Fuente: http://fortunaweb.com.ar/

Negocian con el Gobierno un control en las importaciones para que no destruyan la producción nacional.

Por Patricia Valli

 06/03/2016

“No puede haber una importación totalmente abierta porque no hay competitividad”, aseguró el presidente de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior (Fecacera), Jorge Sobrero. En ese marco, las negociaciones con el Ministerio de Producción apuntan a garantizar cierto nivel de protección que las licencias no automáticas no brindan. Por eso se trabaja en “certificaciones de seguridad” para los productos importados de los sectores sensibles que le agregan más de los 60 días de rigor a su ingreso al país.

“Será inevitable una mayor exposición a las importaciones. Lo que se necesita es tiempo para la reconversión tecnológica y generar una mejor eficiencia en los costos y en el esquema impositivo”, sostuvo el presidente de la Cámara de Exportadores de Córdoba, Norberto Delfino. “Hay sectores de la industria nacional que siguen necesitando protección”, agregó.

De acuerdo con Jorge Sorabilla, presidente de la Fundación ProTejer que nuclea al sector textil, se está trabajando con el Gobierno en la “implementación de las normas técnicas como etiquetado y composición y sustancias nocivas” que implican análisis de laboratorios y trámites que deberían cumplirse antes de tramitar una licencia no automática. Estas medidas pueden servir para desalentar las importaciones en un sector que hoy acusa una caída de la actividad entre el 20 y el 30% en el año.

“El menor poder adquisitivo generó una caída del consumo”, indicó. Pero también estimó quefue un error de la administración actual “aprobar el stock de DJAI” –las declaraciones juradas que la gestión de Augusto Costa dejó sin revisar–. “Esto generó un cambio de expectativas en el sector del retail que hizo que salieran a abastecer de importados”, aseguró. “Entendemos que ahora no se están aprobando licencias masivamente”.

En tanto, para la producción local, las cámaras e industrias siguen negociando con el Gobierno algunos cambios en el listado de licencias no automáticas que incluyeron insumos que no se fabrican en el país. “El sistema se implementó a la carrera pero se buscaron soluciones”, evaluó Sobrero.

Entre los productos que quedaron en las “posiciones bolsa” de las licencias y afectan a la producción local se encuentran cilindros hidráulicos, manufacturas de caucho, instrumental médico y repuestos para laboratorios de análisis clínicos, detalló Miguel Ponce, del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI. “Lo que se está pidiendo ahora es que se elimine de las licencias todo lo que tiene producción nacional y que sea más automático”, explicó.