Fuente: http://www.cronista.com/

El dato surge del libro que escribieron el economista en jefe de la UIA Diego Coatz, el ex director de la Cepal Bernardo Kosacoff y Fernando Grasso de Adimra

ECONOMÍA Y POLÍTICA 31.07.15 | 00:00

por MARIANA SHAALO mshaalo@cronista.com

La producción industrial per cápita cayó 6,9% entre 2011 y 2014, lo que llevó a Argentina a registrar uno de los peores desempeños a nivel mundial en el período, apenas por encima de Italia y Australia.
Los datos surgen del libro Industria Argentina Recuperación, freno y desafíos para el desarrollo en el Siglo XXI publicado este año y escrito por el economista jefe de la UIA, Diego Coatz, el ex director de Cepal Argentina, Bernardo Kosacoff, y el director de Economía de Adimra, Fernando Grasso.
En el libro los especialistas comparan las variaciones de la producción industrial per cápita entre 2005 y 2014 en 26 países seleccionados que representan más del 90% de la producción industrial global. Para ello, evalúan lo ocurrido entre 2005 y 2011 tanto a nivel local como mundial y lo miden con la dinámica del periodo 2011-2014.
“Más allá de la relevancia del crecimiento de China, que prácticamente duplica su producción industrial, entre 2005 y 2011 Argentina se encontraba sexto en este ranking, con un crecimiento acumulado de 30%, mientras países como Estados Unidos o el Reino Unido mostraban caídas influenciadas en gran medida por la crisis generada en 2008 en el sector financiero con la caída de Lehman Brothers”, remarcan los economistas en el libro.
“Sin embargo, entre 2011 y 2014 se observa que Argentina cae al puesto 25, mientras que países como Estados Unidos o incluso otros sudamericanos como Bolivia o Ecuador crecieron e incluso otros que presentaron una leve retracción, como Chile, se encontraban en el puesto 17 del ranking”, advierten.
En este sentido, los especialistas marcan que a diferencia de lo que se señala desde diversos ámbitos en torno a la desindustrialización de los países centrales, la evidencia no permite ser tan tajantes en esta afirmación. “Si bien se verifica una disminución tendencial de la participación industrial en el producto total de estos países, el producto per cápita industrial no muestra este recorrido”, aseguran los economistas.
En esta línea, el libro da cuenta que entre 2011 y 2014 se produjo un deterioro de los principales indicadores económicos en Argentina, siendo la escasez de divisas la principal causa.
Así los economistas remarcan que tanto la economía en su conjunto como el producto industrial se retrajeron en algo más de 1% entre 2011 y 2014, se estancó la creación neta de empresas y puestos de trabajo y el salario real industrial tuvo una leve caída, en tanto los diversos indicadores de distribución del ingreso tampoco evolucionaron favorablemente.
“Estos hechos encuentran en la aparición de la restricción externa una causa transversal”, afirman.
En este sentido y para dar dimensión de lo que le produce al sector la falta de dólares, Kosacoff estima que por cada punto de incremento en la actividad industrial se necesitan u$s 3000 adicionales para importaciones.