Prioridad de paso en un cruce de calles. Regla y excepciones

La Cámara confirmó una sentencia que atribuyó el 70% de responsabilidad por un accidente de tránsito al automovilista que embistió a un rodado en una bocacalle.

 

Sumarios

Un automovilista que embistió a un rodado que había comenzado a cruzar la bocacalle por la izquierda y el conductor de este último, ambos conduciendo en exceso de la velocidad reglamentaria, son responsables por las consecuencias dañosas del suceso —en el caso, en un 70 y un 30%, respectivamente—,  pues, si bien el primero contaba con prioridad de paso, tal regla es relativa, puesto que nada lo autoriza a violar la reglamentación de tránsito que también debe cumplir, en especial, la obligación de reducir la velocidad cuando se llega a una bocacalle.

El hecho de contar con la prioridad de paso no exime al conductor que la tenga del necesario deber de prudencia al cruzar la bocacalle y de reducir la velocidad hasta su límite reglamentario al llegar a las esquinas, pues de lo contrario llegaríamos al absurdo de aceptar que un vehículo con tal prioridad se encuentra habilitado para circular arrasando todo lo que tiene a su paso.

 

Fallo

Expte. N° 5922/16 r.C.A.

Expte. N° 5963/17

2ª Instancia.- General Pico, septiembre 5 de 2017.

El doctor Pérez Ballester, dijo:

I. Antecedentes del caso: a. El día 29 de mayo de 2011 siendo aproximadamente las 10:30 hs. en la intersección que forman las calles 14 y 17 de esta ciudad ocurrió un accidente de tránsito en donde colisionaron dos automotores. Alejandro Valentín Rojas avanzaba por la calle 14 con dirección Sur a Norte conduciendo un automotor de su propiedad marca Volkswagen Gol 1.6, tipo Sedán 5 puertas, modelo año 2005, dominio …, y en la ocasión era acompañado por su esposa Miriam Adriana SOSA quien se encontraba en el asiento delantero del lado del acompañante. Este vehículo en la fecha en que ocurrió el siniestro se encontraba asegurado en “Zurich Argentina Compañía de Seguros SA”. Por la calle 17 con dirección Este a Oeste circulaba Juan José Vaigant conduciendo el vehículo marca Renault, modelo Renault 11 TS, tipo Berlina 5 puertas, modelo año 1987, dominio: N° … Al momento del accidente el titular registral de dicho automotor era el Sr. José Luis Vaigant (padre del conductor). Este vehículo en la fecha en que ocurrió el siniestro se encontraba asegurado en “Liderar Compañía General de Seguros SA”.

b. Como la acompañante Miriam Adriana Sosa sufrió lesiones físicas en el accidente, se originó la causa penal Expte. N° 1389/14 en donde se imputó a los dos conductores: Alejandro Valentín Rojas y Juan José Vaigant, aunque en la misma no se alcanzó a dictar sentencia dado que con el acuerdo de todos los involucrados y la conformidad del Ministerio Fiscal se decidió no proseguir con la acción penal impetrada contra los dos mencionados por aplicación del criterio de oportunidad (art. 15, Cód. Procesal Penal).

c. El accidente referido originó dos juicios ordinarios por Daños y Perjuicios, en los cuales en la primera instancia se dictó sentencia única. A Saber:

1. “Sosa Miriam A. y Otro c. Vaigant Juan J. y Otro s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.774/13; y 2. “Vaigant José L. c. Rojas Alejandro V. s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.789/13.

Sin perjuicio de lo que se dirá más adelante respecto de las pretensiones introducidas por las partes en cada proceso y lo resuelto por el a quo en cada uno de ellos, cabe adelantar desde ahora que, con respecto a la atribución de responsabilidad en el hecho dañoso, el sentenciante le asignó a Juan José Vaigant en su carácter de conductor del Renault 11, el 70% de responsabilidad y el restante 30% se lo asignó a Alejandro Valentín Rojas en su carácter de conductor del Volkswagen Gol, decisión que resulta aplicable obviamente a ambos juicios.

