11/04/2012 – Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VI

En autos “Meza, José A. v. Fundación Galicia Saude y otro” se confirmó la resolución que eximió de responsabilidad en los términos del art. 1074 CCiv., a la ART que, con anterioridad al accidente laboral de un trabajador, efectuó diversas recomendaciones al empleador para la adopción de medidas de prevención, sin perjuicio del deber de responder en el límite del aseguramiento conforme el contrato de afiliación suscripto con la empleadora.

Expediente: 33.625/07

2ª INSTANCIA.— Buenos Aires, abril 11 de 2012.

El Dr. Raffaghelli dijo:

I. La sentencia de fs. (d) 859-I/874-I hizo a la demanda promovida por el actor.

Interponen recurso de apelación las partes a tenor de los memoriales obrantes:

A fs. (d)882/884 la codemandada Fundación Galicia Saude.

a fs. (d)885/887 la parte actora.

a fs. (d)890/902 la codemandada Consolidar ART SA;

A fs. (d) 875-I y fs. (d) 903 apelan por bajos sus honorarios el perito Ingeniero y Contador respectivamente y las partes por bajos y altos los honorarios propios y los de su contraparte recíprocamente.

La actora formula su replicas a fs. (d) 911/912 y 914/915.

II. La codemandada Fundación Galicia Saude se agravia por cuanto la sentencia de grado, según sus palabras incurre en un grosero error conceptual en la apreciación de la prueba.

En su memorial sostiene que el actor no identificó ni acreditó la cosa riesgosa productora del daño.

A éste respecto cabe destacar que el accionante funda su reclamo no solo en el art. 1113, CCiv., sino también en el art. 1109 del mismo corpus iuris y el art. 75, LCT.

Adelanto mi opinión en coincidencia con el criterio del sentenciante que en autos se encentra acreditado no solo incumplimientos de la normativa de higiene y seguridad, sino también la existencia del trabajo del actor en condiciones riesgosas, no habiendo probado en modo alguno la empleadora causales de exculpación de su responsabilidad.

Sostiene el apelante que el actor no identificó la escalera donde dice se produjo su caída ni probó que en el lugar de trabajo existiera un nivel de ruido superior a los 90 decibeles continuado en el tiempo, concluyendo que no probó la relación causal o concausal entre la lesión y el trabajo.

La quejosa no analiza críticamente ni proporciona elementos de ponderación objetivos respecto de las pruebas producidas en autos, que acreditan la existencia del accidente de trabajo sufrido por el actor denunciado por ante la ART, conforme constancias de fs. (d) 820, de fecha 30/12/2005.

Así, la propia actuación ante Consolidar ART SA a la que denuncia el infortunio que ahora desconoce; el informe pericial contable ( fs. (d) 832) que lo recepta de ambas codemandadas; el informe del ingeniero laboral ( fs. (d) 871/874) que incluso adjunta fotografía de la escalera donde ocurrió la caída conforme alementos informativos que la propia accionada le proporcionara; el informe pericial médico que concluye en el carácter traumático de la lesión que presenta el actor y las operaciones a que fue sometido.

El testimonio de Francisco Otero (655/656) corrobora que sabía de la dolencia del actor y que estuvo mucho tiempo sin concurrir al trabajo por tal razón. El testigo Ángel Manuel Rodríguez al igual que el anterior propuesto por la demandada señala que sabía que el actor había tenido un accidente de trabajo y una operación de espalda y que estuvo un año y medio sin concurrir a sus tareas, lo que interpretado armónicamente con el resto de las probanzas citadas acreditan la existencia del accidente sufrido por el actor.

A fs. (d)729/737 obra el informe pericial médico que determina la existencia del daño sufrido por el actor que lo incapacita laboralmente en el 20% de la total obrera, consistente en síndrome radicular L5-S1 y una hipoacusia bilateral detectada en el examen audiométrico fs. (d) 714/715-727-728, con una incapacidad auditiva del 5% (fs. (d)736).

Respecto de la existencia de ruido en el lugar de trabajo, es relevante el testimonio de fs. (d) 168/169 de Juan Carlos Molina, compañero de trabajo del actor y que debe ser relacionado con el informe pericial médico al respecto.

La pericia contable corrobora que el accidente de trabajo sufrido por el actor fue denunciado por la Fundación Galicia Saude a la codemandada Consolidar ART SA (fs. (d) 135, 820 y 832), y que los hechos en que se produjo coinciden con el relato de demanda, en día, hora y circunstancias, sufriendo una caída, mientras bajaba las escaleras del establecimiento, lo que desautoriza las negaciones formuladas al respecto.

El perito ingeniero en higiene y seguridad en su informe de fs. (d) 871/877 adjunta fotografías de la escalera donde el actor sufrió la caída (fs. (d)861), la que no poseía al momento del infortunio las bandas antideslizantes luego colocadas (fs. (d)873 vta.).

