Autor: Alfredo R. Sternberg

Práctica Profesional N°159

 

 


  1. INTRODUCCIÓN

 

La AFIP emitió su Resolución General Nº 3252 ([1]), mediante la cual establece la obligatoriedad de efectuar una Declaración Jurada Anticipada de Importación, que se enmarca en un régimen de información relativo a las mencionadas operaciones de comercio exterior.

 

Para así disponer, el organismo fiscal invoca el Marco Normativo para Asegurar y Facilitar el Comercio Mundial, de la Organización Mundial de Aduanas, según el cual el anticipo de información constituye un elemento básico que contribuye al fortalecimiento de las Aduanas, frente a los desafíos del siglo XXI.

 

Asimismo, expresa también que, para propender a la coordinación transversal de las distintas áreas del Estado a fin de optimizar la eficiencia y eficacia de la gestión gubernamental, resulta provechoso contar con información anticipada de carácter estratégico que posibilite la articulación entre dichas áreas, con miras a potenciar la fiscalización integral que sea competencia de cada una de ellas.

 

Con esa fundamentación, resuelve crear el régimen de información anticipada que comentamos, el que será aplicable a todas las destinaciones definitivas de importación para consumo que se registren a partir del 1º de febrero de 2012.

 

 

  1. SUJETOS COMPRENDIDOS

 

Quedan comprendidos en el nuevo régimen de información anticipada (y por lo tanto obligados a producir la correspondiente declaración jurada informativa), quienes encuadren en el apartado 1. del artículo 91 del Código Aduanero – Ley Nº 22415 y sus modificaciones, y en las pertinentes normas complementarias.

 

Se trata de los que la legislación aduanera define como importadores, es decir “las personas que en su nombre importan mercadería, ya sea que la trajeren consigo o que un tercero la trajere para ellos.”

 

En el leguaje aduanero, estos sujetos reciben la denominación de “documentantes”.

 

 

  1. OPERACIONES COMPRENDIDAS

 

Expresamente la resolución general alude a las “destinaciones definitivas de importación para consumo”.

 

Según el artículo 233 del Código Aduanero, la destinación definitiva de importación para consumo es aquella “en virtud de la cual la mercadería importada puede permanecer por tiempo indeterminado dentro del territorio aduanero.”

 

Cabe entender que, a contrario sensu de lo expresado por la norma bajo análisis, quedan fuera de los alcances de la misma, las restantes destinaciones de importación previstas por el Código Aduanero, como la destinación suspensiva de importación temporaria, el despacho directo a plaza, la destinación suspensiva de depósito de almacenamiento y la destinación suspensiva de tránsito de importación.

 

 

  1. EL REGIMEN

 

La resolución general obliga a los importadores, definidos como queda expresado más arriba, a producir la información relativa a la importación que se proponen realizar, información que está detallada en el micrositio “Declaración Jurada Anticipada de Importación (DJAI)”, disponible en el sitio “web” de la AFIP (http://www.afip.gob.ar).

 

Tal información deberá ser producida en forma previa a la emisión de la nota de pedido, orden de compra o documento similar utilizado para concretar la operación de compra en el exterior.

 

 

  1. INTERVENCION DE OTROS ORGANISMOS DEL ESTADO

 

Si bien la información resultante en la declaración jurada anticipada de importación se presenta ante la AFIP, la resolución general bajo análisis señala que la misma será puesta a disposición de los organismos estatales que adhieran a este mecanismo registral, en función de su competencia en la materia atendiendo a la mercadería de la que en cada caso se trate u otras condiciones establecidas por los citados organismos adherentes o por la propia AFIP.

 

Estos organismos deberán, siguiendo lo dispuesto en la norma, pronunciarse en un lapso no mayor al establecido en el respectivo instrumento de adhesión. Por su parte, la AFIP comunicará a los importadores las novedades producidas y, en su caso, las circunstancias que motivan las observaciones formuladas así como el organismo ante el cual deberán comparecer  para su regularización. La comunicación a los importadores las efectuará la AFIP a través del servicio “Mis Operaciones Aduaneras (MOA).

 

Al momento de escribir estos comentarios, se desconocen cuales son los organismos involucrados en la intervención descripta, así como los plazos para que éstos se pronuncien conforme lo señala la norma de la AFIP. Debe advertirse la relevancia de ambas cuestiones, condicionantes de la operatoria de importación de que se trata.