1. “Sosa Miriam A. y Otro c. Vaigant Juan J. y Otro s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.774/13:

1.1. Demanda: Miriam Adriana Sosa y Alejandro Valentín Rojas, promovieron demanda por daños y perjuicios contra Juan José Vaigant (en su carácter del conductor del Renault 11) y contra José Luis Vaigant (en su carácter de titular registral del Renault 11 que conducía su hijo). Miriam Adriana Sosa reclamó el pago de los rubros indemnizatorios siguientes: 1. Incapacidad sobreviniente; 2. Daño moral; 3. Lucro Cesante; y 4. Privación uso automotor y/o gastos de transporte. Por su parte el actor Alejandro Valentín Rojas, en su carácter de propietario del vehículo marca Volkswagen Gol, afirmando que el mismo no podía ser reparado en virtud de los daños estructurales sufridos, reclamó el valor de su vehículo. En todos los casos con más intereses. Solicitaron la citación en garantía de Liderar Compañía General de Seguros SA en los términos del art. 118 de la ley 17.418 (ver demanda de fs. 107/111).

1.2. Contestaciones de demanda: José Luis Vaigant (titular registral) contestó la demanda a fs. 122/128, y lo propio hizo su aseguradora Liderar Compañía de Seguros SA, quien contestó la citación en garantía a fs. 135/141. Ambas partes solicitaron se rechace la demanda con costas. Juan José Vaigant (conductor) con otro letrado patrocinante, contestó la demanda a fs. 142/146 y solicitó su rechazo con costas.

1.3. El juez de grado dictó sentencia única que en estas actuaciones se glosó a fs. 426/449. En este proceso falló del modo siguiente: a. que el caso debía ser resuelto conforme normas del derogado Cód. Civil; b. Responsabilidad en el evento dañoso: le asignó al codemandado Juan José Vaigant en su carácter de conductor del Renault 11, el 70% de responsabilidad, porcentaje de responsabilidad que alcanza también al codemandado José Luis Vaigant en su carácter de titular registral del Renault 11; y el restante 30% se lo asignó al actor Alejandro Valentín Rojas; c. Rubros indemnizatorios admitidos: Para la actora Miriam Adriana Sosa: 1. Lucro cesante: lo rechazó en todas sus partes; 2. Incapacidad sobreviniente: $348.000,00. 3. Privación de Uso y/o Gastos de Transportes: $3.500,00; y 4. Daño Moral: $30.000,00. Monto total admitido para la actora Sosa $381.500,00; d. Para el actor Alejandro Valentín Rojas: el rubro “valor del automotor” lo admitió en la suma de $23.100,00; e. dicha condena se hizo extensiva a la aseguradora “Liderar” Compañía de Seguros SA.

1.4. Apelaciones: 1. Apeló Liderar (fs. 457) y José Luis Vaigant (fs. 458). Liderar expresó agravios a fs. 469/471, los que fueron contestados por la parte actora a fs. 473/474. José Luis Vaigant expresó agravios a fs. 484/485, los que fueron contestados por la parte actora a fs. 489/490; 2. Apeló Juan José Vaigant (fs. 460), quien expresó agravios a fs. 496/498, los que fueron contestados por la parte actora a fs. 500/501; 3. Apelaron los actores Sosa y Rojas (fs. 461), quienes expresaron agravios a fs. 509/514, los cuales fueron contestados por el demandado Juan José Vaigant a fs. 518/520; y por la aseguradora Liderar a fs. 523/525.

2. “Vaigant José L. c. Rojas Alejandro V. s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.789/13.

