Hechos:

La trabajadora que, en un principio, fue pasante y luego fue contratada por el demandado inició reclamo por habérsela despedido sin causa, mientras estaba embarazada. La Cámara del Trabajo de Mendoza hizo lugar a la acción promovida.

Tribunal: Cámara 4a del Trabajo de Mendoza(C4aTrabMendoza)

Fecha: 29/09/2011

Partes: Margutti p/despido

Publicado en: LLGran Cuyo2012 (abril), 333

Cita Online: AR/JUR/56265/2011

Sumarios:

1. Con el propio reconocimiento del empleador demandado y la prueba instrumental acompañada surge acreditado que, vencida la pasantía, entre las partes existió una relación laboral, desempeñándose la actora como administrativa, que corresponde a un contrato individual de trabajo que en su ejecución se rigió por la LCT.

2. La indemnización prevista en el Art. 178 y 182 de la LCT resulta procedente, toda vez que la extinción dispuesta por el empleador fue incausada y se produjo días después que la trabajadora le notificara fehacientemente su embarazo, dentro del plazo que fija la norma mencionada

Jurisprudencia Relacionada(*)

Ver También

Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala X, “Demestri Mirtha Mabel y Otro c. Consolidar Cia. Seguros de Retiro S.A. s/dferencias de salarios”, 2011/08/15, La Ley Online, AR/JUR/48445/2011

(*) Información a la época del fallo

Texto Completo: .— Mendoza, septiembre 29 de 2011.

1ª Relación Laboral. 2ª Rubros reclamados. 3ª Costas.

1ª cuestión.— El doctor Nicolau dijo:

1- La actora invoca en sustento de lo que reclama en autos la existencia de un vínculo de trabajo, el periodo de extensión del mismo y una categoría profesional determinada, que constituyen en la litis extremos legales cuyo peso probatorio recaen sobre él (arts. 12, 45 y 55 C.P.L.).

La existencia de la relación revestida por la accionante, es extremo legal de la litis controvertido, en cuanto la actora sostiene que ingresó a trabajar para el demandado el 01 de diciembre de 2005, como empleada administrativa A del C.C.T. N° 130/75, con una jornada completa de trabajo, de lunes a viernes y sábados medio día. Sostiene que la accionada la registró el 03 de abril de 2006 con una fecha de ingreso posterior a la real.

Por su parte, el demandado manifiesta que la accionante se vinculó mediante un Convenio Individual de Pasantía, por el cual se le abonó una asignación estímulo mensual para viáticos y gastos de $ 500, y que tuvo una vigencia de 3 meses, del 22/08/2005 al 21/11/2005. Y que renovó la pasantía por 4 meses más, del 22/11/2005 al 21/03/2006. Que luego, por error inscribió a la actora bajo su dependencia el 03/04/2006, finalizando la misma el 03/05/2006 en razón de haber enmendado dicho error y registrarla en relación de dependencia de su real empleador el Sr. Jorge Salinas desde el 04/05/2006 hasta el 18/05/2006 en que finalizó la vinculación de común acuerdo.

Paso a analizar la prueba rendida en autos:

1- Instrumental: 1) cartas documento intercambiadas por las partes; 2) convenio individual de pasantía celebrado entre las partes, de fecha 18/05/2005, con vigencia del 22/08/2005 al 21/11/2005; y convenio de pasantía de fecha 22/11/2005; 3) convenio marco de pasantía celebrado entre Motores y Materiales Eléctricos S.A. y la Universidad J. A. Maza en fecha 20/08/2005; 4) recibos de estímulo por pasantía de diciembre de 2005 a marzo de 2006; 5) constancia manual de alta temprana ante AFIP de la actora, efectuada por Jorge Salinas, con fecha de inicio de la relación el 03/04/2006; constancia de alta temprana de la actora efectuada por Motores y Materiales Eléctricos S.A., con fecha de inicio de la relación el 03/04/2006; constancia de alta temprana de la actora efectuada por Jorge Salinas, con fecha de inicio de la relación el 04/05/2006; 6) constancia de baja del trabajador ante AFIP de la actora, efectuada por Jorge Salinas, con fecha de cese el 18/05/2006; constancia de baja del trabajador ante AFIP de la actora, efectuada por Motores y Materiales Eléctricos S.A., con fecha de cese el 30/04/2006; 7) certificación de remuneraciones y servicios de la actora para el empleador Jorge Salinas, por el periodo 01/05/2006 al 18/05/2006; certificación de remuneraciones y servicios de la actora para el empleador Motores y Materiales Eléctricos S.A., por el periodo 03/04/2006 al 30/04/2006; 8) comunicación por fax a Asociart. ART y a Triunfo Seguros; 9) contrato por tiempo indeterminado de fecha 03/04/2006, celebrado entre Jorge Salinas y la actora; 10) recibo de haberes de la actora de abril de 2006 bajo dependencia de Motores y Materiales Eléctricos S.A.; 11) constancias de aportes a la seguridad social efectuados por Motores y Materiales Eléctricos S.A.; 12) acta de constatación notarial de fecha 13/06/2006; 13) certificado médico de embarazo expedido por el Dr. De Gaetano en fecha 08/06/2006; certificado médico que indica reposo por 10 días por amenaza de aborto, expedido por el Dr. F. M. en fecha 31/05/2006; 14) expediente N° 7636M06, originario de la S.T.S.S.

