Autor: AA. VV.
Publicado en: LA LEY10/07/2012, – LA LEY2012-D, 1405

Dirigida por Jorge Horacio Alterini y coordinada por Ignacio Ezequiel Alterini, la Editorial La Ley y el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, han editado en conjunto una obra que bajo el título Derecho Notarial, Registral e Inmobiliario y el epígrafe “Doctrinas Magistrales 1897-2012”, está llamada a constituirse en un clásico de la materia y en un texto de consulta ineludible.
La obra se desarrolla en ocho tomos. Los tomos I y II se dedican al Derecho Notarial, el III y IV al Derecho Registral, el V al Derecho Inmobiliario en su vertiente contractual, y el VI y el VII al Derecho Inmobiliario, desde el punto de vista de los Derechos Reales. Por último el tomo VIII, contiene los índices, lo cual constituye un acierto al permitir escudriñar en forma concisa e integrada la totalidad de la doctrina seleccionada a través de un índice general, uno por autores y otro analítico.
Los volúmenes indicados nos presentan doctrina publicada en la Revista Jurídica La Ley, y otras publicaciones de esa Editorial, así también como en la Revista del Notariado entre los años 1897 y 2012. La obra, lejos de ser una recopilación donde se apilan con más o menos orden distintos trabajos, por el contrario, contiene un riguroso plan en su desarrollo. A lo largo de más de alrededor de 11.000 páginas se desgranan, unidos por una metodología impecable, establecida por la firme mano de su director, trabajos que tratan los temas propuestos con hondura y rigurosidad. Del extenso lapso de tiempo abarcado -¡más de 100 años!- se han seleccionado los aportes que conservan su frescura y vigencia por haber marcado los caminos y señalados los rumbos presentes de esta disciplina. La doctrina clásica se une con la más moderna, de la cual se han tomado los trabajos más significativos. Se trata en consecuencia de una obra que con resonancias y raíces en el pasado asume el presente palpitando novedad y actualidad.
Uno de los objetivos evidentes de esta obra es reunir lo disperso en una unidad, dándole un sentido orgánico, coherencia, articulando los tópicos y llevando a quien a ella se acerca a recorrer en forma sistemática la materia. Ello no quita que también permita al lector acercarse a un tema puntual para tener un amplio panorama del mismo e incluso abrirle otros derroteros para su estudio o solución práctica.
Ese acabado orden también permite al estudioso utilizar este tratado como una suerte de guía donde puede ir encuadrando los distintos temas que se le presentan en su vida tanto académica como profesional.
La importancia de los autores amalgamados en esta obra es indudable. Mencionar sólo a algunos sería injusto. Basta decir que el subtítulo de “Doctrinas Magistrales” es acertado. En la primera acepción de “magistral” el diccionario de la Real Academia Española nos remite a la palabra magisterio que asimismo se define como “enseñanza y gobierno que el maestro ejerce con sus discípulos”. Y en la segunda acepción a “hecho con maestría”. Las doctrinas sistematizadas bien merecen ese calificativo, como así también la labor efectuada por el director y el coordinador de la obra.
El título que refiere en primer lugar al Derecho Notarial puede hacer pensar por un instante que sólo será de interés para escribanos, pero basta repasar los temas de los tópicos tratados para reparar en que es una obra también de utilidad primaria y sumo provecho para quienes, como nosotros, ejercemos la abogacía. Recomendamos al lector que pase revista a los índices y podrá comprobar el amplio, útil y atrayente número de cuestiones que se desplegarán ante su intelecto.
La doctrina espigada no busca dar respuestas unívocas. Con gran amplitud de criterio se han escogido artículos que representan variadas posturas que pueden existir sobre un mismo tema, lo que permite al profesional tomar un conocimiento acabado del tema en estudio, y formar su propia opinión prefiriendo las que dan una solución prudencial más justa a la cuestión.
Lo inmobiliario, como bien explica en el prefacio el director de este tratado, es el elemento unificador de las tres disciplinas integradas en el título. En nuestro país, y en buena parte del mundo, el inmueble es y seguirá siendo un elemento clave del desarrollo económico y social, por lo que el estudio de las disciplinas que lo convocan tiene indudable importancia. Es por ello que en el año 2000 impulsamos en el ámbito de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales del Rosario, de la Universidad Católica Argentina, la creación el Instituto de Derecho Inmobiliario y Registral, lo que nos permitió incrementar la investigación en este fundamental campo del derecho.
Si bien el elemento aglutinante son los bienes raíces, la obra desborda calculadamente ese marco cuando ello es necesario para realizar un análisis acabado del Derecho Notarial y Registral.
Es también sumamente relevante la atención que pone el texto a los temas de responsabilidad civil que se conectan con los institutos examinados. Así da sobrados elementos al operador jurídico para cumplir una labor preventiva evitando que se susciten conflictos y en los casos que ellos ya han ocurrido al abogado litigante y al magistrado para arribar a una reparación del daño injusto.
No podemos dejar pasar la oportunidad de agradecer al director y al coordinador que hayan seleccionado varios de nuestros artículos para integrar este emprendimiento, ello nos llena de satisfacción, así como nos compromete a trabajar aún con mayor dedicación estas disciplinas.
En el futuro no podrá prescindirse de la consulta de este libro para encarar con profundidad cualquier estudio sobre las materias propuestas, tanto por razones académicas como de la práctica profesional. Se trata, pues, de una obra imprescindible para el notario y para el abogado, tanto para los catedráticos como para quienes se preocupan por el día a día de la profesión, con un justo equilibrio entre la teoría y la práctica.