Consulta Frecuente Clave Fiscal ¿Cómo doy de alta un servicio para una persona física?

Fuente: http://www.afip.gob.ar/

ID 14844241
Evento 2931 – ¿Cómo doy de alta un servicio para una persona física?

05/12/2013 12:00:00 a.m.

 

Para dar de alta un servicio para una persona física deberá efectuar los siguientes pasos:

1) Ingrese en nuestra página web:http://www.afip.gob.ar/

2) Acceda con Clave Fiscal.

3) Consigne su CUIT, clave fiscal, y presione “Ingresar”.

4) Ingrese al servicio “Administrador de Relaciones de Clave Fiscal”.

5) Seleccione “Adherir servicio”.

6) Marque “AFIP”; Servicios Interactivos.

7) Indique el servicio que desea habilitar.

8) Presione “Confirmar”.

9) Imprima el F. 3283/E.

10) Cierre la página de Internet.

11) Cuando vuelva a ingresar al sistema con su CUIT y clave fiscal tendrá habilitado el servicio para operar.

Fuente: CIT AFIP

 

El Gobierno oficializa el nuevo mecanismo para importaciones

Fuente: http://www.iprofesional.com/

Comex, 22 de diciembre de 2015

El titular de la AFIP, Alberto Abad, firmó la resolución general que termina con las cuestionadas DJAI y lo reemplaza por el nuevo Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones. Empezará a regir desde este miércoles

 

El Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) fue oficializado este martes en el Boletín Oficial a través de la resolución general 3823 de la AFIP. El texto –que lleva la firma del titular de la entidad, Alberto Abad– pone como principal objetivo del nuevo mecanismo alentar “la competitividad y la facilitación del comercio exterior, sin perder de vista, los controles y la gestión de riesgo sobre las mercaderías

La medida establece que las declaraciones que se realicen a través del nuevo sistema “tendrán un plazo de validez de 180 días corridos, contados a partir de la fecha de su aprobación”, mientras que los organismos responsables del control “deberán pronunciarse en un lapso no mayor a 10 días”. “No obstante ello, los plazos podrán ampliarse en aquellos casos en que la competencia específica del organismo adherente así lo amerite”, aclara el artículo quinto.

El SIMI fue anunciado la semana pasada por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, durante el coloquio organizado por la Unión Industrial Argentina (UIA) en Parque Norte, Ciudad de Buenos Aires.

A continuación el texto completo de la flamante norma:

Ver anexo aqui 

“Vamos a ir hacia un Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones, que básicamente es ir a un mecanismo simple de licencias automáticas y no automáticas“, explicó el funcionario. Funcionará como reemplazo del actual Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) ideado por el kirchnerismo y duramente cuestionado por los empresarios por la discrecionalidad utilizada para las aprobaciones.

El nuevo sistema entrará en vigencia a partir de este miércoles 23 de diciembre. Para utilizalo, habrá que ingresar al micrositio “Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI)” que será cargado en las próximas horas en la web de la AFIP.

De todas formas, las DJAI que hayan sido tramitadas con anterioridad no serán suspendidas ni pasarán al nuevo sistema, sino que “mantienen su vigencia”, según informa el artículo 11 de la resolución general.

El dólar volvió a caer y el mercado aguarda señales de precios del BCRA

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/

MARTES 22 DE DICIEMBRE DE 2015

Javier Blanco

La divisa llegó a bajar más de 4% en la jornada, aunque luego se estabilizó con retrocesos de 3% promedio

La cotización del dólar profundizó ayer la tendencia bajista, ya mostrada en las primeras jornadas tras la eliminación del cepo, al retroceder otro 3% promedio, lo que llevó al mayorista a operarse debajo de 13 pesos.

El retroceso se produjo en otra rueda sin intervención oficial en la que el billete arrancó ofrecido, lo que llevó a su precio para la venta a caer de los $ 13,25, en la apertura, a $ 12,70 en horas del mediodía.