2- Informativa: 1) de la Universidad Juan Agustín Maza, que informa que tiene un Convenio Marco de Pasantías firmado con la demandada el 18/08/2005; y dos Convenios Individuales de Pasantía de la alumna Andrea Margutti, de fecha 18/05/2005 por el periodo 22/08/05 al 21/11/05, y de fecha 22/11/2005 por el periodo 22/11/05 al 21/03/06; 2) del A.N.Se.S., que remite constancias de aportes de la actora; 3) del Correo de la República Argentina S.A., que remite copia de las cartas documentos remitidas por las partes, con datos de entrega.

3- Pericial Contable: el perito contador informa que, en su aspecto formal, la demandada lleva en legal forma el libro de sueldos y jornales. Que la actora registra como fecha de ingreso el 03/04/2006, pero no registra fecha de egreso; que la comunicación de baja a la AFIP señala como fecha de egreso el 30/04/2006, que dicha comunicación fue efectuada el 04/07/2006. Que la categoría profesional de la actora fue Administrativa A. Que la demandada lleva control horario en base a planillas, acompañando la correspondiente al mes de abril de la actora. Practica liquidación de los rubros reclamados por la accionante. Esta pericia fue impugnada por el actor, y contestadas las observaciones por el perito.

4- Pericia caligráfica: La perito calígrafo, luego de la toma de material indubitado, y de los exámenes realizados, análisis y cotejos, concluye que la firma estampada en el convenio Individual de Pasantía del 18/08/2005 son auténticas de puño y letra de la actora. Este informe pericial fue observado por el actor por ser cuestionado el convenio de fecha 22/11/2005 y no el analizado, y fue completado por la perito, quien concluyó que los convenios cuestionados de igual fecha, no presentan firmas ni rasgos de la actora, por lo que no puede atribuirse a su puño y letra.

5- Absolución de posiciones: 1) de la demandada: quien por medio de su presidente, el Sr. Jorge Salinas, y a tenor del pliego obrante a fs. 306, (sobre si la actora comenzó a trabajar en relación de dependencia para la demandada con fecha 11/12/2005); dijo: “no es cierto”; (sobre si tuvo conocimiento que la actora se encontraba embarazada cuando fue despedida) dijo: “no es cierto, y no fue despedida, fue un convenio consensuado”; y luego agregó: “con Margutti se hicieron dos convenios de pasantías, los trajo ella, tenía que firmarlos y archivarlos, y no los firmó, …no es verdad que la empresa le haya ofrecido registrarla, sino que se le ofreció al término del segundo convenio de pasantía, …como pasante tenía un horario de 6 horas, 3 horas en la mañana y 3 horas en la tarde, …no recuerdo la fecha de la baja de la actora, si que el formulario 931 fue a fines de mayo con la liquidación final, y la buscamos para pagarle, ella estaba trabajando en otro lado, …el alta temprana se hizo antes del 03 de abril, …a mí no me contó nunca que estaba embarazada, y no me consta que haya informado en la empresa, …no es verdad que se le haya firmado el contrato bajo amenaza de despido, …no recuerdo si se le abonó la liquidación final, sé que se la buscó para pagarle y se le llevó la certificación de servicios a la Subsecretaría, se le quiso pagar dos veces, ella reclamó una diferencia de $ 80 que también se le quiso abonar y no la quiso recibir, …se le ofreció a la actora trabajar para Salinas Modas, es otro negocio que llevamos”.

