Hasta la sanción de la Ley N°. 24.441 el contrato de fideicomiso no se encontraba legislado y por lo tanto podíamos incluirlo dentro de los que se ha dado en llamar contratos innominados. Sin embargo, la figura tenía ya una tipicidad incipiente en el Código Civil, la que si bien no estaba expresamente desarrollada, podía detectarse a partir de la redacción del art. 2662, en su texto original.

Luego de la sanción de la Ley N°. 24.441, el fideicomiso ha tenido un gran crecimiento como lo demuestra su utilización para las más diversas actividades. El fideicomiso es, probablemente, una de las figuras que más inquietudes legales, contables y fiscales ha generado. El Tratado busca dar respuesta a varios de esos interrogantes.

El Tratado se divide en dos partes. La primera comprende el régimen legal del fideicomiso previsto en la Ley 24.441 así como la interacción del fideicomiso con otras ramas del derecho. Se incluyen, en la primera parte, los capítulos relacionados con las normas de derecho penal, lavado de dinero, control de cambios y de insolvencia así cómo los aspectos contables y tributarios del fideicomiso en general. También se analiza el Proyecto de Unificación del Código Civil y Comercial que el Poder Ejecutivo Nacional envió al Congreso de la Nación y su impacto en la actual regulación del fideicomiso.

La segunda parte analiza los distintos usos de fideicomisos y su aplicación práctica. Se analiza el fideicomiso financiero, el fideicomiso inmobiliario, el fideicomiso familiar y testamentario, el fideicomiso en garantía, el fideicomiso y la venta de créditos morosos, el fideicomiso agropecuario, fideicomiso y la realización de obras de infraestructura, los fideicomisos relacionados con el personal, el fideicomiso y su relación con la sociedad comercial, y los fideicomisos constituidos en el exterior.

Cada capítulo del Tratado fue desarrollado por un especialista de la materia, y en cada fideicomiso en particular se analizan tanto los aspectos legales como los fiscales lo que da un tratamiento integral de la figura. Se ha buscado un enfoque práctico a través de ejemplos y el desarrollo de casos prácticos para ejemplificar los distintos temas que se analizan.

Si bien el Tratado puede ser leído de inicio a fin, cada capítulo puede ser leído en forma autónoma. A riesgo de incurrir en reiteraciones, se optó por esta metodología porque facilita la tarea del usuario de encontrar los temas que son de su interés y su lectura.