Fallo del día: derecho real de habitación. Solicitado por la concubina del causante. Rechazo. Institución establecida en beneficio exclusivo del cónyuge supérstitePartes: González, Desideria y Ramírez José Víctor s/ sucesion ab-intestato

Tribunal: Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Corrientes, sala IV

Fecha de Sentencia: 2013-08-14

Sumarios

La concubina del causante carece de legitimación para presentarse en el sucesorio reclamando que se le confiera el derecho real de habitación, pues dicho instituto ha sido establecido en exclusivo beneficio del cónyuge supérstite, siendo que el concubinato es una relación de hecho no institucionalizada como matrimonio, que no comporta derechos y deberes maritales. [1]

2ª Instancia. — Corrientes, 14 de agosto de 2013.

Y Vistos: Estos autos caratulados: “González Desideria y Ramírez José Víctor s/sucesión ab-intestato”. Expte. N° 58.880.

Y Considerando:

El señor vocal doctor Carlos Aníbal Rodríguez dijo:

1.- Que vienen estos autos a mi conocimiento a efectos del tratamiento del recurso de apelación interpuesto a fs. 576 y vta. por el Dr. O. B. C., en representación de la Sra. M. E. S. -concubina del causante J. V. R.- quien dirige su embate contra la Providencia N° 5839 del 24 de abril de 2013 (fs. 573).

A fs. 577 se dispuso sustanciar el recurso interpuesto habiéndose contestado el traslado conferido a fs. 580 y concediéndose la apelación interpuesta en relación y con efecto suspensivo (fs. 582).

Recibidas las actuaciones en esta Alzada, por Disposición N° 1306 del 02 de agosto de 2013 se llamó Autos para Resolver, con la integración de Sala allí dispuesta y el orden de votación que da cuenta el acta de fs. 587.

2.- La cuestión a dirimir se origina con motivo de la presentación efectuada a fs. 561/562 vta. por la Sra. M. E. S.-por apoderado- quien invocando ser concubina del causante J. V. R., solicita se le otorgue el derecho real de habitación del inmueble que fuera “asiento del hogar conyugal.

El Señor Juez “a quo” rechazó la petición formulada mediante el dictado de la Providencia N° 5839 hoy en crisis. Fundó tal denegatoria en la circunstancia de que la presentante no reviste el carácter de parte legítima para plantear tal cuestión.

Disconforme, se agravia el apelante en el memorial en análisis señalando que su comitente reúne los requisitos normados en el Art. 3573 bis del C.C. en razón de haber convivido con el causante como su concubina por más de 5 años; que habita en el inmueble en el que convivió en aparente matrimonio desde hace aproximadamente 10 años y lo sigue haciendo en la actualidad pagando todos los servicios e impuestos que gravan a dicha propiedad. Por ello solicita se revoque la recurrida y se haga lugar a lo peticionado, con costas en caso de oposición.

3.- Así entonces, el tema en análisis gira en torno a la aplicación del Art. 3573 bis del Código Civil introducido por la Ley N° 20.798. Se trata de un derecho que la ley otorga al cónyuge supérstite sobre el único inmueble, habitable, propio o ganancial, integrante del haber hereditario y que hubiera constituido el hogar conyugal.

No cabe duda que la ley tiene como fundamento un sentido protector porque se otorga el beneficio en tanto y en cuanto se encuadre dentro de los límites que la propia ley fija.

Es decir que como tal derecho depende de una serie de circunstancias de hecho y requisitos establecidos en la norma en cuestión, es menester que los mismos sean debidamente acreditados y por tanto, ello debe ser expresamente invocado ante el juez del sucesorio.

Sostiene con acierto Marina Mariana de Vidal en su obra “Curso de Derechos Reales” que a fin de que opere este derecho es imprescindible que el cónyuge sobreviniente lo invoque en el juicio sucesorio ya que puede o no hacer uso de este derecho, siempre que reúna los requisitos legales necesarios y, en tal caso, se dispondrá su inscripción en el Registro de la Propiedad Inmueble. (Conf. aut. y ob. cit., T. III, Zavalía, p. 64 y ss.).

