Fuente: http://www.ambito.com/

ECONOMÍA   jueves 17 de Marzo de 2016

Los hipermercados de Rosario radicados en grandes superficies deberán cerrar los domingos para descanso de sus empleados en base a una disposición aprobada en el Concejo Municipal local, al tiempo que las principales cadenas de comercialización salieron a anunciar que cuestionarán esa medida ante la justicia.

El Concejo Municipal de Rosario aprobó por 21 votos a favor y 6 en contra la adhesión local a la ley provincial 13.441, que dispone el cierre de “establecimientos comerciales y de servicios” los domingos y en cuatro feriados nacionales.

La medida, impulsada por el gremio mercantil local, fue cuestionada por la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) al entender que restringirá el nivel de comercialización de esas empresas.

Su titular, Juan Vasco Martínez, afirmó que la medida aprobada provocará “350 despidos inmediatos”, que representan “el 20 por ciento de nuestro personal”.

La asociación nuclea a los supermercados Coto, Carrefour, Jumbo y Libertad, algunos de cuyos empleados marcharon al Concejo rosarino para rechazar la adhesión a la ley de descanso dominical.

Si bien la ley de descanso dominical existe desde fines de 2014 en Santa Fe .aunque cada ciudad debe adherir a través de su Concejo para hacerla efectiva- la polémica se desató por la ordenanza rosarina que introdujo una modificación al texto normativo.

La norma local recortó el beneficio del descanso dominical a los empleados de “supermercados, hipermercados y megamercados” que posean una superficie mayor a los 1.200 metros cuadrados.

Los concejales que se opusieron a la medida argumentaron que la misma genera una discriminación con trabajadores mercantiles empleados en comercios de superficies menores o de rubros distintos al de la venta de alimentos.

Consideraron que la ordenanza es “anticonstitucional” y “antijurídica”, criterio compartido por los supermercadistas que adelantaron su cuestionamiento judicial.

En cambio, la ley provincial sólo libera de la prohibición de abrir los domingos a comercios atendidos por sus dueños o menores a 120 metros cuadrados, farmacias y locales ubicados en estaciones terminales de ómnibus, entre otras pocas excepciones.

La norma contó con el respaldo de la Asociación Empresaria de Rosario, la Unión de Almaceneros y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), cuyo titular Osvaldo Cornide dijo que “Argentina necesita recuperar el domingo como jornada de descanso y de reencuentro de los trabajadores con sus vínculos”.

• Voces en contra

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se manifestó en contra de la medida antes de que el Concejo Municipal apruebe la adhesión a la ley de descanso dominica.

“No creo que sea atinado para la ciudad de Rosario y en este momento en particular que estamos viendo dificultades en sectores de la economía donde hay retracción del empleo”, afirmó en diálogo con Radio 10.

El mandatario provincial, sostuvo que “hay mucha gente sin trabajo que estaría deseosa de encontrar trabajo aunque sea el día domingo”.

En ese sentido, consideró que no es “una medida atinada en este momento”.

“Hay que respetar el descanso de los trabajadores, pero no significa que los cinercios tengan que cerrar”, agregó.

Más temprano, el presidente de la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Rosario, Mariano Martín, advirtió que si el Concejo Municipal aprueba la adhesión a la ley de descanso dominical habrá despidos en el sector.

En declaraciones al programa “Levantado de 10“, que se emite por Radio 10, Martín argumentó que, el texto que consensuaron casi todos los bloques, establece que Rosario adhiere a la ley provincial pero en el artículo segundo, eje de la controversia, donde se señala que se aplicará sólo en “supermercados, hipermercados y megamercados”, superiores a 1.200 metros cuadrados.

“La ordenanza habla de comercios de más de 1200 metros con lo cual los domingos algunos estarían cerrados y otros abiertos. Afectaría al 50 por ciento de los supermercados rosarinos. Creemos que es una ordenanza que deberían repensarla. Creemos que es inconstitucional que se esté modificando una ley con una ordenanza”, explicó Martín.

Las cadenas están diciendo que va a haber despidos y una catarata de juicios. Sería bueno que, si se va a tratar, reconsideren los términos en los que se va a aprobar o no“, agregó.

En este sentido, dijo que si todos los comercios no abren sería distinto el tema: “Si estamos diciendo que no abre nadie, la renta se puede dividir en otro día pero ahora estamos perjudicando a unos y beneficiando a otros”.

En tanto, el gerente de la Cámara Argentina de Shopping Centers, Mario Niremberg, puntualizó que “el 17 por ciento de ventas se dan los fines de semana” y que “eso no puede reponerse en el resto de los días”.”También hay una cuestión jurídica. La provincia no está facultada para esto. Esto va a dar lugar a acciones judiciales”, continuó.

“Puede ocurrir que haya shoppings abiertos con supermercados cerrados. Estamos en contra. Coarta el derecho de quienes quieran trabajar y no puedan hacerlo”.