Se confirmó la sentencia que condenó a ocho años de prisión por homicidio simple al cuidador de un perro raza pitbull que, estando sin bozal y atado con una soga de un metro y medio en la vía pública, atacó y mató a un niño de dos años.

 

Sumarios

El cuidador de un perro raza pitbull que, conociendo la peligrosidad del animal y la existencia de niños pequeños que jugaban en el lugar, lo dejó sin bozal y atado con una soga de un metro y medio a un automóvil en la vía pública con la puerta abierta, lo que derivó en que atacara y matara a un niño de dos años, debe ser condenado por homicidio simple, dado que aquel puso las condiciones del riesgo, se representó el posible resultado y, sin embargo, se mostró indiferente al dejar el asunto librado al azar, lo que deviene demostrativo de su decisión por la posible lesión del bien jurídico vida.

 

Quien dejó a un perro raza pitbull, sin collar de ahorque y sin bozal,  amarrado con una soga de un metro y medio de longitud al volante de un automóvil ubicado en la vía pública con la puerta abierta, lo que produjo que atacara y matara a un niño de dos años, obra con dolo eventual respecto del resultado muerte, pues la íntima esperanza de que la suerte esté de su lado no excluye el dolo si simultáneamente dejó que las cosas sigan su curso, máxime cuando era consciente de la clase de peligro que creaba, porque se dedicaba a la cría de esos perros y porque ya había tenido problemas relacionados con el comportamiento de esos animales.

 

A quien le es completamente indiferente la producción de un resultado percibido como posible, encierra ya, con tal actitud, una decisión por la posible lesión de bienes jurídicos, lo que reafirma si, a pesar de contar con la posibilidad de un resultado típico, ello no le hace desistir de su proyecto de acción.

 

La delimitación entre el dolo eventual y la imprudencia consciente no puede prescindir de parámetros normativos de valoración; no obstante, el sustrato de esa valoración no puede limitarse a determinada representación de peligro, más bien el juicio sobre si el autor se decidió en contra del bien jurídico protegido tiene que ser emitido considerando todos los elementos objetivos y subjetivos del hecho, relevantes para la actitud del autor.

 

Ver fallo completo aquí TCPBA. Gonzalez (Caso Pitbull). 18-04-17

 

 

Etiquetado con →