2.1. Demanda: José Luis Vaigant en su carácter de propietario del automotor marca Renault 11 TS, modelo año 1987, dominio: N° …, promovió demanda por daños y perjuicios contra Alejandro Valentín Rojas, reclamando el pago de una indemnización de $31.359,60. Afirmó que el accionado Rojas fue el único responsable del accidente, reclamó el pago de los rubros siguientes: 1. Gastos reparación del automotor; 2. Gastos de traslado – Costo grúa; 3. Privación del uso del automotor; y 4. Disminución del valor venal. En todos los casos con más intereses. Solicitó la citación en garantía de Zurich Argentina Compañía de Seguros en los términos del art. 118 de la ley 17.418 (ver demanda de fs. 11/15).

2.2. Contestaciones de demanda: la aseguradora Zurich Argentina Compañía de Seguros SA, contestó la citación en garantía a fs. 51/54. Alejandro Valentín Rojas contestó la demanda a fs. 97/99. Ambas partes solicitaron se rechace la demanda con costas.

2.3. El juez de grado dictó sentencia única que en estas actuaciones se glosó a fs. 244/267. Admitió la demanda en la suma de $6.667,08 con más intereses. Falló del modo siguiente: a. Responsabilidad en el evento dañoso: le asignó al codemandado Juan José Vaigant en su carácter de conductor el Renault 11, el 70% de responsabilidad y el restante 30% se lo asignó al actor Alejandro Valentín Rojas; b. admitió los rubros y montos siguientes: 1. Reparación del automotor: $5.784,00; 2. Gastos de grúa de traslado: lo admitió en la suma de $58,08; 3. Privación de uso del automotor: $825,00; 4. Disminución del valor venal: el rubro fue rechazado en su totalidad. c. dicha condena se hizo extensiva a la aseguradora Zurich Argentina Compañía de Seguros SA.

2.4. Apelaciones: 1. Apeló Zurich Argentina Compañía de Seguros SA (fs. 271), quien expresó agravios a fs. 283/284, los que fueron contestados por el actor Vaigant a fs. 286/287; y por el demandado (asegurado) Rojas a fs. 293; 2. Apeló el actor José Luis Vaigant (fs. 274), quien expresó agravios a fs. 295/298, los que fueron contestados por el accionado Rojas a fs. 302/306; 3. Apeló el demandado Alejandro Valentín Rojas (fs. 275), quien expresó agravios a fs. 311/316, los que fueron contestados por el actor Vaigant a fs. 318/320. Zurich Argentina Compañía de Seguros SA manifestó su adhesión a los agravios de su asegurado Rojas (fs. 322).

II. Los Recursos:

1. Como ya se dijo, el juez de grado en la producción del evento dañoso le atribuyó el 70% de responsabilidad a Juan José Vaigant en su carácter de conductor del Renault 11, y el restante 30% se lo asignó al actor Alejandro Valentín ROJAS en su carácter de conductor del Volkswagen Gol. Ello motivó la apelación de todas las partes en ambos expedientes. A saber: a) “Sosa Miriam A. y Otro c. Vaigant Juan J. y Otro s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.774/13 (Expte. 5963/17 r. C.A.):