6- Testimonial: 1) N. B.: quien conoce a las partes en razón de haber sido contadora de la demandada, dijo que: “empecé a prestar servicios de auditoría en la empresa demandada a mediados de enero de 2006, tenía que hacer un análisis de gastos, estructuras, personal, allí conocí a Margutti, tuve que ver el personal que estaba, … ella me manifestó que era pasante de Salinas Modas, …no sé el horario que iba, yo no iba todos los días, la vi algunas horas en la mañana, como 3 horas, …me enteré que estaba por terminar la pasantía y se tomó licencia, y se le ofreció incorporarla a la vuelta, en abril de 2006, …duró hasta mayo de 2006, …yo la única intervención que tuve fue la de intentar ubicarla, me dijeron en su casa que estaba trabajando en un estudio contable de la contadora J., la ubiqué allí y la contacté para poder pagarle, me dijo que le debían $ 80, luego me dijo que no le pagara, que ya había decidido iniciar acciones legales, fue a fines de mayo, …cuando la llamaba a la casa me decían que no estaba, que estaba trabajando, …vi unos contratos de pasantías firmados por la universidad, vi dos, los dos eran antes de mi trabajo, y seguían en vigencia en enero de 2006, …por error se la registró para la empresa Motores y Materiales, pero lo conversado era que iba a trabajar en Salinas Modas, luego se corrigió, …se hicieron recibos, de Salinas Modas, el de Motores y Materiales no lo quiso recibir, …Margutti hacía tareas de auditoría de ventas, archivo de documentación, era un lugar abierto, todos estaba ahí, …no se los motivos del cese, se decía que ella estaba disconforme, que había renunciado, … no sabía del embarazo, no escuche, si se que mandó carta documento, no sé si presentó certificado médico”; 2) Andrea Calivar: quien conoce a las partes por haber trabajado para la demandada desde 1999 hasta la actualidad, dijo: “ella era pasante, era estudiante, no se la fecha exacta, ella hacía trabajos administrativos, …tuvimos charlas, decía que se quería ir, porque tenía mucho trabajo, …las condiciones de trabajo son buenas, en once años que llevo, siempre he estado registrada, también tengo dos hijos, me los asentaron, me han dado licencias, …la parte de administración de Salinas Modas y de Motores y Materiales se lleva en el mismo lado, no sé que tareas hacía ella, somos todos compañeros de trabajo, no sé quien trabaja para cual de las empresas, …un día yo estaba en la caja y ella vino corriendo, me dijo que había discutido con Jorge y se fue, no sé que discutieron, no la vi más, ….ella no tenía buena relación con los otros empleados, con Anabel, Nancy, …el horario era de 8:30 a 12:30 y de 16:30 a 20:30 horas, era de 8 horas, ella creo que hacía medio día, la veía a la mañana, …horario corrido no hacía nadie, …si hay planillas de horario, se firman, …no sé si ella estaba embarazada o avisó”; 3) Raúl Gómez: quien conoce a las partes por haber trabajado para la demandada, dijo que: “Margutti llegó a la empresa a mediados de 2005 en carácter de pasante, presentó un convenio con la empresa por una pasantía, …duró hasta principios de 2006, durante ese periodo no se le liquidó salarios, yo empecé a liquidarle en abril de 2006 que me dijeron que ingresaba como empleada, estuvo un mes y medio más o menos, yo le hice la liquidación final a mitad de mayo de 2006, …yo no recibo certificados médicos, eso lo hace Recursos Humanos, …Motores y Materiales no tiene ni ha tenido personal no registrado, …el trato de Margutti era normal, el de Salinas era amigable, …la mayoría del personal tiene antigüedad extensa, …el primer mes figuró a nombre de Motores y Materiales y al mes siguiente lo corrigieron a Salinas Modas, …me dijeron que renunció, …no sé de su embarazo”.

De acuerdo al principio de la unidad de la prueba se ha dicho que: “Para una concreta y correcta apreciación, no basta tener en cuenta cada medio aisladamente, ni siquiera darle el sentido y alcance que realmente le corresponda, porque la prueba es el resultado de los múltiples elementos probatorios reunidos en el proceso, tomados en su conjunto, como una “masa de pruebas” según la expresión de los juristas ingleses. Es indispensable analizar las varias pruebas referentes a cada hecho y luego estudiar globalmente los diversos hechos, es decir “el tejido probatorio que surge de la investigación” (Micheli “Carga de la prueba” fs. 136 y Gorplie fs. 53, citados por Hernando Devis Echandía “Teoría General de la Prueba Judicial”, Tº I, fs. 306).

