Autor: Gastón Vidal Quera

Publicado en: PH Económico

El pasado lunes 18 de se publicó en el Boletín Oficial la Resolución General de la AFIP 3450/13, con vigencia desde esa fecha, por medio de la cual se deja sin efecto anteriores regímenes de percepción por compras en el exterior abonadas por tarjetas de crédito o débito y las compras por “Internet”.
Así las cosas, de acuerdo a los considerandos de la norma la AFIP “ha observado comportamientos defraudatorios en la tramitación de operaciones de sectores vinculados a la adquisición de moneda extranjera, principalmente con los códigos vinculados al “turismo”, considerando que las operaciones por las que se aplica la percepción son un “indicador efectivo de capacidad contributiva”.
En concreto, se estableció un régimen de percepción que se aplicará para los sujetos residentes en el país (personas físicas, sucesiones o personas jurídicas) que efectúen algunas de las siguientes operaciones:
a) Las operaciones de adquisición de bienes y/o prestaciones, locaciones de servicios y/o adelantos de efectivo realizadas en moneda extranjera, efectuadas en el exterior por residentes del país, que se cancelen mediante la utilización de tarjetas de crédito, débito y/o compra, comprendidas en el régimen de la ley 25.065, administradas por entidades del país. Se incluyen las compras a través de portales o sitios virtuales o cualquier otra modalidad por Internet. Deben actuar como agentes de percepción las entidades que cobran las liquidaciones.
b) Las operaciones de adquisición de servicios en el exterior contratados a través de viajes y turismo (mayoristas y/o minoristas), incluyendo servicios de alojamiento, alquiler de vehículos, traslados, entretenimientos, etc. Deben actuar como agentes de percepción las agencias de viaje y turismo que cobren tales servicios.
c) Las operaciones de adquisición de servicios de transporte terrestre, aéreo y por vía acuática, de pasajeros con destino fuera del país. Deben actuar como agentes de percepción las empresas que cobren por tales servicios.
Las percepciones se tomarán como pago a cuenta del impuesto sobre los bienes personales para los sujetos adheridos al denominado Monotributo o no responsables en el impuesto a las ganancias y para los demás sujetos operará como un pago a cuenta del impuesto a las ganancias.
El importe a percibir, que ha tenido amplia difusión en los medios, es equivalente a la aplicación de una alícuota del veinte por ciento (20%) sobre el precio total de la operación; y en el caso de los servicios de transporte sobre el precio –neto de impuestos y tasas. Las operaciones en moneda extranjera deberán convertirse a pesos, aplicando el tipo de cambio vendedor, para la moneda que se trata, fijado por el Banco de la Nación Argentina, al cierre del último día hábil inmediato anterior a la fecha de emisión del resumen, liquidación y/o factura o documento equivalente.
Las percepciones pueden aplicarse en la declaración jurada del impuesto a las ganancias o, en su caso, del impuesto sobre los bienes personales, correspondiente al período fiscal en el que fueron practicados. Si se generan saldos a favor en forma permanente, el mismo podrá ser aplicado para cancelar otras obligaciones impositivas (conforme lo dispone la R.G. 1658).
Los sujetos a los que se les practicó la percepción y no son contribuyentes del impuesto a las ganancias ni del impuesto sobre los bienes personales, podrán solicitar la devolución del gravamen en los términos de la Resolución General Nº 3420/12.
En conclusión, la AFIP ha considerado que la utilización de tarjetas para realizar compras en el exterior y la adquisición de pasajes turísticos son índices de capacidad contributiva que ameritan adelantar el impuesto a las ganancias y sobre los bienes personales (en definitiva la percepción tiene ese efecto económico).