Fuente: http://www.iprofesional.com/economia/276899-impuesto-ley-proyecto-Buenos-Aires-quieren-que-Iglesia-empiece-a-pagar-el-Impuesto-Inmobiliario

En medio de la pulseada entre la Iglesia y el Estado por el debate de la ley del aborto, que generó posturas encontradas entre diversos sectores de la sociedad, los legisladores oficialistas Fernando Pérez y Guillermo Bardón presentaron un proyecto de ley para terminar con la exención del impuesto inmobiliario a los colegios y edificios pertenecientes a la Iglesia Católica, dado que resulta “discriminatorio hacia otros cultos”.

“Entendemos que los beneficios impositivos de los que actualmente gozan los obispados y arzobispados en la provincia de Buenos Aires es algo anacrónico y una interpretación excesiva e innecesaria del artículo de nuestra Constitución nacional que habla de “cooperación” para con esa Iglesia”, explicó Fernando Pérez, de la UCR.

El proyecto solicita la derogación del inciso c) del artículo 177 del Código de la provincia de Buenos Aires. En el texto deja eximidos del pago del Impuesto Inmobiliario a los bienes inmuebles propiedad de “Obispados, arzobispados e Institutos de Vida Consagrada”, pertenecientes a la Iglesia Católica Apostólica Romana.

“Nuestra Nación es un estado laico en cuya Constitución nacional se contempla la “cooperación” hacia ese culto, oficial por cierto”, explicó Pérez y siguió: “Pero esa cooperación no puede ser entendida como un beneficio extraordinario, que, además de discriminatorio hacia otros cultos, resulta anacrónico y disfuncional dentro de un Estado que multiplica día a día sus intervenciones sociales, culturales, sanitarias y de seguridad; todo ello con presupuestos que deben integrarse con recursos tan genuinos como justos”, añadió el legislador que integra la alianza oficialista de Cambiemos.

En la actualidad, el Estado gasta $130 millones anuales para mantener la estructura de la Iglesia, cuyo monto incluye el salario de los obispos. Al respecto, la UCR ya presentó un proyecto para que se deje de percibir este beneficio y que, en su lugar, la estructura clerical sea sustentada por sus propios medios.