La fuerza probatoria material que se determina mediante la crítica material del testimonio, depende de que el juez encuentre o no en cada uno y en su conjunto, argumentos de prueba que le sirvan para formar su convencimiento sobre los hechos que interesen al proceso (cfs. Tº I, nums. 64 y 8185) (Hernando Devis Echandía, Teoría General de la prueba Judicial, pág. 249).

Además, los magistrados del fuero laboral donde rige el sistema de “apreciación en conciencia” están autorizados a seleccionar y jerarquizar las fuentes y medios probatorios pudiendo preferir unos elementos de tal naturaleza a otros, sin que se encuentren obligados a referirse a todos los que se pongan a su consideración.

 

Es menester recordar que el Régimen de Contrato de Trabajo en sus arts. 21 y 22 caracterizan lo que debe entenderse por contrato de trabajo y por relación de trabajo. Al caracterizar al contrato o acuerdo de voluntades la ley destaca la circunstancia de que un sujeto debe poner a disposición de otro su capacidad laborativa, en relación de dependencia, durante un período de tiempo y mediante una contraprestación. Cuando se refiere a la relación de trabajo la caracteriza con las mismas notas distintivas, indicando que puede configurarse cualquiera sea el acto que le dé origen.

Estos artículos deben armonizarse con el art. 23 que establece que el hecho de la prestación de servicio hace presumir la existencia de un contrato de trabajo. Es decir el contrato de trabajo presupone la prestación de servicios subordinados y la prueba debe centrarse en demostrar la existencia real de ese hecho relación de trabajo (Instituciones del Derecho Español del Trabajo, Pérez Señero, pág. 50).

Por otra parte, tratándose de una presunción iure tantum, admite prueba en contrario, y es el demandado quien debe arrimar al proceso los elementos que demuestren que el servicio que prestó el demandante, por sus circunstancias, relaciones o causas que lo motivaron, no responde a las características del trabajo dependiente reglado por la LCT.

Conforme a lo expresado, corresponde analizar con la prueba que se ha rendido en autos, si la actora ha acreditado el hecho de la relación de trabajo.

En los presentes, la propia demandada ha reconocido la prestación de servicios por parte de la actora, aunque sosteniendo que lo hizo como pasante, en virtud de un convenio individual de pasantía que se extendió por tres meses desde el 22/08/2005 al 21/11/2005, renovándose por cuatro mese más desde el 22/11/2005 al 21/03/2006.

Y que al vencimiento del segundo convenio de pasantía ingresó a trabajar bajo su dependencia el día 03/04/2006 por error, en razón de habérsele asignado tareas para otra empresa que utiliza las mismas instalaciones, Salinas Modas de Jorge Salinas, y que por un error de registración se consignó como empleador a la demandada. Que al mes siguiente se enmendó dicho error y se la registró bajo la dependencia de Jorge Salinas desde el día 04/05/2006.

Asimismo la prestación de servicios resulta acreditada con la declaración testimonial brindadas y arriba transcriptas, en tal sentido, los testigos han referido haber visto a la actora desarrollando tareas administrativas en las oficinas de la empresa demandada, aunque también refieren que es el mismo domicilio de las oficinas comerciales de Salinas Modas.

Conforme lo expuesto, resulta acreditada la prestación de servicio de la actora para la demandada.

Ahora bien, la accionada pretende desvirtuar la presunción aludida, invocando una relación de pasantía con la accionante.

De las pruebas instrumentales acompañada en autos, en especial de los convenios de individuales de pasantías de fechas 18/08/2005 y 22/11/2005 (obrantes a fs. 264/266 y 280), del convenio Marco de Pasantías celebrado entre la accionada y la Universidad Juan Agustín Maza (fs. 278/279), del reconocimiento efectuado por el Dr. G. a fs. 159, representante de la entidad educativa, del informe remitido por la universidad a fs. 142, de los recibos de estímulo por pasantía de diciembre de 2005 a marzo de 2006 obrantes a fs. 282/283 (no impugnados por la actora), como así también de las testimoniales recepcionadas en la audiencia de vista de causa, surge que la actora se desempeñó para la demandada bajo el régimen de pasantías (ley 25.165, decreto N° 1227/2001) desde el 22/08/2005 y lo hizo hasta 21 de marzo de 2006.

No obsta la solución arribada la falta de firma de la actora del convenio individual de pasantía de fecha 22/11/2005, en tanto de la restante prueba referida apreciada en su conjunto, surge acreditada la prestación de servicios por parte de la actora en tal sentido (recibos de de estímulo por los periodos diciembre de 2005 a marzo de 2006, oficio remitido por la Universidad que informa que en sus registros figuran convenios individuales de la alumna Andrea Margutti como pasante de la empresa demandada durante el periodo 22/08/2005 al 21/11/2005 y del 22/11/2005 al 21/03/2005, y testimonios de Bianchi, Calivar y Gómez que dan cuenta que la accionante se desempeñó como pasante hasta marzo de 2006).