Señala incumplimientos de normas de seguridad e higiene tanto de la empleadora como de la ART codemandada, obtenida de la propia información de aquella (fs. (d) 872):

Fundación Galicia Saude no acreditó haber cumplido la colocación de las bandas antideslizantes en las escaleras de mármol luego que cuatro meses antes del accidente le fuera recomendado por la Consolidar ART SA (fs. (d)873 vta.), constituyendo ello una condición insegura de trabajo.

El trabajador fue expuesto a riesgo laboral, ya que no acreditó haber adoptado medidas de control de riesgo ergonómico.

No se exhibió al perito ingeniero examenes de salud de ingreso y periódicos del actor.

Encuentro que los dictámenes periciales (médico e ingeniero) poseen eficacia probatoria, teniendo en cuenta la competencia de los mismos y los principios científicos o técnicos en que se fundan.

La apreciación de ésta prueba también está sometida a las reglas de la sana crítica arts. 386, 477, CPCCN y 155, LO).

La decisión del juez que se aparta de los términos del dictamen debe sustentarse en fundamentos de índole científica.

Si bien los jueces pueden apartarse de las conclusiones periciales en tanto poseen soberanía en la apreciación de la prueba para prescindir de ellas se requieren cuando menos que se opongan otros elementos no menos convincentes, que no encuentro en el caso de autos (Corte Sup., 1/9/1987 ED 130-335 DNN v. CEJ”; “Trafilam S.A.I.C v. Galvalisi” JA 1993-III-52 secc. índ. n. 89).

Lo expuesto sella la suerte adversa a la queja planteada.

III. La codemandada Consolidar ART SA se agravia por cuanto la sentencia de grado:

1) Realiza una arbitraria condena solidaria respecto de su parte omitiendo considerar el nexo de causalidad jurídicamente relevante, con error de hecho y de derecho.

En mi opinión la queja en el punto debe ser acogida.

De acuerdo con lo informado por el perito en higiene y seguridad la conducta de la recurrente analizada evidenciada con anterioridad a la caída sufrida por el actor encuadra razonablemente en el cúmulo de obligaciones de prevención que la ley 24557 pone a su cargo.

Consolidar efectuó a la demandada Fundación Galicia Saúde recomendación sobre la necesidad de colocar bandas antideslizantes en las escaleras (10/8/2005).

También constan en el informe (fs. (d)875/876) recomendaciones de fecha 26/11/2004 para la adopción de medidas de prevención a la accionada anteriores al accidente de trabajo del actor ocurrido el 30.12.2005; medición de carga térmica; investigaciones sobre accidentes de trabajo (19/10/2004), recomendaciones sobre estrés térmico y carga de fuego; y la entrega de un video sobre capacitación al personal (4/10/2005), que la empleadora no cumplió respecto del actor de autos.

Entiendo que con dichos elementos no encuentro configurada respecto de la codemandada Consolidar ART SA la responsabilidad civil prevista en el art. 1074, CCiv., debiendo sin embargo responder en el límite del aseguramiento conforme al contrato de afiliación suscrito con la empleadora.

Cabe recordar que …los jueces no están obligados a analizar una por una y exhaustivamente todas las pruebas agregadas en la causa sino solo aquellas estimadas conducentes para fundar sus conclusiones (Corte Sup., “Códoba, Esteban v. Massuh SA” del 18/2/1986, Fallos 308:126) referenciado en “Silva, Facundo v. Unilever de Argentina S.A”, 18/2/2007 (Fallos 330:5435).

2) Establece un monto de condena sin fundamentación, violando el derecho de defensa y grave omisión de las circunstancias del caso..

Este agravio se trata en concordancia con lo propuesto en el anterior, y, por ende, se propicia modificar el fallo recurrido, debiendo responder Consolidar ART SA en el límite de la póliza y de acuerdo con la incapacidad del actor, conforme a la prestación dineraria por incapacidad parcial y permanente que sufrió el reclamante de autos consistente en la indemnización de pago único prevista en el art. 14, apart. 2, ley 24557.

El Ingreso Base Mensual del actor al momento del accidente era de $ 1273,74 y su edad de 37 años, según el informe pericial contable.

Considerando la incapacidad establecida del 20% la prestación a cargo de la codemandada Consolidar ART SA es la siguiente:

$ 1273,74 x 53 x 20% x 1,75 ( 65/37)= $ 23.632 con más sus intereses a la tasa activa del Banco de la Nación Argentina.

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resolvió el día 7/5/2002 el acta 2357 (modificada por res. 8 del 30 de mayo) lo siguiente:

“Acordar que, sin perjuicio de la tasa aplicable hasta el 31/12/2001, a partir del 1/1/2002 se aplicará la tasa de interés que resulte del promedio mensual de la tasa activa fijada por el Banco de la Nación Argentina para el otorgamiento de préstamos, según la planilla que difundirá la Prosecretaría General de la Cámara”.

IV. El actor se agravia por cuanto la sentencia de grado fija en forma insuficiente el monto reparatorio del daño material y moral.

