Fernández, Luis O.

I. Quebrantos del impuesto cedular.— II. Quebrantos específicos de tercera categoría.— III.
Quebrantos de fuente extranjera.

En la materia se ha mantenido algunas de las disposiciones existentes, mientras que otras
han sido modificadas o agregadas.

Entre las primeras se mantienen:
a) el régimen tradicional de compensación de los resultados netos obtenidos durante el
período, dentro y entre las distintas categorías. Con buen criterio muchas de las normas
relativas a esta compensación, que actualmente obran en el decreto reglamentario, se han
establecido en la ley, lo cual facilita la autoridad y claridad de las mismas.
b) La posibilidad de deducir el quebranto impositivo sufrido en un período, de las
ganancias que se obtengan en los 5 períodos fiscales siguientes, agregándose que el cómputo
se realiza de acuerdo con lo dispuesto del Código Civil y Comercial de Nación.
c) La actualización de los quebrantos mediante el índice de precios al por mayor, nivel
general.
d) Cuando en la compensación de ganancias y pérdidas en alguna categoría se produzca
un quebranto, la imputación del mismo se realizará en el siguiente orden: segunda, primera,
tercera y cuarta sucesivamente. La disposición es la misma, con la ventaja que ahora obra en
la ley y no en el reglamento. También se mantiene vigente la imposibilidad de considerar
pérdida los importes de las deducciones personales incluidas en el art. 23, en la medida en
que superen a la ganancia neta.
e) La compensación de los quebrantos de fuente extranjera con ganancias de la misma sin
fuente, con pequeños cambios en la redacción.
f) Los quebrantos derivados de derechos y obligaciones emergentes de contratos
derivados, excepto operaciones de cobertura. En lo que hace a estas últimas, el concepto de
efectos de las futuras fluctuaciones de precios o tasas del mercado, “sobre los resultados” se
amplia para comprender también a los “bienes y deudas” de la o las actividades económica
principales.
g) Los quebrantos experimentados a raíz de actividades vinculadas con la exploración y
explotación de recursos naturales vivos y no vivos, desarrolladas en la plataforma continental
y en la zona económica exclusiva de la República Argentina incluidas las islas artificiales,
instalaciones y estructuras establecidas en dicha zona, solo podrán compensarse con
ganancias netas de fuente argentina. Se trata de una transcripción casi textual del art. 33 del
decreto reglamentario.
h) Los quebrantos provenientes de actividades cuyos resultados se consideran de fuente
extranjera solo se podrán compensar con ganancias de la misma índole. Una norma similar
existe el sexto párrafo del actual art. 19, solo que esté se refiere a “…resultados que no deban
considerarse de fuente argentina” siendo más precisa la redacción del proyecto de reforma.
Las normas modificadas o agregadas son las siguientes:
Como regla general, se ha dispuesto que “No serán compensables los quebrantos
impositivos con ganancias que deban tributar el impuesto con carácter único y definitivo ni
con aquellas comprendidas en el Capítulo II del Título IV”, de estas últimas se hablará
Página 1 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
seguidamente y, respecto de las primeras, tal manda estaba en el cuarto párrafo del art. 32 del
reglamento referida “a ganancias qué deban tributar el impuesto carácter definitivo”; más allá
del agregado del término “único” que el otorga mayor precisión, pareciera que se trata de una
afirmación redundante, ya que el carácter único y definitivo del pago está indicando que se
trata de un impuesto instantáneo, cuyo presupuesto de hecho se agota en un determinado
momento y ha finalizado por ello la relación jurídico tributaria, por lo cual sus resultados son,
en principio, fijos, inamovibles e independientes de todo otro hecho imponible o
compensación.
Además, la nueva norma regula en forma separada, los quebrantos según el sujeto que los
obtenga. Comienza refiriéndose a los de personas humanas y sucesiones indivisas; al respecto
deben considerarse, como se verá luego, las normas de quebrantos específicos para empresas
unipersonales ubicadas en el país.