Por otra parte, surge acreditado por el propio reconocimiento de la demandada, la relación laboral con la actora desde 03/04/2006, como así también de la prueba instrumental acompañada: contrato de trabajo entre las partes, certificación de servicios y recibo de remuneración de abril de 2006.

Ahora bien, no resulta atendible el error aludido por la demandada, refiriendo que la actora debía incorporarse como personal en dependencia de la empresa Salinas Modas de Jorge Salina, en tanto el proceso de aprendizaje efectuado mediante los convenios de pasantías los realizó para la propia demandada.

Por lo expuesto, entiendo que se han incorporado elementos de valoración eficientes, los que en su conjunto y de manera armónica me permiten concluir razonadamente sobre la existencia del vínculo de trabajo que unió a la actora con el demandado.

Por todo lo expuesto, concluyo que entre la Sra. Andrea Margutti y Motores y Materiales Eléctricos S.A. existió un verdadero vínculo laboral, desempeñándose la actora como Administrativa A, correspondiendo la relación laboral a un contrato individual de trabajo iniciado el 03 de abril de 2006, que en su ejecución se rigió por la L.C.T.

Así voto.

2ª cuestión.— El doctor Nicolau dijo:

Acreditada la existencia del vínculo laboral entre las partes, paso a analizar la procedencia de los rubros reclamados por la actora a fs. 14 vta.

1 La accionante reclama los rubros indemnizatorios que derivan de un despido directo que invoca, en concepto de indemnización sustitutiva del preaviso, integración de mes de despido e indemnización por despido, el que reputa motivado en la comunicación de la rescisión de la relación laboral realizada por la empleadora, la cual considera sin causa.

Comunicación que se materializa a través de la carta documento de fecha 17/06/2006 que glosa a fs. 262 y 295 de autos.

Siendo la accionada la que da por finiquitada la relación laboral, cae en cabeza de ésta la prueba de los motivos que alude en su comunicación del distracto.

A tenor de la instrumental incorporada al proceso: las comunicaciones cursadas entre las partes, se puede reconstruir la situación fáctica: mediante carta documento del 08/06/2006 la actora emplaza a la demandada para que la inscriban en los registros laborales denunciando una fecha de ingreso; asimismo le comunica su estado de embarazo y licencia médica, intimándola en 24 horas para que le abone salarios adeudados, bajo apercibimiento de considerarse despedida (fs. 260 y 293).

La empleadora responde el día 17/06/2006, negando los reclamos efectuados, y comunicando que “…a la fecha de su intimación la relación laboral se encontraba extinguida conforme la conducta asumida por Usted y lo previsto por el art. 241 de la L.C.T.. A todo evento, consideramos extinguida la misma en los términos del primer párrafo del art. 92 bis de la L.C.T…” (fs. 262 y 295).

Por lo expuesto en la carta documento remitida por la demandada, ésta comunica la disolución del vínculo laboral entendiendo que ha acaecido el supuesto previsto en el art. 241 3° párrafo de la L.C.T., disponiendo en subsidio la extinción de la relación laboral conforme lo dispone el 1° párrafo del art. 92 bis de la L.C.T.

En relación al primer supuesto extintivo sostenido por la accionada, es menester aclarar que para que opere la extinción del vínculo laboral por voluntad concurrente de las parte, se debe evidenciar un desinterés tanto del trabajador como del empleador de continuar la relación laboral. Esto requiere que haya pasado un tiempo considerable sin que las partes cumplan con sus obligaciones recíprocas y que por dichos incumplimientos ninguna haya efectuado reclamos, siendo el tiempo que debe transcurrir una cuestión de hecho que debe ser apreciada por el Juzgador prudencialmente.

Entiendo que en el presente caso no se evidencia la conducta inequívoca de la trabajadora de abandonar el vínculo laboral, ya que si bien la empleadora denuncia que no se presentó a trabajar desde el día 18/05/2006, la actora reclamó el día 08/06/2006, el cumplimiento por parte de la demandada de las obligaciones a su cargo, como es el pago de la remuneración de mayo, una licencia médica y la comunicación de un embarazo (fs. 260 y 293), por lo que el plazo resulta exiguo para ser considerado como un comportamiento concluyente que evidencie que ha hecho un abandono de la relación laboral.

