Autor: Fernández, Carlos

Publicado en: PRIMERA HORA CIENCIAS JURIDICAS de La Ley

 El sistema del control cambiario dispuesto recientemente por el gobierno sumó más reglamentaciones y precisiones, en esta ocasión, por medio de disposiciones emanadas del BCRA.

En este sentido y por medio de la Comunicación “A” 5.245, la autoridad monetaria dispuso que las entidades autorizadas a operar en cambios deberán consultar y registrar todas las operaciones de venta de moneda extranjera a realizar con sus clientes alcanzadas por el “Programa de Consulta de Operaciones Cambiarias” implementado por la AFIP, el cual indicará si la misma resulta validada o con inconsistencias.

Al mismo tiempo, el Banco Central precisó las excepciones a la exigencia de la validación fiscal cuando las compras de moneda correspondan a operaciones de:

  • Organismos internacionales e instituciones que cumplan funciones de agencias oficiales de crédito a la exportación,
  • Representaciones diplomáticas y consulares y personal diplomático acreditado en el país;
  • Representaciones en el país de Tribunales, autoridades u oficinas, misiones especiales, comisiones u órganos bilaterales establecidos por tratados o convenios internacionales, en los cuales la República Argentina es parte, en la medida que se realicen en ejercicio de sus funciones;
  • Los Gobiernos locales;
  • Empleados de gobiernos locales que no estén integrados al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), hasta tanto se implementen las medidas necesarias para dicha integración y durante un plazo máximo de 30 días corridos a partir del 31 de octubre de 2011 inclusive, en la medida en que la operación se realice en la entidad financiera en la cual se acrediten el pago de los sueldos y por hasta un monto máximo equivalente al monto del último haber percibido;
  • Operaciones que realicen dentro de los 15 días corridos a partir del 31 de octubre las personas físicas con la aplicación de los fondos de préstamos hipotecarios en moneda local otorgados por entidades financieras locales para la compra de vivienda, y en la medida en que el monto adquirido sea destinado simultáneamente al pago del inmueble objeto del préstamo;
  • Operaciones que realicen en el período de 30 días corridos a partir del 31 de octubre último las personas físicas que apliquen a la compra de billetes en moneda extranjera, los fondos resultantes del ingreso del cobro de jubilaciones y pensiones percibidas del exterior, con boletos de cambio concertados desde esa fecha;

Tampoco estarán sujetas al requisito de validación de la AFIP en el marco del “Programa de Consulta de Operaciones Cambiarias”, las ventas de cambio a clientes que se realicen por otros conceptos que no correspondan a la formación de activos externos de residentes sin aplicación a un destino específico, sin perjuicio de lo cual las entidades deberán verificar que se cumplan las restantes normas cambiarias.

Como se podrá apreciar, y específicamente en lo atinente a las excepciones referidas precedentemente, esta nueva disposición viene a reparar o corregir, aunque sea temporalmente, efectos no deseados que la aplicación lisa y llana del sistema de control de cambios generó en un gran número de sujetos, flexibilizando el régimen de validación fiscal. (piénsese, por caso, en los inconvenientes verificados en el mercado inmobiliario por aplicación de la normativa)

Seguramente se irán promulgando otras reglamentaciones que tiendan a ajustar el régimen de control cambiario para que el mismo sea utilizado con razonabilidad en los hechos.

Sobre el particular, sería importante que la AFIP informara con mayor amplitud aquellos parámetros que alimentan la lógica de su sistema de control, ya que en estos días se han alzado cuestionamientos de personas o empresas que han manifestado tener el suficiente respaldo patrimonial para adquirir moneda extranjera y que, sin embargo, el control a su favor habría determinado inconsistencias para que la operación les sea validada.

Por último, y como dato no menor, otra regulación del BCRA, la Comunicación “A” 5246 sobre Integración mínima diaria en moneda extranjera y efectivo mínimo, flexibiliza la exigencia mínima de dólares que los bancos deben tener depositados en el ente monetario.

La medida se orienta claramente a facilitar la oferta de dólares por parte de las entidades financieras para responder a la demanda creciente en estos días de sus clientes.