Atribución de responsabilidad: a.1. la apelante Liderar Compañía de Seguros SA se agravia porque al conductor del Renault 11, Juan José Vaigant, el a quo les asignó un 70% de responsabilidad y al conductor del Volkswagen Gol, Alejandro Valentín Rojas el 30% restante. Dice que el Sr. Vaigant tenía absoluta prioridad de paso, conforme lo establece el art. 41 de la LNT, por circular por la derecha y por una avenida, y que a pesar de ello el juez le atribuye el 70% de la responsabilidad en el evento dañoso, cuando fue Rojas quien no respetó la prioridad de paso, quien además, como el propio juez lo señaló en la sentencia recurrida, Rojas se dispuso a cruzar la bocacalle sin poner la debida atención. Luego de hacer algunas consideraciones dice que, para el caso de confirmar la responsabilidad concurrente de ambos conductores, solicita que este tribunal de alzada reajuste los porcentajes de responsabilidad a sus justos límites (ver expresión de agravios de fs. 469/471). a.2. El apelante, asegurado José Luis Vaigant expresó agravios a fs. 484/485 en similares términos al que lo hizo su aseguradora Liderar. a.3. El apelante Juan José Vaigant, conductor del Renault 11, se agravia porque se le adjudicó el 70% de responsabilidad en el siniestro y a Rojas el 30% restante. Entre otras cosas destaca que conforme lo dispone el art. 41 de la LNT, Vaigant contaba con la prioridad de paso por avanzar por la derecha, prioridad que es absoluta, afirmando que Rojas no respetó dicha prioridad de paso; critica también el decisorio recurrido porque el juez omitió aplicar la presunción que emana del art. 64 de la LNT la cual dispone que se presume responsable de un accidente al que carecía de prioridad de paso. Citando algunos precedentes de este tribunal de alzada que le darían la razón, afirma que el único responsable del accidente fue Rojas, por lo que pide se revoque la sentencia y así se decida (ver expresión de agravios a fs. 496/498). a.4. Por su parte los actores Sosa y Rojas, quienes expresaron agravios a fs. 509/514, se agravian porque a Rojas se le atribuyó el 30% de responsabilidad en el accidente y por los fundamentos que exponen dicen que debe modificarse la sentencia apelada y disponer que el único responsable del accidente fue Juan José Vaigant, conductor del Renault 11. b) Vaigant José L. c. Rojas Alejandro V. s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.789/13 (Expte. 5922/16 r.C.A.): Atribución de responsabilidad: b.1. la apelante Zurich Argentina Compañía de Seguros SA, quien expresó agravios a fs. 283/284, se agravia porque al conductor Rojas se le atribuyó el 30% de responsabilidad en el accidente, y para así decidir el a quo sostuvo que Rojas: 1) circulaba sin prestar atención al tránsito, y 2) además, porque no respetó la prioridad de paso de quien llega al cruce por la derecha. Con relación a la cuestión referida en el punto 1), cuestiona que el juez haya reconocido virtualidad probatoria a la declaración prestada por Rojas durante la confección del Acta de Inspección Ocular realizada por la policía, declaración que, dice, no tiene ningún valor probatorio. Entre otras cosas recuerda que Rojas fue imputado en sede penal y por lo tanto su declaración, para ser válida, no podía recogerse “in situ”, sino que debían respetarse todas las formalidades legales, teniendo en cuenta fundamentalmente que Rojas no tenía obligación de declarar ante la policía y que además, tenía el derecho de contar con la asistencia de su abogado defensor; y como si ello fuera poco, dijo que Rojas no firmó el acta en cuestión. Con relación a la cuestión referida en el punto 2), esto es que en la emergencia Rojas no respetó la prioridad de paso de quien llegaba al cruce por la derecha, la recurrente afirma que el juez incurrió en una verdadera incongruencia. El tal sentido dice que por un lado señala que Vaigant, a pesar de arribar al cruce desde la derecha, carecía de prioridad de paso en virtud de su gran exceso de velocidad, y por otro lado sostiene que Rojas no respetó la prioridad de paso de aquél. Ante dicha contradicción refiere la apelante que cabe preguntarse si Vaigant tenía prioridad o no. Al respecto afirma que Vaigant en la emergencia no tenía la prioridad de paso, puesto que dicha preferencia de paso sólo le hubiera correspondido en caso de circular reglamentariamente. Recuerda que la pericia determinó que el rodado que conducía Vaigant circulaba a una velocidad de 55,84 km/h, lo que significa que recorría 15,54 metros por segundo. Destaca que este aspecto es importante porque da a entender que en sólo 3 segundos el auto conducido por Vaigant recorrió 46,62 metros. De allí que se puede concluir que cuando Rojas llegó a la intersección de las calles (a la esquina), mirar hacia la derecha y no ver en las inmediaciones el Renault 11 en el cual avanzaba Vaigant y es por ello que inicia el cruce de la bocacalle sin imaginarse que desde lejos venía un auto a toda velocidad. Dice que ello no implicó distracción como lo sostuvo el a quo, sino que fue la realización de una conducta normal, habitual y óptima. En definitiva dice que Rojas no violó la prioridad de paso de nadie, y que tampoco iba desatento al tránsito y tampoco conducía distraído. Solicita se exima de toda responsabilidad a Rojas y a su aseguradora Zurich Argentina Compañía de Seguros SA (ver agravios a fs. 283/284, Expte. N° 5922/15). b.2. el actor José Luis Vaigant (propietario del Renault 11 que conducía su hijo) se agravia porque al conductor Juan José Vaigant el juez le atribuyó el 70% de responsabilidad en el evento dañoso y al otro conductor Rojas sólo el 30% de responsabilidad; se agravia porque el juez no aplicó correctamente el art. 41 de la LNT que reconoce la prioridad de paso a los conductores que avanzan por la derecha; además corresponde presumir que fue responsable del accidente de tránsito el conductor que carecía de prioridad de paso (art. 64, LNT). Cita en su apoyo algunos precedentes de este tribunal de alzada (Expte. 1764/01; 3222/05; 3391/06 r. C.A.). b.3. el demandado Alejandro Valentín Rojas, quien expresó agravios a fs. 311/316, se agravia porque el juez le atribuyó el 30% de la responsabilidad en la producción del siniestro y a Juan José Vaigant (conductor del Renault 11) el 70% restante y por los fundamentos que expresa dice que debe modificarse el fallo apelado y asignar el 100% de responsabilidad en la producción del accidente a Juan José Vaigant, fundamentalmente por el exceso de velocidad con el que conducía (Expte.N° 5922/16).