No obsta mi convicción, el acta de constatación notarial de fecha 13/06/2006, en tanto del mismo solo surge que la actora realizaba trabajos esporádicos para un estudio contable, no evidenciado concluyentemente el abandono de la relación laboral.

El otro supuesto sostenido por la demandada como causal de extinción del vínculo de trabajo (disolución dentro del periodo de prueba), tampoco resulta atendible, en tanto para que resulte procedente el empleador debe cumplir con la debida registración del trabajador, y conforme lo expuesto al tratar la Primer Cuestión de estos Considerando, ha quedado acreditado que se efectuó la registración correspondiente solo con relación al primer mes de la relación laboral.

Por otra parte, el periodo de prueba apunta a que el empleador cuente con un lapso para evaluar el desempeño del trabajador, por lo que teniendo en cuenta que la actora se desempeñó por siete meses bajo la modalidad de pasante, y luego se incorporó como empleada en las mismas tareas administrativas, tampoco resulta procedente desde la finalidad de la norma.

Por lo que entiendo que el supuesto de rescisión dentro del término del periodo de prueba no resulta ajustado a derecho tanto desde lo formal como desde lo sustancial.

Conforme la solución arribada, la comunicación de extinción efectuada por la demandada deviene injustificada.

No obstante la solución arribada, el reclamo sobre indemnización por despido no resulta procedente conforme la doctrina plenaria del caso “Sawady, Manfredo c/SADAIC” por no haberse extendido el vínculo laboral por una extensión mayor a la fracción de tres meses requerida por el art. 245 de la L.C.T.

En tanto, al no resultar aplicable a los presente las disposiciones relativas al periodo de prueba, y conforme lo calculado por el perito contador en su informe (no cuestionado por la accionada), el reclamo de indemnización por omisión de preaviso resulta procedente por la suma de pesos novecientos setenta y seis con 62/100 ($ 976,62), y el rubro integración de mes de despido por la suma de pesos cuatrocientos veintitrés con 20/100 ($ 423,20) (art. 232, 233, 242 y 246 L.C.T.).

2- Reclama la accionante salario del mes de junio de 2006 proporcional, s.a.c. proporcional, y vacaciones proporcionales.

Acreditada la relación laboral en su extensión y tareas, como se estableció en el considerando anterior, los rubros que reclama la actora por los conceptos mencionados son prestaciones que devienen obligatorias por imperio de la ley por el hecho simple de la prestación del servicio, estando el empleador obligado, en razón del desplazamiento que se produce de la carga probatoria (art. 55 C.P.L. y 55 R.C.T.) a justificar su pago con los medios instrumentales que la ley le impone llevar (arts. 138/140 R.C.T.).

No habiendo acreditado el pago de estos rubros con instrumento idóneo me llevan a concluir que el reclamo prospera, conforme los cálculos efectuados por el perito en su informe, en concepto de sueldo de junio de 2006 (17 días) por la suma de pesos quinientos cincuenta y tres con 42/100 ($ 553,42); en concepto de s.a.c. proporcional la suma de pesos quinientos treinta y uno con 72/100 ($ 531,72); y en concepto de vacaciones proporcionales no gozadas la suma de pesos doscientos noventa y siete con 64/100 ($ 297,64) (arts. 103, 104, 121, 123, 156 y conc. L.C.T.).

3- La actora reclama el pago de las multas indemnizatorias de los arts. 9 y 15 de la Ley 24.013.

Para la procedencia de la indemnización contenida en el art. 8 de la L.N.E. es necesario que: 1) exista intimación fehaciente del actor vigente la relación laboral; 2) que el empleador no de total cumplimiento a la intimación en el plazo de treinta días corridos; 3) que se proceda de inmediato y hasta no después de 24 horas siguientes a remitir copia de la intimación a la AFIP (conforme art. 48 de ley 25.345); 4) que la intimación cumpla con los requisitos estipulados en el art. 11 de la ley 24.013, indicando las circunstancias verídicas que permitan la correcta registración.

Como se ha expuesto en la Primera Cuestión, no resulta acreditada la fecha de ingreso denunciada por la actora, por lo que las indemnizaciones reclamadas de la L.N.E. no resultan procedentes.

4- La accionante reclama la sanción prevista en art.45 de la Ley 25.345, llamada “antievasión”, que castiga al empleador que, una vez extinguido el vínculo contractual no haya hecho entrega de la certificación de haberes y de aportes y contribuciones sociales

Dicha indemnización queda supeditada a que el trabajador intime de modo fehaciente la entrega de dichos certificados, por el plazo de dos días hábiles, luego de transcurridos treinta días corridos a contar de la extinción del contrato por cualquier causa (Decreto 146/01), lo que no se ha cumplimentado en autos (fs. 294).