I. Quebrantos del impuesto cedular
Seguidamente se procede a separar, dándole carácter de quebrantos específicos, a los que
se originen en las operaciones del nuevo capítulo II del título IV de la ley, que establece un
impuesto cedular sobre las ganancias que seguidamente se detallan.
Este tributo tiene como sujeto a las personas humanas y sucesiones indivisas y se
encuentran comprendidas en el mismo todas sus ganancias de fuente argentina; las de fuente
extranjera están incluidas en el régimen general, por lo que sus quebrantos también lo estarán
El último párrafo del art. 19 del proyecto de reforma, establece que de generarse
quebrantos por este tipo de inversiones y operaciones, estos resultaran de naturaleza
específica, debiendo compensarse exclusivamente con ganancias futuras de su misma fuente
y clase. Agrega luego que se entiende por clase a las ganancias comprendidas en cada uno de
los artículos del Capítulo II de la ley.
El art. (I) citado comprende a las ganancias netas derivadas o resultados en concepto de
intereses o la denominación que tuvieren, rendimientos o productos de la colocación de
capital en el caso de valores o de intereses originados en depósitos de plazo fijo en
instituciones financieras.
Este artículo también se aplicará a la ganancia del beneficiarios del exterior con la
siguiente alternativa: sí el residente y los fondos provienen de países cooperantes, en tanto la
ganancia no se encuentre exenta (1), el impuesto del 5% o 15%, según la inversión, se
aplicará sobre ganancia presunta establecida en el art. 93. O sea esta es una excepción al
aspecto subjetivo del presente tributo.
El art. (II) del capítulo incluye los intereses (o rendimientos) y descuentos o primas de
emisión de acciones y tiene diversas disposiciones relacionadas con los intereses corridos o
implícitos que estén contenidos en los precios de venta o de compra; ello resulta en que
regula situaciones distintas en función de los parámetros anteriores y la duda es si cada una
de estas situaciones, es una “clase” de las que menciona el art. 18 del proyecto, ya que de ser
así, esto implicaría considerar para cada caso un quebranto específico; esto es aclarado por el
artículo diecinueve que expresamente dispone, como antes se dijera, que se entiende por
clase al conjunto de las ganancias comprendidas en cada uno de los artículos del cap. ii que
aquí se analizan.
El art. (III) del capítulo alcanza a los dividendos y utilidades asimilables, comprendidas en
el art. 46, siendo los primeros todos los dividendos, en efectivo y especie, excepto acciones
liberadas, y los provenientes de revalúos o ajustes, no originados en utilidades líquidas y
realizadas e incluyendo a los provenientes del rescate de acciones y primas de emisión.
Página 2 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
Por su parte, las llamadas utilidades asimilables, son las que distribuyan a sus socios las
sociedades de responsabilidad limitada y en comandita, las asociaciones fundaciones y otros
entes, en tanto no tengan otro tratamiento impositivo, los fideicomisos y fondos comunes de
inversión que son sujeto del tributo y las sociedades de personas que hayan optado por
incluirse en el art. 69. El artículo agregado a continuación del 46 es el que contiene las
presunciones de puesta a disposición de dividendos y utilidades.
Por su parte el art. (IV) del capítulo alcanza las operaciones de enajenación de acciones,
títulos públicos y valores y, respecto de los distintos tipos de las especies reguladas, cabe
decir que todas, en función de lo antedicho, conforman una sola clase.
Por último el art. (V) incluye a los resultados de personas humanas y sucesiones indivisas
obtenidos por la enajenación y transferencia derechos sobre inmuebles situados en Argentina.
Para estas ganancias, existe también una deducción especial, la que no podrá dar lugar
quebranto.
II. Quebrantos específicos de tercera categoría
Son los relativos a ciertos sujetos de esta categoría, constituidos o ubicados en el país
mencionados en el art. 49: sociedades de capital y demás sociedades, fideicomisos en los que
el fiduciante sea beneficiario (con las excepciones allí mencionadas) empresas unipersonales,
auxiliares del comercio del inc. e) y actividades profesionales u oficios que se complementen
con una explotación comercial o viceversa.
