Fuente: https://www.clarin.com/

27/04/2017

Es Adriana Funaro, que estuvo desde febrero con prisión domiciliaria. Le dictaron falta de mérito.

Adriana Funaro, la cultivadora de cannabis que estaba en prisión domiciliaria desde fines de febrero, fue liberada hace instantes por “falta de mérito”, informó su abogada, María Victoria Paunero.

“La Cámara Número 3 de Lomas de Zamora resolvió dictar la falta de mérito y sostuvo que su actividad no afecta a la salud pública, por lo que hizo lugar a la apelación que habíamos presentado y decidió su libertad”, contó Paunero, quien precisó que la mujer, que afirma que cultiva para uso personal y medicinal, cumplía prisión domiciliaria en casa de su hija desde el 23 de febrero pasado.

Paunero afirmó que su clienta “fue notificada de su libertad pasadas las 18” y que “ahora por fin podrá volver a su casa”.

Funaro estaba imputada por “cultivo y siembra de cannabis para la producción de estupefacientes”, un delito que prevé penas de entre cuatro y 15 años de prisión.

Su vivienda había sido allanada el 20 de febrero, donde secuestraron 36 plantas, semillas y goteros con aceite que usaba para paliar los dolores que sufre a causa de una artrosis en su rodilla y que brindaba también a otros usuarios con diferentes patologías.

Después del operativo, la mujer pasó tres días presa en la comisaría 1° de Luis Guillón y luego el juzgado dictó la prisión domiciliaria. En ese momento la defensa pidió el cambio de carátula y la excarcelación, pero el juez de garantías Horacio Hryb denegó el pedido y dictó la prisión preventiva, que Funaro cumplió de forma domiciliaria durante más de dos meses.

Tras revisar la postura del juez Hryb, los camaristas dictaron la falta de mérito en la causa y declararon en el fallo que “en su caso, el cultivo y la tenencia de cannabis no representan una amenaza para la Salud Pública”.

“Aún no pudimos acceder a la resolución completa de la Cámara, por lo que no sabemos si la investigación puede o no seguir avanzando. Pero mañana tendremos novedades”, explicó Paunero.

Fuente: Télam