Fuente: http://www.clarin.com/

Ya aumentó la luz y los abonos de telefonía. “Al menos hasta esta hora no hay nada decidido. Se sigue estudiando”, dicen en la Casa Rosada. Evalúan la oportunidad política.

Política – 08/03/16

Por Marcelo Canton

“La decisión no es inminente, aún se sigue discutiendo la oportunidad”, señalan en la Casa Rosada cuando se pregunta qué pasará con el aumento del gas. La discusión técnica del ajuste ya está dada, y el incremento sería, en promedio, de 200 a 250%. Pero el Gobierno decidió poner un freno en el anuncio.

En los últimos días, en el sector gasífero muchos aseguraban que el anuncio del ajuste tarifario era “inminente”. Pero eso es desmentido en el máximo nivel del Gobierno. “Al menos hasta esta hora -dijo al atardecer de hoy un alto funcionario de la Casa Rosada-, no hay nada decidido. Se sigue estudiando”.

En lo que hace al aspecto técnico, la forma del incremento, todo está ya estudiado y definido. Lo que el Gobierno analiza aún es la oportunidad política del anuncio. Toman un antecedente: “El aumento de la luz pasó sin tantas quejas, y no tuvo el impacto inflacionario que decían. Y tampoco hubo protestas con el incremento de teléfonos que se conoció el fin de semana”, señalan.

Sin embargo, saben que un nuevo ajuste tarifario tiene un costo político que siguen evaluando.  Además, en el escenario suman la discusión abierta por la paritaria de los colectiveros, que podría terminar en un ajuste en el costo de los boletos.

Con la inflación del primer trimestre estabilizada entre 3 y 4 por ciento mensual, y una segunda ola de aumentos en los alimentos entre la segunda quincena de febrero y la primera semana de marzo, temen tensar más la situación de las economías familiares. “Tenemos que mostrarnos más preocupados por el bolsillo de la gente”, dice un ministro nacional.

En el sector gasífero dicen que el incremento “será de entre 200 y 250 por ciento en promedio”. Y que se está pensando en reducir la cantidad de categorías tarifarias, “para promover una lectura más simple de la factura y una mayor estandarización de consumos”. El aumento beneficiará tanto a las distribuidoras, como a los dueños de los gasoductos y las petroleras.

“Primero se dijo que el aumento iba a ser en febrero -señalan técnicos del sector-. Luego, que sería a partir de marzo. Y en los últimos días, se aseguró que era a partir del 1° de abril”.  “Es así, se mencionaron todas esas fechas -retrucan el máximo nivel del Gobierno-, pero no hay nada definido aún”.