Fuente: http://www.iprofesional.com

30-06-2015 El ingreso de la producción local al mercado nortamericano estaba prohibida desde 2001, tras el brote de fiebre aftosa registrado en el país y pese a que se normalizó la situación respecto de esta enfermedad que afecta al ganado desde 2007

Martes 30 de Junio de 2015 07:49:00

El departamento estadounidense de Agricultura anunció este lunes la flexibilización de sus restricciones a la importación de carne fresca vacuna de regiones de Argentina y Brasil, en el inicio del proceso para tener acceso total al mercado de Estados Unidos.

La importación de carne bovina fresca desde Argentina estaba prohibida desde 2001 por el gobierno estadounidense, tras el brote de fiebre aftosa registrado en el país.

A pesar de que el país normalizó su situación en 2007 en lo que respecta a la enfermedad, EE.UU. mantuvo la barrera al ingreso de cortes argentinos.

Pero este lunes, en una nota el mencionado Departamento informó la “enmienda a su regulación para permitir la importación de carne fresca de dos regiones de Sudamérica, bajo condiciones específicas para mitigar el riesgo de fiebre aftosa“.

La enmienda de la normativa vigente, añadió la entidad, es “el primer paso en el proceso para que estas regiones tengan acceso al mercado estadounidense de carne”. Y las normas entran en vigor 60 días después de la publicación en el Registro Federal.

En el caso de Argentina, será permitida la importación de carne proveniente de la región al norte del paralelo 42 hasta la provincia de Mendoza (centro).

Por debajo de ese paralelo, está el área conocida como “Patagonia Sur”, integrada por Chubut, Río Negro y Santa Cruz, considerada libre de aftosa sin vacunación desde 2014, aclaró la agencia Télam.

En tanto, será permitida la importación de carne de los estados brasileños de Bahia, el Distrito Federal, Espirito Santo, Goiás, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Paraná, Rio Grande do Sul, Rio de Janeiro, Rondonia, Sao Paulo, Sergipe y Tocantins.

“La carne fresca vacuna de estas dos regiones deberá seguir las mismas condiciones impuestas a la carne fresca vacuna y ovina de Uruguay, de donde se ha estado importando con toda seguridad por muchos años”, expresó la nota del Departamento.

Antes de poder exportar carne a Estados Unidos, “Brasil y Argentina deberán obedecer estándares de seguridad alimentaria”, añadió la nota, y las regiones beneficiadas deberán recibir auditorías de sus sistemas de control de seguridad.

Por su parte, la Asociación Nacional de Ganaderos Bovinos de Estados Unidos dijo que se oponía al acuerdo, y advirtió que la salud del ganado estadounidense podría estar en peligro.

La decisión del Departamento de Agricultura en Washington dará cierre así a más de una década de procesos e intercambios con agencias de ambos países y distintos organismos multilaterales y locales, que fueron retomados hace dos años cuando Argentina hiciera su reclamo ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por las restricciones que su producción encontraba para ingresar al mercado norteamericano.

Si bien aún resta el fallo final por parte de la OMC, la agencia Télam estimó que el organismo multilateral presidido por el brasilero Alberto Azevedo, daría a conocer en pocas semanas más unpronunciamiento a favor de la Argentina.

Más mercados para Brasil
La decisión del país del Norte fue muy bien recibida en el gobierno de Dilma Rousseff, que anunció la semana pasada el incio de un plan de ampliación de exportaciones para reanudar el crecimiento de su economía.

En Brasil, el ministerio de Agricultura saludó la negociación y apuntó que la apertura del mercado estadounidense permitirá a los productores brasileños expandir el comercio a otros países, como Arabia Saudí, Japón y China. La ministra brasileña de Agricultura, Kátia Abreu, ya tiene en agenda esta semana una visita de trabajo a Japón, donde los negociadores brasileños esperan tambiénlevantar las restricciones a la carne vacuna procesada y en natura.

Abreu mantuvo este lunes reuniones en Washington, donde forma parte de la delegación que acompaña a la presidente Dilma Rousseff en una visita oficial que incluye reuniones con el presidente Barack Obama el martes.

De acuerdo a la agencia DyN, un funcionario brasileño dijo que todavía quedaban dos medidas claves que debían tomarse antes de que los procesadores de carne vacuna de su país puedan comenzar las ventas a Estados Unidos y viceversa.

“Tanto Estados Unidos como Brasil necesitan firmar el certificado sanitario bilateral, lo que probablemente sucederá la semana próxima”, dijo la secretaria de relaciones internacionales del Ministerio de Agricultura brasileño, Tatiana Palermo. La funcionaria agregó que una vez que el certificado se firma, ambos países organizarán inspecciones a plantas para controlar el cumplimiento con los requerimientos del certificado. Luego, las plantas pueden obtener las licencias para comenzar a negociar acuerdos de exportación.

En 2014, Brasil exportó unas 37.000 toneladas de carne vacuna procesada a Estados Unidos, valuada en 217 millones de dólares, según datos del USDA.

Las exportaciones totales de carne vacuna de Brasil fueron de 1,56 millones de toneladas, por un valor de 7.200 millones de dólares. Sus principales compradores fueron Hong Kong, Rusia, y la Unión Europea, de acuerdo a información de Abiec, la asociación exportadora de carne vacuna del país sudamericano.

En cinco años, Brasil podría exportar anualmente 100.000 toneladas de carne vacuna fresca a Estados Unidos, estimó el Ministerio de Agricultura en un comunicado.