Desde ese momento, comenzó a notarse “alguna retracción de la oferta que, al combinarse con un repunte de la demanda, hizo rebotar la cotización hasta los $ 12,86 del cierre”, explicó un operador que siguió de cerca los vaivenes del mercado.

La baja mayorista no tardó en trasladarse a la plaza minorista, lo que hizo hacer la cotización vendedora de $ 13,60 a $ 13,16 (-3,25%), tras haber tocado mínimos de $ 13,10. Quedó de esta manera 5,75% por debajo del cierre de $ 13,95 que marcó el primer día de negocios sin cepo.

La volatilidad que mostró el precio del billete en la jornada dejó a la vista la ansiedad que comienza a ganar a algunos operadores por ver jugar en plaza al Banco Central (BCRA). Después de todo, las modificaciones impuestas al régimen cambiario instituido tras las elecciones de 2011 si bien apuntan a remover todas las restricciones impuestas para operar, no cambian la esencia del sistema.

“Será de «flotación sucia», como lo llamamos los economistas. Va a haber fluctuaciones en el tipo de cambio y un Banco Central con herramientas suficientes como para comprar si cree que bajó demasiado o vender si considera que subió demasiado”, explicó el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, el día en que anunció el final del cepo.

Esto lleva a los operadores a esperar la aparición del ente monetario, que, hasta aquí, dejó que el mercado se armara entre privados “para dar una señal de normalización y de respeto a los valores que allí se convaliden”, interpretó Camilo Tiscornia, de CyT Consultores.

Al respecto, cree prudente que el BCRA no “marque la cancha cuando es público y notorio que la demanda importadora no se regularizó aún, con lo cual el equilibrio que se observó en estas tres primeras ruedas bien puede no ser el real aún”.

Ver anexo aqui

Razones para ser prudente

Las conjeturas sobre las razones que llevarían al BCRA a mantenerse al margen de las operaciones son hasta ahora variadas. “Creo que, por un lado, quieren ver cómo se comportan los agentes económicos sin cepo y, a la vez, testear si la suba de tasas fue suficientemente atractiva para evitar la dolarización. Por el otro, convalidan hasta acá la caída porque saben que les puede ayudar a bajar expectativas inflacionarias”, interpreta el economista de CeSur, Amílcar Collante, para quien la actitud prescindente que hasta ahora mostró el BCRA enfrentará un test si el billete llegara a perforar $ 12,50.

Su colega Eric Ritondale, de Econviews, supone que el aval oficial al retroceso del dólar es “de corto plazo” y que está alentado por la agenda que se le viene: “No creo que quiera comprar emitiendo más pesos cuando lo que buscan es controlar la inflación ni que se apure a comprar y poner piso con la boleta que tiene por pagar por los futuros”, explica.

Los operadores saben que en el momento en que se largue a comprar el BCRA definirá un piso para la cotización. De allí la ansiedad con que esperan esa señal.

Mientras tanto, las reservas volvieron a repuntar ayer en US$ 23 millones para cerrar la jornada en US$ 24.406 millones, según se reportó. A eso mucho ayudó la reaparición de las liquidaciones sojeras, que, tras haber caído hasta los US$ 71,9 millones en la semana previa a la eliminación del cepo, escalaron hasta los US$ 481,4 millones (+570%) en la siguiente, y con fuerte concentración de ventas durante el viernes, como ya había advertido LA NACION.

Ahorristas ahora ahorran U$S 100 M al día y venden U$S 50 M

Fuente: http://www.ambito.com/

Martes 22 de Diciembre de 2015

Por Ignacio Olivera Doll.