Considero que resulta acorde con las circunstancias del caso, edad, estado civil, incapacidad y salario del actor fijar la indemnización por daño material en la suma de $70.000. El apelante señala que el monto reparatorio en origen no representa lo que surge de la formula “Méndez” de la sala 3ª de esta Cámara. Sin embargo en este sentido, debo ésta a la doctrina expuesta por la Corte Suprema de Justicia de la Nación (in re “Arostegui, Pablo v. OMEGA ART SA”- 8/4/2008) que desautoriza las formulas meramente matemáticas por lo que no sólo cabe justipreciar en el quantum indemnizatorio el aspecto laboral sino también las consecuencias que afectaron a la persona lesionada, así como lo que el infortunio implica para la vida de relación del actor tanto desde el punto de vista individual como desde el social, lo que le confiere un marco de valoración más amplio.

Entiendo no obstante que asiste razón al apelante cuando reclama la fijación de una suma en concepto de daño moral, que el a quo consideró incluida en la suma global otorgada.

El daño moral comprende:

a) el pretium doloris que involucra el dolor físico de la víctima y el puro daño moral, que se refleja en la pena, la tristeza y el sufrimiento —no físico— que puede sufrir la víctima;

b) el daño a la vida de relación (privación de satisfacciones, pérdida de la posibilidad de ejercitar ciertas actividades de placer u ocio, como las artísticas y deportivas pero de cualquiera que afecte las satisfacciones sociales o interpersonales de la vida);

Y otros a mensurar que no alcanzan al caso de autos, como el daño estético; el “perjuicio juvenil” (dolor que provoca en una persona joven la conciencia de su propia decadencia); el perjuicio sexual o pérdida de las facultades sexuales.

Sabido es que el reconocimiento de una suma de dinero no puede reemplazar el daño a los afectos y los sentimientos. Se procura la mitigación o remedio del dolor por medio de bienes deleitables que mitigan la tristeza, desazón, penurias (ED 112-280; “De los daños a la persona” y Revista de Derecho de Daños n. 6 “Daño Moral” p. 197).

Propongo fijar en concepto de indemnización por daño moral la suma de $ 15.000, que sumado a la anterior totaliza la suma de $ 85.000.

A la suma así estimada que llevará intereses desde el 30/12/2005 conforme lo pautado supra, se le descontará el importe a cargo de Consolidar ART SA de pesos $ 23.632, suma por la que responden solidariamente ambas codemandadas.

Consecuentemente Fundación Galicia Saúde responderá en definitiva por la suma de $ 61.368.

V. Costas.

Atento como ha sido resuelta la litis conforme al principio general de la materia las costas serán abonadas solidariamente por las codemandadas vencidas (art. 68, CPCCN) en la proporción del capital por la que cada una debe responder, regulándose a tal efecto los honorarios de los letrados intervinientes en el 14%, 12% y 12% y los honorarios de los peritos médico, ingeniero y contador en el 5% del capital de sentencia.

Las costas de ésta instancia deben ser soportadas por las codemandadas vencidas en forma solidaria por lo que propongo y en la proporción de su condena fijarlas en el 25% de los regulados en la instancia anterior.

VI. Resolución.

a) Confirmar la sentencia de anterior instancia, haciendo lugar a la demanda, modificando el monto de condena, prosperando la acción a favor del actor por la suma de $ 85.000 de las cuales Fundación Galicia Saúde deberá responder exclusivamente por la suma de $61.368 y Consolidar ART SA en el límite de la póliza fijado en la suma de $ 23.632 solidariamente con Fundación Galicia Saúde.

b) Las costas serán soportadas por las codemandadas vencidas en la proporción del capital de condena, en la anterior instancia en el 14%, 12% y 12% para los letrados intervinientes de la actora, demandada y aseguradora y en el 5% para los peritos intervinientes en autos.

c) Regular los honorarios por los trabajos profesionales de la presente instancia en el 25% de los regulados en la etapa anterior.

La Dra. Craig dijo:

Que adhiere al voto que antecede.

En atención al resultado del presente acuerdo, el tribunal resuelve: I) Confirmar la sentencia de la anterior instancia, haciendo lugar a la demanda, modificando el monto de condena, prosperando la acción a favor del actor por la suma de $ 85.000 de las cuales Fundación Galicia Saúde deberá responder exclusivamente por la suma de $ 61.368 y Consolidar ART SA en el límite de la póliza fijado en la suma de $ 23.632 solidariamente con Fundación Galicia Saúde. II) Imponer las costas a las codemandadas vencidas en la proporción del capital de condena, en la anterior instancia en el 14%, 12% y 12% para los letrados intervinientes de la actora, demandada y aseguradora y en el 5% para los peritos intervinientes en autos. III) Regular los honorarios por los trabajos profesionales de la presente instancia en el 25% de los regulados en la etapa anterior.

Regístrese, notifíquese y vuelvan.— Luis A. Raffaghelli.— Graciela L. Craig.