Para los sujetos citados constituyen quebrantos específicos los siguientes:
a) La enajenación de acciones, valores representativos y certificados de depósito de
acciones y demás valores, cuotas y participaciones sociales —incluidas cuotapartes de fondos
comunes de inversión y certificados de participación de fideicomisos financieros y cualquier
otro derecho sobre fideicomisos y contratos similares—, monedas digitales, títulos, bonos y
demás valores, cualquiera sea el sujeto que las obtenga. Algunas de estas operaciones
figuran, alcanzando incluso a otros sujetos, en el sexto párrafo in fine el art. 32 del decreto
reglamentario.
b) La realización de las actividades a las que alude el segundo párrafo del art. 69 o sea las
rentas derivadas de la explotación de juegos de azar.
III. Quebrantos de fuente extranjera
Se rigen por el art. 134 de la y aquí también se han mantenido algunas disposiciones y
agregado otras nuevas. Dentro de las primeras se cuentan:
a) Compensación dentro de cada categoría y entre categorías de los resultados
provenientes de todas las fuentes ubicadas en el extranjero y los establecimientos
permanentes en el exterior de residentes del país. Se mantiene el sistema de compensación
global, no país por país, de las ganancias de fuente extranjera.
b) El quebranto no compensado podrá imputarse contra ganancias de la misma índole en
los cinco años siguientes, se agrega que el cómputo se realizará según lo previsto en el
Código Civil y Comercial de la Nación. Transcurrido este periodo el quebranto restante no
podrá ser objeto de compensación alguna.
c) Si de la compensación anterior o después de la deducción de quebrantos de ejercicios
anteriores, resultara una ganancia neta, se imputarán contra ella las pérdidas de fuente
argentina cuya imputación a las ganancias netas de esa fuente y del mismo año fiscal, no
hubiere sido posible.
En cuanto a novedades, se establecen como quebrantos cedulares o específicos los
Página 3 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
provenientes de la enajenación de acciones, valores representativos y certificados de depósito
de acciones y demás valores, cuotas y participaciones sociales —incluyendo fondos comunes
de inversión o entidades con otra denominación que cumplan iguales funciones y
fideicomisos o contratos similares—, monedas digitales, títulos, bonos y demás valores,
cualquiera fuera el sujeto que los experimente, por lo que solo podrán computarse contra las
utilidades netas de la misma fuente y que provengan de igual tipo de operaciones.
Aquí no hay referencia a la clase de operaciones, ya que ese concepto se relaciona con
algunas de las rentas del Capítulo II del Título IV del proyecto (2) mientras que estas son las
alcanzadas por el art. 61 del proyecto citado que se refiere a las ganancias de fuente
extranjera de personas humanas y sucesiones indivisas que sean residentes.
Por su parte, debe advertirse que no se regulan los quebrantos obtenidos por residentes del
exterior, en operaciones incluidas en el art. (V) del impuesto cedular, habida cuenta de
tratarse de rentas comprendidas en el Título V de la ley atinente a beneficiarios del exterior.
Además existen limitaciones adicionales a la compensación, ya que el art. 135 del
proyecto dispone que los quebrantos de fuente argentina, originados en las inversiones y
operaciones del Capítulo II del Título IV, o sea las de los cinco artículos del mismo, no
podrán compensarse contra ganancias de fuente extranjera del mismo tipo de operaciones, ni
tampoco con los quebrantos generales de fuente argentina, que no pudieran haberse
compensado con ganancias de esta última fuente.
(1) El art. 20 inc. w) genéricamente exime para beneficiarios del exterior los resultados de
la compraventa de valores que se realicen a través de bolsas y mercados de valores, títulos
públicos obligaciones negociables y valores o certificados emitidos en el exterior en tanto el
beneficiario del exterior y los fondos invertidos provengan de países colaboradores. Para
conocer con precisión esta exención se recomienda a estudiar detalladamente el artículo
citado.
(2) Son las ganancias de fuente argentina de personas humanas y sucesiones indivisas
residentes en el país, detalladas en los arts. (I), (II), (III) y (IV) del proyecto.