Fuente: El Cronista

La apuesta del Gobierno para evitar que las paritarias de este año perforen el techo de 25% volvió a naufragar. El gremio de Sanidad y las cámaras que agrupan a clínicas y sanatorios acordaron un aumento escalonado de 27,5% con la inclusión de una cláusula de actualización por inflación, y consagró así una nueva referencia salarial para las negociaciones en el sector privado. El entendimiento, sellado ayer entre el gremio que conducen Carlos West Ocampo y el triunviro de la CGT Héctor Daer y las entidades empresarias que agrupan al sector asistencial, determinó que el incremento de 27,5% se abonará en 5 tramos: 10% desde julio, 5% en agosto, 5% en octubre, 5% en noviembre y el restante 2,5% en febrero. El convenio, que tiene vigencia hasta junio del próximo año, beneficia a unos 260.000 trabajadores de clínicas y sanatorios y llevará el promedio salarial de la actividad (categoría enfermera) a $ 24.265.

Según explicó Daer a El Cronista, el acuerdo incorporó una cláusula gatillo que establece el pago del diferencial entre la suba de 27,5%y la inflación acumulada en el período del convenio, aunque las partes deberán reunirse para discutir la forma en que se abonará esa diferencia a los trabajadores si el índice de precios (IPC) supera el incremento salarial firmado entre las partes.

El aumento sellado por Sanidad es el más alto de los fijados en la actual ronda de paritarias y pone en jaque la aspiración de la gestión de Cambiemos de evitar que los acuerdos superen la referencia del 25% consagrada tras la firma del convenio de Camioneros de Hugo Moyano. Si bien en el primer trimestre del año el Ministerio de Trabajo, que conduce Jorge Triaca, había logrado que un conjunto de paritarias clave se cerraran en torno a una pauta de incremento de 15% para intentar contener las expectativas, la aceleración que registró la inflación a partir de la corrida cambiaria y la devaluación forzó a la mayoría de los gremios a renegociar los acuerdos para lograr cerrar subas de 25%.

Ahora con el acuerdo de Sanidad y tras el reconocimiento del presidente Mauricio Macri de que la inflación culminará en torno al 30%, ya son varios los sindicatos que se preparan para una nueva discusión en el afán de obtener una mejora adicional en los próximo meses para compensar la suba de precios y evitar el deterioro del poder adquisitivo de los salarios.