidad que las computadoras operen de la misma manera en que lo hace el cerebro humano, aplicando la misma mecánica para la toma de decisiones. Es decir que el software es capaz de imitar el mismo ejercicio cognitivo (imitación cognitiva).
La inteligencia artificial se encuentra inmersa en la vida cotidiana de múltiples maneras, en los sistemas de iluminación de las calles, en las publicidades que recibimos en nuestro e-mail, en las sugerencias de series que nos hace Netflix, en los estudios médicos que nos realizamos, en los video juegos, en el reconocimiento de imagen que aplica Facebook, en las recomendaciones de compra de cientos de cadenas comerciales, en las sugerencias que Google nos da en las distintas búsquedas, etc.

A su vez, existen distintas técnicas dentro de este concepto como, por ejemplo:

  • Machine Learning que enseña a las computadoras a aprender de la experiencia (Cómo hacen los seres humanos y los animales) y a partir de allí construir algoritmos de aprendizaje automático para “aprender” de esa información directamente de los datos sin depender de una ecuación predeterminada y así mejorar de forma adaptativa su rendimiento a medida que aumenta el número de casos positivos de los que pueda tomar de aprendizaje.
  • También existe el Deep Learning que toma conceptos básicos de la IA y los enfoca en la resolución de problemas reales desde redes neuronales que imitan la forma en que tomamos decisiones. Es decir, emplea los datos que conoce para tomar decisiones sobre datos nuevos. Esta es la tecnología más similar al funcionamiento cerebral humano.
  • En el mismo sentido el Supervised Learning utiliza algoritmos de aprendizaje supervisado tomando un conjunto conocido de datos de entrada con los que se entrena o se nutre y respuestas conocidas a esos datos que es la salida, y entrena un modelo para generar predicciones razonables para la respuesta a nuevos datos de entrada.

 

¿Cómo afecta a nuestras vidas?

Como mencionamos precedentemente, la Inteligencia Artificial está revolucionando la vida en todos los aspectos. En todas las industrias se están comenzado a aplicar soluciones relacionadas que cambian radicalmente los resultados obtenidos. Está tecnología ya está impactando en la forma de trabajar de todos los profesionales y de las empresas.

Dos años atrás, Sebastian Huempfer, Director de Operaciones de la empresa Echobox, enumeró 100 cosas que las máquinas podían hacer ese mismo año, entre ellas, ganarle al pocker al ser humano, realizar una operación de ojos, monitorear la respiración de un bebé, detectar la edad de una persona, detectar las habilidades de manejo, manejar un auto en Londres, identificar actitudes suicidas, reconocer objetos en videos, detectar cáncer, redactar un poema, etc.

Uno de los grandes debates que se plantean entre los autores que tratan este tema es acerca de si las máquinas tienen una real capacidad de aprender, cuál es el límite y cuáles serían las consecuencias.

Existe una posición muy polémica en la cual se plantea que la Inteligencia Artificial llegará a un punto denominado de “Singularidad” en el cuál las máquinas van a superar la inteligencia de los humanos y tomarán decisiones por sí mismas. Científicos como Venor Vinge, Raymond Kurzweil y Stephen Hawking sostienen esta idea. Independientemente de quienes estén a favor o en contra de esta teoría, la Inteligencia Artificial producirá un impacto muy fuerte en la sociedad en todos sus aspectos.

Uno de ellos es sobre la estructura actual de los puestos de trabajo. Se estima que durante la próxima década, se crearán millones de nuevos empleos que aún no existen. Por lo cual se estima que habrá un déficit de 85 millones de trabajadores altamente calificados para cubrir estos puestos. (Disruptive trends accelerating for the accounting profession – Jon Baron –

https://blogs.thomsonreuters.com/answerson/disruptive-trends-accounting-profession/ )

 

Actualmente, hay muchos indicios de que las computadoras ayudarán enormemente a eficientizar tareas en el ámbito público y privado, ello permitirá brindar más tiempo a los seres humanos a para trabajar en aquellos aspectos en los que se precisa inferir soluciones, repensar estrategias, tomar decisiones, etc.

Un ejemplo muy citado acerca de lo que un ser humano puede lograr a diferencia de una computadora es lo que ocurrió con el Vuelo 1549 de US Airways que el 15/1/2009 acuatizó en el Río Hudson, minutos después de haber despegado del aeropuerto de La Guardia en New York. El piloto tomó una decisión arriesgada en base a un desperfecto de la nave (probablemente producto de haber chocado con un grupo de aves) y que difícilmente pudiese haber sido tomada por una computadora ya que no contaba información previa que le hubiese “enseñado” al sistema a ejecutar dicha conducta, a evaluar ese riesgo y a considerar la manera en que debía ejecutarla.

 

Soluciones con IA para el mercado legal y contable.

La actividad de abogados y contadores tiene múltiples tareas en las que la inteligencia artificial puede aportar un valor enorme para la eficiencia de su trabajo.

Desde Thomson Reuters, como empresa proveedora de información y soluciones al mercado legal y contable, se invierte a diario en tecnologías innovadoras para que los abogados y contadores, así como las áreas legales y contables de las empresas, puedan acceder a respuestas confiables y tomen las mejores decisiones en tiempo real.