 

 

  1. CONTROLES DE CONSISTENCIA

 

Por un lado, exige la resolución general tratada que, al momento de oficializar la destinación definitiva de importación para consumo, el Sistema Informático María (SIM) exigirá que se consigne el número de la declaración jurada anticipada de importación (DJAI). Ese sistema realizará los controles de consistencia acordados por la AFIP con los organismos adherentes que resulten competentes y verificará que la declaración jurada esté validada por todos aquéllos a los que les corresponda intervenir.

 

Por otro lado, también deberá informarse el citado número de la declaración jurada anticipada de importación, para ser registrado en el Sistema de Control de Operaciones Cambiarias que la AFIP estableciera por su resolución General Nº 3210 del 31/10/2011, ello en todos los casos en que la declaración sea requisito para el registro de la destinación definitiva de importación a consumo.

 

Es fácil suponer que en ambos casos, si no se cuenta con la declaración jurada debidamente validada por los organismos correspondientes, ni la DGA dará curso a la gestión de oficialización de la solicitud de importación, ni la AFIP autorizará la adquisición de las divisas necesarias para pagar dichas compras al exterior.

 

 

  1. OTRAS DISPOSICIONES Y VIGENCIA

 

La resolución general remite  al micrositio “Declaración Jurada Anticipada de Importación”, disponible en el sitio “web” de la AFIP, para consultar las situaciones de excepción, los manuales de uso de los aplicativos involucrados y las pautas de aprobación que establezcan los diferentes organismos intervinientes.

 

En cuanto a la vigencia, dispone que la resolución general entrará en vigencia el 1º de febrero de 2012, y no será de aplicación respecto de las destinaciones definitivas para consumo de mercaderías que, con anterioridad a la fecha de su entrada en vigencia, hubiesen sido expedidas con destino final al territorio aduanero por tierra, agua o aire y cargadas en el respectivo medio de transporte.

 

 

  1. COMENTARIOS ADICIONALES

 

El régimen creado por la Resolución General Nº 3252 de la AFIP implica, a todas luces, una mayor intervención del Estado en las operaciones de importación.

 

Esta intervención estatal, cabe poner de resalto, constituye en realidad una serie de controles previos aún no precisados, que los importadores  deberán sortear antes y como condición para poder concretar los pedidos de las mercaderías que pretenden importar.

 

Dependerá de las circunstancias fácticas en que se desenvuelva este procedimiento, que el mismo quede circunscripto a un trámite burocrático más o que se convierta en un factor entorpecedor o –eventualmente- impeditivo de las operaciones de importación.

 

Un factor que arroja sospechas al respecto, lo constituye el hecho de que, al momento de dictarse la norma creadora del régimen informativo, se desconozca –como ya expresáramos más arriba- cuales serán los organismos intervinientes en la validación de las operaciones solicitadas, que requisitos tendrán que cumplir frente a cada uno de tales organismos los importadores para obtener la autorización correspondiente, y en que plazos se expedirán dichos organismos.

 

Como al momento de esbozarse estos comentarios falta todavía un tiempo para la entrada en vigencia del nuevo régimen, podemos suponer que antes de que tal hecho ocurra (la entrada en vigencia), se darán a conocer las cuestiones a que nos referimos en el párrafo anterior, para que el sistema esté revestido de la mínima transparencia que debe tener.

 

Se descuenta que uno de los organismos que seguramente estará llamado a intervenir en estas cuestiones, será la Secretaría de Comercio Exterior, de cuya impronta y grado de discrecionalidad dependerá lo antedicho, es decir, si el régimen no pasará de ser un trámite y los correspondientes controles, o se convertirá en una traba para la concreción de las importaciones. Lo mismo vale para los demás organismos que se integren al sistema.

 

Por otra parte, el nuevo régimen se superpone con las autorizaciones previas que deben obtenerse para poder realizar importaciones, como por ejemplo, exportar por igual valor en divisas para poder importar…

 

Finalmente, cabe recordar el régimen de “Declaración Jurada de Necesidad de Importación”, que rigiera en la década del 80, supuestamente para avanzar hacia un sistema de comercio más administrado, y que fuera posteriormente dejado sin efecto.

 



[1] Del 5/1/2012, BO 10/1/2013.