Fuente: http://www.iprofesional.com/

25 de abril de 2017

“El dinero de delitos no queda exonerado” del sinceramiento fiscal, aclaró e titular de la Unidad de Información Financiera, Mariano Federici

La Unidad de Información Financiera (UIF) investiga 6.500 casos de los que ingresaron en el blanqueo de capitales, que alcanzó los u$s116.800 millones a través de 257.000 declaraciones juradas. El dato de los casos bajo análisis fue revelado por el titular del organismo, Mariano Federici.

“El dinero de delitos no queda exonerado en el blanqueo”, afirmó ante los empresarios que participaron del almuerzo de la Fundación Mediterránea en el que expuso el funcionario.

“Hemos abierto actuaciones ante la posibilidad de que existan delitos”, completó. Federici admitió que todavía se pueden abrir más investigaciones, pero insistió en que quienes blanquearon dinero vinculado a una situación irregular desde lo fiscal o cambiario no van a ser investigados.

Planteó que los argentinos tienen un problema “histórico” con el dinero y su legalidad. A su entender, el apartamiento de las leyes muchas veces se produjo porque las penas no eran graves o las normas eran arbitrarias.

“El éxito del blanqueo tuvo que ver con la confianza en el presente y en cómo seguirá. Los desmanes de los gobernantes de los últimos 15 años, quienes manosearon la esencia misma del estado de derecho, hicieron que muchos protegieran sus ahorros, bienes y riquezas en leyes más seguras”.

Explicó que a favor de la investigación juega que las cuentas del blanqueo en efectivo permanecerán inmovilizadas durante seis meses “por lo que hay tranquilidad y tiempo” para trabajar.

La UIF inicia sus investigaciones a partir de los informes que hacen en los bancos, que están obligados a reportar si sospechan alguna irregularidad. A partir de ahí el organismo analiza si las operaciones podrían tener vinculación con actividades relacionadas con lavado de dinero, narcotráfico o crimen organizado.

Federici también señaló que, en paralelo, encaran tareas con datos que reciben de casi 50 países con los que se firmaron acuerdos de intercambio de información, entre los que destacó la recuperación de la relación con el Financial Crimes Enforcement Network (Fincen) de Estados Unidos. Durante el kirchnerismo ese intercambio se había cortado.

“Fue la última oportunidad de reconciliación con la ley -sintetizó-. Los delitos penales, el lavado de dinero, el intento de blanquear dólares provenientes de la corrupción son investigados y no serán perdonados”.