En un juicio ejecutivo el juez desestimó la defensa de prescripción sobre la base de que no había transcurrido el plazo de tres años previsto por el art. 96 del Decreto Ley 5965/63 e hizo lugar a la demanda. La demandada se agravió de que no se hubiere aplicado el plazo anual del art. 2564, inc. d del Código Civil y Comercial. La Cámara confirmó el pronunciamiento, haciendo hincapié en la vigencia de la normativa especial.

 

Sumarios

Aun cuando la Ley 26.994 derogó el Código de Comercio, ello no importó la derogación de las normas complementarias a él, salvo las expresamente mencionadas por esa misma ley, tal como surge de una interpretación conjunta de sus arts. 3, 4 y 5.

La vigencia del Decreto Ley 5965/63 subsiste como ley complementaria o especial luego de la sanción de la Ley 26.994, lo que se corrobora, además, por lo establecido por el art. 1834, inc. a del Código Civil y Comercial, en cuanto prevé que las normas del código concernientes a los títulos valores cartulares se aplican en subsidio “de las especiales que rigen para títulos valores determinados”.

El art. 2564, inc. d del Código Civil y Comercial solo derogó la regla general que, en lo relativo a documentos endosables o al portador, imponía el art. 848, inc. 2 del derogado Código de Comercio.

 

SUAREZ, SEÑARIS c/ NUÑEZ, MIRYAM GRACIELA s/EJECUTIVO

Expediente N° 22592/2016/
Juzgado N° 28 Secretaría N° 56
Buenos Aires, 13 de julio de 2017.
Y VISTOS:

I. Fue apelada por la demandada la resolución de fs. 31/2. El memorial
obra a fs. 35/7 y fue contestado a fs. 39.
II. Mediante la decisión recurrida, la jueza de primera instancia desestimó
la defensa de prescripción, sobre la base de que no había transcurrido el plazo de
tres años previsto por el art. 96 del Dec.-Ley 5965/63, e hizo lugar a la demanda.
Para arribar a esa conclusión, desestimó la pretensión de la demandada de
aplicar el plazo de prescripción de un año estatuido por el art. 2564, inc. d, del
Código Civil y Comercial (ley 26994).
Aun cuando la ley 26994 derogó el Código de Comercio, ello no importó
la derogación de las normas complementarias a él, salvo las expresamente
mencionadas por esa misma ley, tal como surge de una interpretación conjunta de
sus arts. 3, 4 y 5, de donde se sigue que la vigencia del Dec.-Ley 5965/63
subsiste como ley complementaria o especial.
Ésta es la que rige aquí, lo que se corrobora, además, por lo establecido
por el art. 1834, inc. a, del CCyC, en cuanto prevé que las normas de dicho
código concernientes a los títulos valores cartulares se aplican en subsidio “de las
especiales que rigen para títulos valores determinados”.
No se ignora lo dispuesto por el art. 2564, inc. d, del CCyC.
Pero éste sólo ha derogado la regla general que, en lo relativo a
documentos endosables o al portador, imponía el art. 848, inc. 2, del derogado
Código de Comercio (v. Bueres, Alberto J., Código Civil y Comercial de la
Nación, Hammurabi, Bs. As., 2015, t. 2, p. 634; Alterini, Jorge H., Código Civil
y Comercial Comentado, La Ley, Bs. As., 2015, t. XI, p. 872).

Por eso, y dado que, en virtud de su vigencia como norma especial, hay
que estar a lo dispuesto por el Dec.-Ley 5965/63, la acción del caso queda regida
por el art. 96 de este último.
En tanto el vencimiento del pagaré ejecutado tuvo lugar el 10.6.14 –
extremo no controvertido por la apelante-, y la acción fue promovida el 27.10.16,
forzoso es concluir que la prescripción de aquélla no había acaecido a la fecha de
la demanda.
La apelación, en suma, no puede prosperar.
III. Por ello, se RESUELVE: rechazar el recurso, con costas (art. 558 del
Cód. Procesal).
Notifíquese por Secretaría.
Oportunamente, cúmplase con la comunicación ordenada por el art. 4° de
la Acordada de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación 15/13, del
21.5.2013.
Hecho, devuélvase al Juzgado de primera instancia con la documentación
venida en vista.
Firman los suscriptos por encontrarse vacante la vocalía n° 8 (conf. art.
109 RJN).

JULIA VILLANUEVA
EDUARDO R. MACHINMANUEL R. TRUEBA
PROSECRETARIO DE CÁMARA