2. El fallo: el sentenciante para distribuir la responsabilidad del modo en que lo hizo, entre otros, esgrimió los fundamentos siguientes: tuvo presente lo relatado por el conductor Rojas ante la autoridad policial al confeccionarse el acta de inspección ocular que se encuentra glosada a fs. 1/3 de la causa penal (c.p.), destacando que esos dichos fueron ratificados en sede policial a fs. 26 (c.p.). Destacó también que el conductor Juan José Vaigant declaró en sede policial a fs. 17 (c.p.), y el juez le otorgó relevancia probatoria a dichas declaraciones por su espontaneidad (ver sentencia fs. 429). El a quodestacó que Rojas al declarar ante el Ministerio Fiscal el 08/08/2011, es decir después de haber transcurrido más de 60 días, introdujo a su versión originaria dos cuestiones novedosas, esto es, la presencia en la encrucijada momentos previos al accidente de una moto y una camioneta blanca, cuestión que los actores Rojas y Sosa también hicieron referencia en sus respectivas declaraciones de partes prestadas en este proceso (ver fs. 406, 1° y 409, 1°), no existiendo otro elemento de prueba que acredite la existencia de la motocicleta ni de la camioneta blanca. Criteriosamente el sentenciante, a los fines de determinar la dinámica del siniestro ignoró por completo la supuesta existencia de una moto y de una camioneta blanca. La cuestión no merece mayor análisis y ninguno de los recurrentes la mencionó en sus agravios.

