Fuente: https://www.cronista.com/finanzasmercados/Tecnologia-antifraude-crea-una-tarjeta-virtual-para-cada-operacion-20171012-0025.html

Poco a poco las billeteras móviles se van incorporando a la rutina de los consumidores. Y si bien se trata de una solución para contrarrestar un eventual robo de efectivo o fraude en la tarjeta, el usuario debe contar también con un respaldo en cuanto a la seguridad informática.

Un informe de Kaspery Lab calculó que en lo que va del año se registraron en América Latina al menos 1000 ataques a puntos de ventas a través de malwares (programa o código informático malicioso para dañar un sistema o causar un mal funcionamiento) de clonación de tarjetas. Y el número es potencialmente mayor cuando el ataque no es al Pos sino a los plásticos.

Por eso es que, con el fin de lograr un nivel de fraude cero, VeriTran ideó las tarjetas virtuales, una solución que permite la generación de datos dinámicos que sirven únicamente para realizar transacciones por un tiempo determinado y, en caso de no ser utilizado para la acción específica para la que fue creada, se vence y no permite hacer la compra o transferencia. Incluso se puede utilizar sin conexión a internet.

“Lo que ofrecemos es una solución que está implementada desde 2012 en México y que en Chile ya tiene 1,5 millones de usuarios, el 15% del total de la población que puede ser bancarizada. Generamos en los diferentes dispositivos móviles datos que son utilizados por única vez y que están atados a una determinada operación para un único momento: un número de tarjeta exclusivo para cada pago”, comentó Marcelo Fondacaro, director comercial VeriTran.

En esa línea, explicó que utilizan la tecnología de soft token que tienen instalada en más de 35 bancos de la región. Así se evita el uso de la tarjeta física, lo que impide la clonación del plástico y, por lo tanto, también el hackeo del Pos.

Otro punto a tener en cuenta es que son varias las formas de pago; puede ser a través de un código QR o de barras en caso que las personas estén físicamente en el mismo lugar, o un código numérico si es un pago a distancia, dato que se puede compartir por Whatsapp, SMS o messenger.

“Es tan simple como pagarle el almuerzo a un comercio con delivery. Se puede elegir con cuál de las tarjetas, cuenta o monedero quieras usar, se genera una tarjeta virtual únicamente para ese monto, por ejemplo $ 150, y dura por un tiempo determinado. Ese número se lo informás al comercio y listo. La operación se hizo sin que se conocieran los datos reales del usuario”, detalló Fondacaro. Asimismo, el experto subrayó que el fraude es cero porque no se puede anticipar el número de tarjeta que se va a crear y tampoco hay tiempo para hacerlo, además de que solo “se perseguiría” el monto de esa operación, unos $ 150.

Las diferencias con otras billeteras, según el director de la compañía de soluciones de banca digital segura y pagos móviles, es que esta tecnología sirve en cualquier celular, no se necesita Internet, no tiene costo, es simple de utilizar y, sobretodo, segura.

Chile se convirtió en un mercado de éxito debido a que la implementación la realizó el banco estatal; el uso de la aplicación se popularizó de la mano de los mismos comercios: promocionaban su uso por las redes sociales. “El BancoEstado vio en la aplicación un elemento de democratización como apoyo a la inclusión financiera”, dijeron desde VeriTran.