Thomson Reuters brinda soluciones que detectan sinónimos, cuasi-sinónimos, singular, plural, masculino, femenino, la conjugación de los verbos y hasta la jerga profesional de los profesionales del derecho y la contabilidad, ya que muchas veces el lenguaje, en distintas áreas, presenta inconvenientes de raíz qué, sin estas herramientas adecuadas, la búsqueda de información precisa resultaría casi imposible o demandaría enorme tiempo y esfuerzo.

Thomson Reuters ha lanzado en varias geografías su ecosistema jurídico denominado Legal One y para el que ha desarrollado un “motor de recomendación”. Esta herramienta sugiere documentos similares a los casos en los que trabaja el abogado por cada proceso o expediente judicial. Este motor permite considerar distinto elementos de la información que posee como por ejemplo los tipos de causas judiciales con las que trabaja, las búsquedas que haya hecho previamente, los documentos que haya anexado a cada expediente, etc. Está basado en algoritmos que fueron elaborados por expertos en matemática aplicada y consiste en el armado de “clusters” con los “usage analytic”s, las anotaciones del cliente, los resaltados que haya hecho y sus alertas para luego definir los patrones sobre los que va a aplicar la recomendación.

Thomson Reuters también ha lanzado en Estados Unidos Westlaw Edge cuya herramienta Litiegation Analytics provee una serie de indicadores de jurisprudencia sobre las probabilidades de contar con una decisión a favor por parte de jueces, el tiempo promedio del proceso, sus costos promedios, las posibilidades de recurrir en una instancia superior, la perfomance de los abogados de la contraparte, etc.  En ellas aplican métodos estadísticos de acuerdo a una técnica llamada Jurimetría combinada con Machine Learning, que enriquece los resultados obtenidos. Con esta técnica, en Brasil, para el área tributaria, las soluciones de One Source analizan también toda la jurisprudencia administrativa para que los sistemas detecten créditos fiscales improcedentes y minimicen el riesgo tributario en su software de gestión.

También tenemos desarrollos para recupero de impuestos en Brasil aplicando Natural Language Understanding. La citada solución (One Source) realiza un cruzamiento de datos de cientos de miles de documentos para saber en qué transacciones es posible tener un recupero impositivo, además de alertar qué pagos necesitan ser corregidos y así evitar multas y sanciones. También, en el área de Tax and Accounting,  ONESOURCE Global Trade Classifier es una solución para empresas que actúan con importación y exportación de mercancías y que, a partir del historial de transacciones de la compañía y las regulaciones de más de 160 países, clasifica de manera  automática las mercancías que serán comercializadas.

En Estados Unidos, una alianza entre Thomson Reuters y E-brevia reforzó un servicio de worksflow de contratos llamado Contract Express con un análisis de riesgo sobre los mismos y su monitoreo. El motor de Inteligencia Artificial permite identificar tres puntos de datos críticos: cláusulas que necesitan revisión, la ausencia de cláusulas requeridas por la regulación y los componentes necesarios para generar una enmienda al contrato. A su vez son utilizados exhaustivamente para aplicar normas de Protección de Datos y el Brexit.

También, junto a IBM y su tecnología Watson, se potenciaron las firmas para ofrecer un servicio de Protección de Datos utilizando machine learning e inteligencia artificial.

Recientemente se ha lanzado un asistente de trabajo utilizando “Amazon® Echo®” u otros dispositivos habilitados para “Alexa®” para tareas de seguimiento de tiempos y facturación en su servicio Elite mediante la utilización de reconocimiento de voz.

 

Otras áreas de aplicación

En los laboratorios de investigación que Thomson Reuters tiene en varias ciudades del mundo como por ejemplo en Toronto, y en sus distintas unidades de negocio de España, Argentina, Brasil y México se están analizando soluciones en distintas tareas que ayudarán a los abogados y contadores a mejorar la eficiencia de sus tareas, a digitalizar sus estudios o despachos y a permitirles aplicar valor profesional muy superior al actual.

Entre las tareas que son factibles de mejorar mediante estás técnicas se encuentran la revisión de documentos, catalogación de los mismos, archivo inteligente, asistente de hojas de tiempo, sugerencia de jurisprudencia, aplicación de alícuotas impositivas en operaciones de ventas, analítica de los procesos, analítica de clientes y asuntos del estudio jurídico o contable, asistente de agenda, predicción legal, Jurimetría, Compliance, Control de contratos, análisis de riesgos, etc.

 

Conclusión

La Inteligencia artificial, así como otras tecnologías similares, serán clave para la recolección de información de calidad, el análisis, la automatización de tareas, la eficiencia, la disminución de riesgo y la posibilidad de brindar a los profesionales un marco de trabajo para que puedan aplicarlo en el análisis y la toma de decisiones. Por otra parte, demandará a en las distintas profesiones de un desarrollo de habilidades para utilizar estas tecnologías adecuadamente en beneficio de sus clientes y las empresas.

 

Ver versión publicada en la Revista Mercado 49 – Agosto, 2018