El juez de grado, de acuerdo a lo que surge de la pericia accidentológica de fs. 314/319 y explicativas de fs. 360/365 (Expte. 5963/17 r.C.A.), tuvo por acreditado los extremos siguientes: 1. el Renault 11 que conducía Vaigant resultó ser el rodado embistente; y que no existió impacto impacto lateral de los automotores (ptos. 1° y 2°; punto c. de explicativas) 2. que al momento de producirse el impacto el Volkswagen Gol ya había traspasado la línea divisoria de carriles de la calle 17, mientras que el vehículo Renault 11 aún estaba a 2,40 metros de la línea divisoria de los carriles de la calle … (pto. …°); 3. que la velocidad preimpacto mínima comprobable del automotor Renault 11 alcanzó los 55,94 km/h (punto 5°); y 4. que en lo que respecta a la mecánica del accidente el perito accidentólogo dijo que: “… en el momento en que el señor Rojas había sobrepasado con su automotor la línea media de la calle 17, es impactado sobre el lateral derecho de su automotor por el vehículo conducido por Vaigant, a una velocidad superior a los 56 km/h…” (pto. 6°, fs. 319). Dichas afirmaciones no fueron cuestionadas por ninguna de las partes apelantes. Sin perjuicio de que Vaigant contaba con la prioridad de paso por avanzar por la derecha (art. 41, LNT), el juez citando jurisprudencia de este tribunal de alzada, sostuvo que nada autorizaba a Vaigant a cruzar la intersección de calles a velocidad superior que la permitida por el art. 20 inc. “a” del Código de Tránsito Local (20 km/h). Destacó que Vaigant en su declaración de parte de fs. 326, admitió haber visto el Volkswagen Gol conducido por Rojas a unos 10 ó 15 metros antes del impacto (13° ampliación) y que no accionó los frenos de su vehículo “… porque tenía prioridad de paso y pensé que me iba a dar paso y ahí es donde realiza la maniobra y me quedé perplejo…” (14° ampliación). Le asignó a Vaigant el 70% de responsabilidad.

Con respecto a la responsabilidad de Rojas el juez entendió que Rojas al iniciar el cruce no divisó o no observó a tiempo la presencia del rodado que avanzaba por la calle 17, por lo que el a quo le enrostró haber comenzado el cruce “… sin la debida atención y precaución que la situación exigía (art. 39 inc. “b” de la LNT). Le asignó a Rojas el 30% de responsabilidad.

3. El art. 41 de la LNT 24.449 dispone que todo conductor debe ceder siempre el paso en las encrucijadas al que cruza desde su derecha, para luego agregar la “… prioridad del que viene por la derecha es absoluta…”, y que sólo se pierde en los supuestos que la misma norma menciona en sus siete incisos (“a” al “g”).

Sin dudas el principio que establece la norma es que cuenta con prioridad de paso en la bocacalle el vehículo que desemboque en el cruce desde la derecha. Se puede coincidir que se trata de un principio por demás razonable tendiente a ordenar del algún modo el tránsito de los automotores, y que parte de la doctrina y variada jurisprudencia la ha rescatado o definido como regla de oro a aquélla que otorga prioridad de paso al vehículo que circula a la derecha del otro.

Ahora bien, a pesar de la literalidad de la norma, en modo alguno puede afirmarse seriamente que dicho principio sea absoluto.

La prioridad de paso contiene la regla que pasa primero el de la derecha antes que el de la izquierda, y lo primero que podría decirse al respecto es que es una presunción favorable al que la observa y adversa al que viola dicha regla. Sin embargo se trata de una regla relativa puesto que quien cuenta con la prioridad de paso nada lo autoriza a violar la reglamentación de tránsito que también debe cumplir, en especial, la obligación de reducir la velocidad a 20 Km/h cuando se llega a una bocacalle, velocidad mínima y obligatoria que debe ser respetada por todos los conductores que se disponen a cruzar una bocacalle en el sector urbano, obligación que rige tanto para el que se aproxima por la derecha como para el que lo hace por la izquierda.

Obviamente, la regla de la “prioridad de paso” no debe apreciarse aisladamente ni en abstracto desvinculada de las circunstancias imperantes, en un compartimiento estanco, sino que depende de diversos aspectos de hecho que deben ser evaluadas en cada caso en concreto y debe ser aplicada en el contexto general de las normas de tránsito.