4.- De los fundamentos legales y doctrinarios mencionados puede colegirse que es un derecho que la ley otorga al cónyuge superstite. De modo tal que la cuestión a dirimir radica en la capacidad de la recurrente para intervenir en este sucesorio, en razón de su carácter de concubina del causante J. V. R. y si en mérito de ello, se encuentra legitimada para solicitar se le otorgue el derecho peticionado.

No puedo menos que coincidir con el sentenciante de grado en cuanto a la conclusión a que arribó. En efecto, se define al concubinato como toda relación con cierto grado de estabilidad entre un varón y una mujer (hoy independientemente del sexo) que cohabitan públicamente aparentando vida marital sin haber institucionalizado en forma de matrimonio la unión Precisamente, uno de sus rasgos predominantes es el carácter puramente fáctico de la relación, es decir una relación de hecho, no institucionalizada como matrimonio que no comporta derechos y deberes matrimoniales ni se pretende una estabilidad basada en el vínculo matrimonial (Conf. PERRINO Jorge O., Derecho de familia, T. II, Abeledo Perrot, Avellaneda, pp. 1667/1668). Por tanto, resulta a todas luces incompatible con la vocación sucesoria.

En relación a los derechos de la concubina, la C.S.J.N. ha dicho que “una mera relación de hecho, concubinato, no aprobada por la ley…por sí sola, ni genera derechos y obligaciones recíprocas, ni engendra consecuencias jurídicas”, añadiendo “salvo que la ley expresamente se las atribuya por razones que, en nuestro régimen legal, no podrían fundarse en el reconocimiento de la existencia de vínculo matrimonial, base de la familia protegida por la Constitución Nacional” (Fallos, 295:376, consid. 4º).

En relación a la situación que se plantea en autos y la pretensión esgrimida, se ha dicho que el concubino no posee legitimación para iniciar el juicio sucesorio del que fuera en vida su pareja, por cuanto nuestro derecho positivo no le reconoce vocación sucesoria. (Cam. Nac. Civ., Sala A, 1010-56, J. A. 1956-IV-527) (Conf. MEDINA, Graciela, Proceso Sucesorio. T. I, Sta. Fe. 2011, pp. 177/178). Por otra parte, la institución en análisis ha sido establecida en exclusivo beneficio del cónyuge supérstite (C2a.CC de Córdoba, 24/06-/1988, LLC, 1989-703; CNCiv., Sala L, 08/07/1999, LA LEY, 2000-C, 111, Sala L, 08/07/1999, D.J. del 26/09/2001, p. 246, cit. por FERRER, Francisco – MEDINA, Graciela, Código Civil Comentado. Sucesiones. T. II. Edit. Rubinzal Culzoni. Sta. Fe. 2003. p. 100), carácter que la recurrente no reviste tal como expresamente lo invoca al efectuar su presentación al juicio, por tanto no posee legitimación para presentarse a este sucesorio reclamando se le confiera el derecho real de habitación, tal como pretende.

5.- Por las razones apuntadas propiciaré el rechazo del recurso de apelación interpuesto a fs. 576 y vta. y por ende, la confirmación de la Providencia recurrida N° 5839 del 24 de abril de 2013 obrante a fs. 573, con costas a la vencida por haber mediado oposición y por aplicación del principio objetivo de la derrota (Art. 68 del C.P.C.C.). Así voto.

A la misma cuestión el señor juez de cámara dr. Diego Rosendo Monferrer dijo:

Que comparto los fundamentos expuestos por el Señor Vocal preopinante. En consecuencia, adhiero al voto que antecede y me expido en idéntico sentido.

Por todo ello, se resuelve:

1°) Rechazar el recurso de apelación interpuesto a fs. 576 y vta. y en su mérito, confirmar la Providencia recurrida N° 5839 del 24 de abril de 2013 obrante a fs. 573.

2°) Costas en esta instancia a la vencida.

3°) Insértese copia, regístrese, notifíquese y consentida que fuere, devuélvase al Juzgado de origen. — Carlos Aníbal Rodríguez. — Diego Rosendo Monferrer.