El hábito de algunos argentinos parece mantenerse intacto a pesar de las circunstancias. Si bien en las mesas de dinero perciben ahora una fuerte demanda de plazos fijos en pesos -por el aumento de las tasas de interés que resolvió el Banco Central-, la compra de dólares oficiales que hacen algunos ahorristas a principios de cada mes es incluso algo más alta desde que el Gobierno levantó las restricciones. Ayer, en el primer día de operaciones cambiarias y con los sistemas ya funcionando a pleno, los bancos vendieron más de u$s 100 millones en las ventanillas a clientes -según estimaciones privadas- a un precio que se ubicó cercano a los $ 13,25.

El verdadero cambio de tendencia, a partir de la liberación del cepo se ve en otros factores: la colocación cada vez mayor de nuevos depósitos en pesos a plazo y la aparición de una mitad de ahorristas que, en este nuevo escenario, cree que el dólar dejó de ser una inversión atractiva y decide desprenderse de sus billetes al nuevo tipo de cambio oficial. De acuerdo con las mismas estimaciones, ayer se registraron ventas minoristas de divisas en el sistema financiero de unos u$s 50 millones. El pago que obtuvieron estos particulares por vender sus divisas fue ayer un 15% mayor al que hubieran recibido con el cepo vigente, cuando el dólar “ahorro” era de $ 11,60. La oferta de estos billetes ayuda a atenuar el impacto de una demanda que en el mercado cambiario está totalmente compensada y abastecida por una fuerte oferta que acercan las cerealeras, y que se ubica ahora en los u$s 400 millones por día.

Con todo, en las mesas de dinero de los bancos llama todavía la atención el bajo volumen que mantienen las importaciones. El Ministerio de la Producción autorizó a fin de la semana pasada 36.000 declaraciones juradas anticipadas (DJAI) que estaban demoradas por el Gobierno anterior, pero en el mercado la presión no se empezó a sentir. Las compras al exterior tienen por ahora una participación menor en la plaza cambiaria: se ven pocas operaciones y la oferta del agro supera varias veces a la demanda total de los ahorristas e importadores.

Hay un fenómeno detrás de esto: la suba del tipo de cambio oficial ya actúa como un efecto disuasivo para los grandes operadores y es una barrera de contención en el mercado. La mayoría de las declaraciones juradas que fueron aprobadas en los últimos días se pidieron cuando el dólar estaba cercano a los $ 9,80. Realizarlas ahora implicaría asumir un costo en pesos un 30% más alto, en un escenario en el que la actividad no parece todavía ayudar demasiado para colocar nuevos productos.

El mercado cambiario, que el jueves había negociado u$s 125 millones y el viernes otros u$s 261 millones, llegó a mover ayer u$s 284 millones. Todavía no parece haber llegado a su mayor esplendor: el total de las operaciones es prácticamente el mismo que se registraba diariamente cuando regía el cepo cambiario (si bien el volumen en pesos es un 30% mayor). En los bancos esperaban que las ruedas empezaran a concentrar en los próximos días un volumen de entre u$s 400 y u$s 600 millones por jornada.

Las declaraciones juradas recién aprobadas representan importaciones por unos u$s 2.000 millones que deberían desembarcar en el mercado cambiario en las próximas semanas. En el Banco Central, además, hay quienes consideran que un dólar oficial demasiado apreciado, por debajo de los $14, será inflacionario para la economía local, y que convendrá evitar que se estabilice en estos niveles, inferiores ya a los $ 13.

Ganancias: se puede llevar hasta el 35% del bono de fin de año de los trabajadores

Fuente: http://www.iprofesional.com/

Martes 22 de Diciembre de 2015

Por Hernán Gilardo

El pedido del bono de fin de año se apoya en el deseo de contrarrestar el efecto de la inflación, la devaluación y la creciente carga tributaria del Impuesto a las Ganancias

Ante el fin del cepo y la consecuente devaluación, día a día, se multiplican los pedidos del otorgamiento de un bono de fin de año.

