Fuente: http://www.diariojudicial.com/nota/80072/penal/la-pasion-del-meme.html

D.C.D., un jóven de 24 años que subió a su cuenta de Instagram un “meme” del Cristo de la Amargura pero en lugar de la imágen de la figura religiosa se encontraba su rostro, admitió su cupabilidad ante el Juzgado de lo Penal número 1 de Jaén y fue condenado al pago de una multa de 480 euros por ser considerado autor de delitos “contra los sentimientos religiosos”.

Según informan medios españoles, la causa se inició con una denuncia de la Cofradía de Jaén a mediados de 2017,luego de que solicitara al jóven que retire el fotomontaje por considerarlo “ofensivo”.

De acuerdo con lo detallado por la agencia Europa Press, ante la admisión de culpabilidad, la fiscalía actuante decidió disminuir el grado de la pena solicitada en un principio: una multa de 2.160 euros que podía ser sustituida por 180 dias de prisión de efectivo cumplimiento en caso de no pagarse.

En su acusación, el Ministerio Público Fiscal sostuvo que el “meme” resultó ser una “vergonzosa manipulación del rostro de la imagen” de Cristo, que demostraba un”manifiesto desprecio y mofa hacia la cofradía con propósito de ofender”.

Conocida la noticia de la condena, en las redes sociales se multiplicaron los “memes”imitando la conducta del jóven condenado.Similar a lo que ocurrió con el caso de Mario Costeja González, quien le ganó un juicio a Google por “derecho al olvido” pero terminó siendo famoso por ello.