El hecho de contar con la prioridad de paso no exime al conductor que la tenga del necesario deber de prudencia al cruzar la bocacalle, de reducir la velocidad hasta su límite reglamentario al llegar a las esquinas, debiendo en todo momento tener el más absoluto dominio de su vehículo —lo que implica poder frenarlo totalmente de resultar necesario— atendiendo todas las contingencias del tránsito y respetando sus reglas, y en definitiva debe actuar con la cautela y pericia necesaria frente a las distintas alternativas y complejidades que habitualmente se presentan en la circulación de los automotores. De lo contrario llegaríamos al absurdo de aceptar que un vehículo con “prioridad de paso” se encuentra habilitado para circular arrasando todo lo que tiene a su paso.

De acuerdo a lo señalado y partiendo del concepto de que la regla de la prioridad de paso contenida en el art. 41 de la LNT se trata de una prioridad que forma parte de un ordenamiento lógico del tránsito, numerosa jurisprudencia, inclusive este tribunal de alzada con su anterior composición, ha sostenido en el tiempo que la prioridad de paso no autoriza a efectuar desaprensivamente el cruce de la calle, la regla derecha antes que la izquierda no representa un bill de indemnidad que autorice al que aparece a la derecha de otro vehículo a arrasar con todo lo que se encuentre a la izquierda.

Podría decirse que la “prioridad de paso” cede si el embistente circulaba a excesiva velocidad y advirtió la presencia del otro rodado cuando se encontraba en medio de la bocacalle donde ocurrió el siniestro. Esta es la situación en la que, sin dudas, se encontró Juan José Vaigant guiando el Renault 11 al producirse el siniestro, como bien lo destacó el juez. También se ha afirmado en forma reiterada, lo que en principio se comparte, que la prioridad del que circula por la derecha solo juega cuando ambos vehículos se han presentado en el cruce en forma simultánea, mas no si el que venía por izquierda (en el caso Rojas) estaba considerablemente adelantado. Sin embargo, no puede ignorarse que en el caso que nos ocupa, Rojas, que avanzaba por la izquierda y sin contar con prioridad de paso, ingresó o comenzó a cruzar la bocacalle con exceso de velocidad, según lo determinado por la pericia accidentológica, y, evidentemente no se percató que por la calle 17 avanzaba a excesiva velocidad el Renault 11 que conducía Vaigant; y/o si lo vio, estimó erróneamente que tenía tiempo de pasar primero por la encrucijada.

Sin dudas la conducta de Rojas también contribuyó concausalmente en la producción del evento dañoso: no disminuyó la velocidad a la reglamentaria que en la emergencia era de 20 km; por lo que ingresó a la bocacalle con exceso de velocidad contribuyendo dicha circunstancia a colocarse en posición de ser embestido por el Renault 11 que conducía Vaigant a excesiva velocidad, impactando sobre el lateral derecho del vehículo Volkswagen Gol que conducía Rojas (ver fotografía de fs. 361, Expte. 5963/17), y según se afirmó en la pericial accidentológica, Vaigant al momento de chocar conducía el Renault 11 “… a una velocidad superior a los 56,00 Km/h…” (ver fs. 319, Expte. 5963/17). En base a todo lo dicho, y teniendo en cuenta las circunstancias concretas del caso, entiendo que la decisión del juez de grado de atribuir el 70% de responsabilidad al Sr. Juan José Vaigant y el restante 30% al Sr. Alejandro Valentín Rojas, luce acertada y debe ser confirmada.