Por lo que la indemnización del art. 80 de la L.C.T. no resulta procedente.

5 Reclama la actora la indemnización especial dispuesta por el art. 178 de la L.C.T.

El art. 178 LCT establece el derecho al pago de una indemnización igual a la prevista en el art. 182 LCT, cuando la trabajadora embarazada haya sido despedida, a condición que haya notificado al empleador y acreditado su estado, así como que el hecho se produzca siete meses y medio anteriores o posteriores a la fecha del parto. La ley presume que el despido obedece al estado de embarazo, salvo prueba en contrario.

El demandado, por otra parte, a fin de liberarse del pago de esta indemnización especial deberá demostrar, por prueba en contrario, que el despido obedeció a otras causales diferentes; es decir, debe 1) alegar al despedir (art. 242 L.C.T.) y 2) probar en el proceso una causal legítima de denuncia del contrato.

Conforme la prueba arrimada al proceso, surge que la actora comunicó fehacientemente mediante carta documento de fecha 08/06/2006 (fs. 260 y 293) su estado de embarazo de ocho meses, con fecha probable de parto el día 17/01/2007, conforme certificado médico del Dr. R. De G.

Asimismo, obra a fs. 257 el certificado medico expedido por el Dr. R. De G. en fecha 08/06/2006, y aludido por la actora en su comunicación epistolar. Certificado que ha sido reconocido por el profesional a fs. 173 de autos.

Por lo que habiéndose resuelto que la extinción dispuesta por la empleadora en fecha 17/06/2006 fue incausada, debe entonces concluirse que la indemnización especial resulta procedente por haberse producido dentro del plazo legal (siete meses y medio anteriores o posteriores a la fecha de parto).

En consecuencia, resulta procedente el reclamo de la indemnización especial contenida en el art. 178 y 182 de la LCT., por la suma de pesos once mil setecientos diecinueve con 44/100 ($ 11.719,44), conforme al cálculo efectuado por el perito contador en su dictamen.

6- La accionante reclama el incremento dispuesto por el art. 2 ley 25.323.

El art. 2 de dicho cuerpo legal dispone un incremento de hasta un 50% de las indemnizaciones previstas en los arts. 232, 233 y 245 de la L.C.T., o en su caso los arts. 6 y 7 de la Ley 25.013, cuando el empleador fehacientemente intimado por el trabajador no las abonare, y consecuentemente le obligare a iniciar acciones judiciales o cualquier instancia previa de carácter obligatorio para su percepción, requiriendo en este caso intimación fehaciente al empleador a tales efectos.

Conforme lo resuelto anteriormente, no resultando procedente las indemnización prevista en el art. 245 de la L.C.T., como así también entendiendo que en el presente caso existieron causas que pudieron ocasionar una duda en el empleador acerca de la procedencia o no de las indemnizaciones de los arts. 232 y 233 de la L.C.T., (por aplicación lo dispuesto en el art. 2 in fine de la ley 25.323), el incremento reclamado no resulta procedente.

Por todo lo expuesto, la demanda prospera parcialmente por la suma de pesos catorce mil quinientos dos con 04/100 ($ 14.502,04), montos a los que se les deberá adicionar los intereses legales desde la fecha en que fueron exigibles y hasta el momento del efectivo pago a calcularse conforme las siguientes pautas.

Sobre los intereses el Nicolau dijo:

Conforme el art. 82 del C.P.L. y art. 90 inc. 6 del C.P.C., corresponde determinar los intereses legales a aplicar al capital de condena.

La doctrina emanada de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia, en los fallos plenarios “Amaya…” y “Aguirre…”, declaró la inconstitucionalidad de la Ley 7.358 en el primer plenario y el plenario “Aguirre…” hizo lo propio respecto de la Ley 7.198.

El Superior Tribunal declaró que la Ley 7.198 ha devenido en inconstitucional atento que la tasa pasiva que la misma fija no cumple con la función resarcitoria que deben tener los intereses moratorios y determinó que correspondía aplicar la tasa activa cartera general nominal anual vencida a 30 días del Banco de la Nación Argentina (T.N.A.) a partir del dictado del plenario, cuya publicación en lista aconteció el día 020609.

