A finales de julio, Thomson Reuters reunió a CFOs, CEOs y Directores de Impuestos de grandes corporaciones que operan en México para intercambiar opiniones respecto al “Panorama económico, financiero y tributario tras el resultado electoral: posibles consecuencias para el tejido empresarial mexicano”.

A continuación, compartimos algunas reflexiones generadas en el encuentro*.

 

PARADOJA FISCAL DE LA NUEVA ADMINISTRACIÓN

Antecedentes

“No aumentar impuestos ni crear nuevos. La prioridad política tributaria será la estabilidad macroeconómica, con finanzas públicas equilibradas. La mayor parte del ajuste fiscal vendrá de la reingeniería del gasto público”, Proyecto de Nación de Morena 2018 – 2022

“Primero se buscan los recursos y luego se asignan, no al revés. No es un proyecto para endeudar más al país ni para recaudar nuevos impuestos. No queremos subir el gasto corriente ni la deuda pública, es un proyecto calculado con base en los balances macroeconómicos realistas”, Alfonso Romo, noviembre 2017

“En el plan nacional del Movimiento de Regeneración Nacional, se menciona que no habrá incrementos en las tasas impositivas ni creación de impuestos. Se habla de un gobierno que impulse la austeridad y tenga pleno control del gasto. Ante este panorama, lo que esperaría que sucediera es que no aumentaran los impuestos, sin embargo, cuando tienes compromisos adquiridos, por el simple hecho de tomar la posesión, tal vez a mediano o largo plazo sí pudiéramos ver algunos cambios a o incrementos en las propuestas iniciales”. No olvidemos que, en época de crisis, en sexenios anteriores, se crearon mecanismos para obtener ingresos o recursos fiscales, como la creación del ajuste inflacionario y la creación del IVA, por ejemplo”.

“Se ha hablado de hacer un ajuste de tarifas, no de incrementos, como lo es la reducción de la tasa del Impuesto sobre la Renta y el Impuesto sobre el Valor añadido. Aunque es complicado entender el discurso de corrupción, haciendo un análisis profundo se puede vislumbrar un proyecto más claro en tema tributario. Los mecanismos principales se centrarán en evitar la evasión fiscal y prevenir el lavado de dinero e impulsar un ambiente fiscalizador”.

 

EL COMBATE A LA CORRUPCIÓN EN EL ÁMBITO TRIBUTARIO

En este contexto, los expertos debatieron sobre dos cuestiones fundamentales:

  • ¿Es posible cuantificar la corrupción?
  • ¿Cómo el nuevo gobierno la cuantificará?

“Al hablar de tener una mayor recaudación se tiene un resultado proporcional en beneficio del Producto Interno Bruto de cada país. Esta es una manera de cuantificar la corrupción. En México se tiene un porcentaje de recaudación del 17% mientras que en otros países de América Latina se habla de porcentajes de hasta el 35%”.

En este tema, los expertos también levantaron la cuestión de la informalidad. De manera general, consideran que este sexenio no necesariamente se enfocará en incluir los informales a la formalidad. Asimismo, comentaron sobre la evasión fiscal por la facturación electrónica, ya que, según las opiniones, el SAT fiscaliza a los inscriptos, pero no a los demás.

“Las empresas tienen que estar preparadas para hacer frente a los mecanismos de cuantificación y fiscalización de corrupción del nuevo gobierno”, Ricardo Castro, Especialista en Innovaciones en Tecnología Tributaria en Thomson Reuters

 

EXPECTATIVAS SOBRE UNA MAYOR FISCALIZACIÓN EN ESTE SEXENIO

El 77% de los expertos cree que la complejidad del panorama tributario mexicano aumentará los próximos 12 meses.

A grandes rasgos, los expertos coinciden en que no se ha ampliará la base de contribuyentes y esperan que se incrementará la fiscalización hacia los contribuyentes cautivos no solo como reflejo del proyecto de Morena, sino como resultado de una tendencia global.

“No importa quién hubiera ganado, cualquier partido político hubiese seguido el mismo camino ya que globalmente la tendencia es esta. No sólo se habla de fortalecer la fiscalización en México sino en todo el mundo se están fomentando estas acciones para mejoras del gobierno”.

“Para este tipo de gobiernos, se espera que no haya nuevos contribuyentes si no en que se hagan auditorías a los contribuyentes cautivos”.

Las auditorías son uno de los principales indicadores de rendimiento del área de impuestos:

Gráfico

Sobre los desafíos de implementar una fiscalización más eficiente, los expertos revelan que: “Actualmente, al analizar e intentar comprender la información que hay en los sistemas, no hay un marco que se adapte completamente a todos los tipos de negocios. Se debe pensar en los elementos que faltan, en cómo mejorar el marco jurídico y lograr que el conjunto de contribuyentes que no están en el marco legal, sean adheridos en su totalidad”.

“Nos encontramos ante la falta de políticas públicas internas claras, aunque se juega con políticas globales como lo son las 40 recomendaciones del GAFI y el BEPS. Es preocupante el tema de la ejecución, hablar de mover las Secretarías fuera de la CDMX genera incertidumbre porque no tenemos conocimiento de quiénes se quedan a cargo a niveles locales”.

 

REFORMA FISCAL DE EEUU

La Reforma Fiscal de EEUU prevé no solo la baja de tasa de impuestos, sino el endurecimiento de mecanismos de fiscalización. De manera general, hay incertidumbre sobre el posicionamiento de AMLO en cuanto a una posible respuesta a la reforma fiscal estadounidense. De manera inmediata y como acción preventiva, algunas empresas transnacionales revelaron haber frenado las inversiones en México debido a las nuevas tarifas. Específicamente para empresas de tecnología, también hay un temor de que se aplique la “Tasa Netflix”.

Además, “En temas de política exterior, sumaría la parte macroeconómica relacionada con un cambio de presidencia. Potencialmente, pudiéramos tener un impacto en incremento de precios debido a las tasas arancelarias. Ante un ambiente financiero volátil, donde pudiera haber inflación y paridad cambiaria importante, los principales puntos de atención de los fiscalistas son: monitorear el ajuste inflacionario como una ganancia inflacionaria en papel que puede ocasionar un impuesto a las empresas; y, en el caso de que sea una empresa dolarizada, monitorear la ganancia cambiaria, que se asimila a un interés y no se acumula para efectos fiscales con base al flujo. En papel, la empresa tendrá una ganancia que generará el 30% de los impuestos a las empresas”.

 

EXPECTATIVAS PARA EL NUEVO SEXENIO

Como contribuyentes, los expertos esperan políticas públicas más claras, simplificación de la carga administrativa y materialización de la fiscalización. Como resultado de una nueva administración, los expertos prevén:

  • Mayor fiscalización de la empresa
  • Más transparencia y trazabilidad de la información mediante el uso de la tecnología
  • Endurecimiento de los procesos de auditoria
  • Extinción de regímenes especiales
  • Aumento de IEPS
  • Reforma, cambios y/o ajustes fiscales a mitad de sexenio

“Las autoridades han endurecido sus procesos de fiscalización y, gracias a la automatización, ésta será más conectada e inmediata. La transparencia estará mucho más presente en el país. En consecuencia, las empresas deben prepararse en el mismo sentido”, Ricardo Castro, Especialista en Innovaciones en Tecnología Tributaria en Thomson Reuters.