Si bien el presidente Mauricio Macri confirmó que no se otorgará un bono de fin de año a los estatales, tanto desde las dos CTA como de las tres CGT, los trabajadores continúan reclamando el alivio. El pedido del bono de fin de año se apoya en el deseo de contrarrestar el efecto de la inflación, la devaluación y la creciente carga tributaria del Impuesto a las Ganancias.

¿Que sucedería si el Impuesto a las Ganancias se come hasta el 35% del bono de fin de año destinado a combatir, entre otros items, el impacto del mencionado tributo? Si bien, suena a trabalenguas, la situación antes descripta sería experimentada por los bolsillos de varios de los trabajadores que pelean por el famoso plus salarial.

Convertir el bono de fin de año en plus salarial de enero
Ante tal realidad, los trabajadores analizan un mecanismo legal que les permita evitar que el Impuesto a las Ganancias le quite el 35% del bono de fin de año.

La estrategia consiste en “patear” el cobro del bono de fin de año de diciembre a los primeros días de enero de 2016. De esta manera, los alcanzados por el tributo buscan aplicar una suerte de mecanismo que les permita achicar la base imponible del impuesto, que para personas físicas cuyos ingresos sean solamente el salario se calcula considerando los sueldos que hayan percibido en ese año fiscal.

En sí, el Gobierno ya adelantó una nueva suba en el mínimo no imponible durante el año próximo a través del envío -en marzo próximo- al Congreso de un proyecto de ley de reforma del Impuesto a las Ganancias.

Ante tal escenario, el consultor impositivo Alberto Romero no dejó lugar a dudas: Tal como se encuentra hoy la ley y la reglamentación del impuesto, de percibir el monto en diciembre, el bono de fin de año estará sujeto a un pago desmedido“.

“Además, el gobierno de Mauricio Macri ya adelantó que durante el año próximo se implementará unaactualización en el mínimo no imponible”, aseguró.

Y agregó: “Por ende, muchos alcanzados por Ganancias deducen que se justifica ampliamente esperar unos pocos días para el cobro del bono de fin de año para así evitar una mayor carga fiscal”.

El Impuesto a las Ganancias a medida
Existe un gran número de empleados que viven en un “paraíso tributario” transitorioEsta “elite” de asalariados no son otros que aquellos que recibieron el beneficio del decreto 1.242, firmado por la ex presidenta Cristina Kirchner en 2013. En aquella oportunidad, la ex mandataria liberó del pago del gravamen a quienes obtuvieron salarios menores a $15.000 brutos entre enero y agosto de 2013, dejando ese lapso de tiempo fijo.

Es decir que, aun habiendo recibido aumentos posteriores, sea por el monto que fuere, siguen al día de hoy exonerados de dicho tributo.

Por lo tanto, existen diferentes grupos de empleados que se enfrentan al impuesto:

1.- Los que tuvieron remuneraciones brutas devengadas menores a $15.000: no tributan Ganancias, dado que se incrementa su deducción especial hasta un valor equivalente al sueldo.

2.- Quienes cobraron entre $15.000 y $25.000: sufren retenciones pero en menor cuantía, dado que las deducciones se incrementan respecto a lo que establece la Ley del gravamen.

3.- Los empleados con remuneraciones mayores a $25.000 brutos: siguen sufriendo retenciones normalmente. Es decir, las fijadas por la normativa vigente.

4.- Los que trabajan en la región patagónica (se incluye a la provincia de La Pampa y el Partido de Patagones de la Provincia de Buenos Aires): sufren retenciones de menor valor, dado que sus deducciones personales se incrementan respecto a lo que establece la Ley del gravamen.

La actual regulación permite la aparición de casos extremos: por ejemplo, una persona que en el período señalado tuvo una remuneración bruta de $14.000, hoy puede estar cobrando $1.000.000 y no estar sujeto al pago.

Por el contrario, alguien que tenía un bruto de $20.000 entre enero y agosto de 2013, en 2015 puede estar percibiendo el mismo salario -o incluso menos- y seguir sufriendo las retenciones de Ganancias”.