Consecuentemente, teniendo en cuenta que los índices en forma periódica son publicados en los distintos medios de comunicación, de los mismos surge la prueba acabada de la insuficiencia de la tasa pasiva, por lo que tratándose de un crédito alimentario, en el presente caso corresponde aplicar la tasa de interés activa promedio que determina el Banco de la Nación Argentina desde que los créditos fueron exigibles y hasta su efectivo pago.

Por lo expuesto, el interés aplicable hasta la fecha del dictado de la presente sentencia es del 99,71%, por lo que la presente acción resulta procedente a la fecha del dictado de esta sentencia en la suma de pesos veintiocho mil novecientos sesenta y dos con 02/100 ($ 28.962,02).

Así voto.

3ª cuestión.— El doctor Nicolau dijo:

Las costas, siguiendo el principio chiovendano de la derrota, se imponen a cargo del demandado por los rubros que proceden, y a cargo del actor por los que se rechazan (arts. 31 C.P.L. y 35 y 36 C.P.C.).

Al solo efecto regulatorio se fija la suma por la que se rechaza la demanda en $ 16.025,82 (Ref: capital $ 8.024,55 + Int. 99,71%).

Así voto.

El Tribunal en Sala Unipersonal, resuelve: I. Hacer lugar parcialmente a la demanda condenando a Motores y Materiales Eléctricos S.A. a pagar a Andrea Margutti la suma de pesos veintiocho mil novecientos sesenta y dos con 02/100 ($ 28.962,02) en concepto de sueldo de junio de 2006 proporcional, s.a.c. proporcional, vacaciones proporcionales no gozadas, e indemnización art. 178 y 182 de L.C.T., incluidos los intereses legales calculados a la fecha del dictado de la presente sentencia, según lo establecido en la Segunda Cuestión, en el plazo de cinco días de quedar firme y ejecutoriada la presente sentencia, con costas a cargo de la demandada. II. Rechazar los rubros indemnización sustitutiva del preaviso, integración de mes de despido, indemnización por despido, multas arts. 9 y 15 de Ley 24.013, indemnizaciones art. 2 de ley 25.323, art. 45 de ley 25.345, los que al solo efecto del cálculo de las costas se determinan en la suma de $ 16.025,82, con costas a cargo de la actora. III. Regular los honorarios profesionales a los Dres. J. L. V., en la suma de pesos dos mil trescientos dieciséis con 96/100 ($ 2.316,96); L. B. en la suma de pesos dos mil trescientos dieciséis coN 96/100 ($ 2.316,96); G. B. N. en la suma de pesos un mil seiscientos veintiuno con 87/100 ($ 1.621,87); G. C. en la suma de pesos ochocientos diez con 93/100 ($ 810,93); y C. S. en la suma de pesos ochocientos diez con 93/100 ($ 810,93). Y a los peritos actuantes C. E. B. y G. M. R. D. en la suma de pesos un mil ciento cincuenta y ocho con 48/100 ($ 1.158,48) a cada uno de ellos. Sin perjuicio del I.V.A., en caso de corresponder (arts. 2, 3, 4, 31 y c.c. Ley 3.641, modificada por el Dec. Ley 1.304/75 y Ley 4.229) a cargo de la demandada. IV. Regular los honorarios profesionales a los Dres. J. L. V., en la suma de pesos ochocientos noventa y siete con 44/100 ($ 897,44); L. B. en la suma de pesos cuatrocientos cuarenta y ocho con 72/100 ($ 448,72); G. B. N. en la suma de pesos un mil doscientos ochenta y dos con 06/100 ($ 1.282,06); G. C. en la suma de pesos seiscientos cuarenta y uno con 03/100 ($ 641,03); y C. S. en la suma de pesos seiscientos cuarenta y uno con 03/100 ($ 641,03). Y a los Peritos actuantes C. E. B. y G. M. R. D. en la suma de pesos seiscientos cuarenta y uno con 03/100 ($ 641,03) a cada uno de ellos. Sin perjuicio del I.V.A., en caso de corresponder (arts. 2, 3, 4, 31 y c.c. Ley 3.641, modificada por el Dec. Ley 1.304/75 y Ley 4.229) a cargo de la actora.

V. Emplazar a las partes en el término de término de diez días de quedar firme y ejecutoriada la presente sentencia, abonen los aportes correspondientes a Derecho Fijo, a los treinta días la Tasa de Justicia y Aportes Ley 5059, bajo apercibimiento de ley. VI. Notifíquese la presente resolución a la Caja Forense, Dirección General de Rentas y Colegio de Abogados. Regístrese, notifíquese y cúmplase.— Fernando J. Nicolau.