4. En los autos: Vaigant José L. c. Rojas Alejandro V. s/ Ordinario”, Expte: N° C-41.789/13 (Expte. 5922/16 r.C.A.), el actor José Luis Vaigant (fs. 274), quien expresó agravios a fs. 295/298, también se quejó (2° Agravio) porque el juez al estimar el rubro “Reparación del Automotor”, descontó del importe que vale el automotor Renault 11, que según pericia sería de $26.000, la suma que aproximadamente pudiera obtener el actor por el desguace del automotor en cuestión y reduce el rubro a la suma de $19.280,00. Dice el apelante que es correcto que indemnice sobre el valor total del vehículo (como bien lo decidió el juez) y no sobre el valor de la reparación del mismo dado que su costo es muy superior. Pero sostiene que no es correcto que se descuente de ese valor, lo que podría llegar a sacar el propietario Vaigant por el desguace del rodado, cuestión ni pretensión que en modo fue introducida al proceso por el accionado Rojas. En definitiva dice que se acepte el agravio, se considere el valor total del rubro “Reparación de automotor” se admita en la suma de $26.000 y ajustarlo luego en base a responsabilidad que se le atribuya a Rojas en el siniestro (ver expresión de agravios de fs. 295/298, Expte.N° 5922/16). En el proceso quedó acreditado que el costo de reparación del Renault 11 siniestrado era mayor al valor que tenía un automóvil similar en el mercado del usado. Si la reparación del vehículo se torna antieconómica o excesivamente onerosa, en virtud de su estado de destrucción, ello genera el derecho del damnificado de obtener una indemnización de dinero suficiente que le permita adquirir en el mercado un automóvil similar, dado que la indemnización tiende a reponer las cosas al estado anterior al daño. Ahora bien, el damnificado conserva el rodado siniestrado del que puede obtener un valor por su venta como rezago, y/o chatarra, valor hipotético que debe ser descontado, ya que si no podría haber un enriquecimiento indebido del damnificado. Por lo dicho, lo decidido por el sentenciante, además de ser razonable, se ajusta a derecho, motivo por el cual el agravio se rechaza.

5. Conclusión: I. Expte. N° 5963/17 r.C.A.: se rechazan los recursos de apelaciones interpuestos por: 1. Liderar Compañía de Seguros SA a fs. 457; 2. José Luis Vaigant a fs. 458; 3. Juan José Vaigant a fs. 460, y 4. los actores Miriam Adriana Sosa y Alejandro Valentín Rojas a fs. 461.

II. Expte.N° 5922/16 r.C.A.: se rechazan los recursos de apelaciones interpuestos por: 1. ZURICH Argentina Compañía de Seguros SA a fs. 271; 2. el actor José Luis Vaigant a fs. 274; y 3. el demandado Alejandro Valentín Rojas a fs. 275.

III. Las costas de la alzada, se imponen del mismo modo que se impusieron en la primera instancia, cuestión que no mereció agravios de las partes recurrentes.

Así voto.

El doctor Rodríguez, dijo:

Por sus fundamentos, adhiero al voto del colega preopinante.

En consecuencia, la Sala A de la Cámara de Apelaciones resuelve: I) Exp. 5922/16: a) Rechazar los recursos de apelación interpuestos a fs. 271 por la tercera citada en garantía Zurich Argentina Compañía de Seguros SA, a fs. 274 por el actor José Luis Vaigant, y a fs. 275 por el demandado Alejandro Valentín Rojas. b) Imponer las costas de alzada del mismo modo en que se impusieron en el fallo de primera instancia. c) Regular los honorarios de segunda instancia de los Dres. E. A. F., R. J. M. y A. P. D. en el 30% de los fijados en el punto IV de la parte resolutiva del fallo apelado (fs. 266v.) , más el IVA si correspondiere. II) Exp. 5963/17: a) Rechazar los recursos de apelación deducidos a fs. 457 por la tercera citada en garantía Liderar Compañía General de Seguros SA, a fs. 458 por el codemandado José Luis Vaigant, y a fs. 460 por el demandado Juan José Vaigant. b) Imponer las costas de alzada del mismo modo en que se impusieron en el fallo de primera instancia. c) Regular los honorarios de segunda instancia de los Dres. R. J. M., M. M. y E. A. F. en el 30% de los fijados en el punto IV de la parte resolutiva del fallo apelado (fs. 259 y vta.), más el IVA si correspondiere. Protocolícese, notifíquese y oportunamente devuélvase al juzgado de origen.  — Alejandro Pérez Ballester. — Rodolfo F. Rodríguez.

Esta entrada fue publicada en Jurisprudencia. Guarda el enlace permanente.